Larga vida al Rock

Bueno, creo que quién lea mi blog sabrá que me encantan casi todas las artes, entre ellas el Cine y la Literatura y por supuesto, la Música.

La música puede cambiar nuestro estado de ánimo e incluso, a veces, según nos sentimos, nos ponemos música para nuestros propios sentimientos, porque no me digáis que no habéis sido masocas alguna vez sufriendo mal de amores y habéis puesto a Jon Secada cantando “Otro día más sin verte”.

Asociamos canciones a épocas de nuestras vidas, a momentos especiales, momentos de fiesta, a nuestra propia pareja cuando dicen eso de : “Escucha es nuestra canción”. Y yo tengo muchas canciones que me recuerdan a mucha gente que quiero.

Me encanta la música, pero mi género musical favorito es el Rock y todos sus hermanos: Rock Alternativo, Post-grunge, Hard-Rock, Rock progresivo,  Metal y un poco ya más pariente lejano,  Heavy Metal.

El Rock nace como hijo directo del Rock and Roll en los años 50, influenciado en su mayoría por rythm and blues, folk, country incluso jazz. Tiene como elemento protagonista normalmente, a la guitarra eléctrica, bajo y batería.

Si nombramos a los padres del Rock and Roll, no se puede eludir el nombre de Elvis Presley, ni Chuck Berry. En la década de los 60, aparecieron “The Beatles” con la conocida como invasión inglesa y de ahí, se podría decir que evolucionaría incluso al Britpop.

Hablar de Rock, sería no poder parar de escribir en un buen tiempo y generar un gran debate, pero yo quiero exponer aquí mis temas favoritos, de mis bandas favoritas.

Queen-Innuendo, no es el tema más popular de Queen, porque la gente en general cuando piensa en Queen, solamente se acuerda de los grandes hits y sin embargo, este es un señor temazo. Mi parte favorita a parte de la mejor voz de la historia es el solo de guitarra española y guitarra eléctrica.

Audioslave-Like a Stone, si juntas al cantante de la banda Soundgarden, Chris Cornell y la parte instrumental de Rage agaisnt the Machine, tienes la combinación mágica de Audioslave, con temazos como este.

Pearl Jam-Black, otra de las voces más personales del Grunge o Rock Alternativo. Escuchar a Eddie Vedder es transportarte a otro lugar. Maravilloso tema de esta banda de Seattle.

Papa Roach-Last Resort, escuchar este tema siempre me sube el ánimo y me dan muchas ganas de irme de concierto.

Muse-Hysteria, me encantan, no puedo ser objetiva. Y este es mi tema favorito de los de Matt Bellamy y encima sale Justin Theroux en el videoclip, no se puede pedir más!

System of a Down- Chop Suey. Bueno temazo donde los haya, la poderosa voz de Serj Tankian y los primeros acordes ya te dan ganas de irte de festival por ahí.

The Offspring-The kids aren’t alright  Con esta canción, se me van solos los pies.

Berri Txarrak- Denak ez du balio, un poquito de música nuestra, aquí tenemos a los navarros Berri Txarrak junto al cantante de Rise Agaisnt, con este superhit. Tuve la suerte de verlos en directo a ambos.

Nine Inch Nails-Only, mi canción favorita de los de Trent Reznor. A los que también pude ver en concierto en Madrid hace ya bastante tiempo…

The Cranberries-Zombie, la banda irlandesa de Dolores O’Riordan siempre fue una de mis favoritas, creo que fue el primer cassette que me compré (uaaaah cuanto tiempo, duele).

Y por hoy, aquí os dejo unas 10 canciones que me gustan, pero me gustan tantos grupos, me evaden de la rutina tantos otros, que es imposible enumerar todas esas grandes bandas o grandes temas, porque el Rock es infinito. Larga vida al Rock!

 

 

 

 

Anuncios

Zahara, dulzura y talento

Anoche asistí en el Teatro Lara al segundo concierto de Zahara, que a parte de ser paisana de Úbeda, demuestra con creces el trabajo y el talento de una carrera discreta pero con un público incondicional, llenando las dos sesiones en el teatro entre semana, punto importante, porque el despertador no perdona.

Nos ofreció lo mejor de su último disco y sus clásicos en acústico, tan acústico que Zahara pasó de cables y artificios e hizo del teatro, su íntimo rincón fusionando su dulce voz con sus preciosas letras y su guitarra.

Los temas más cañeros como “Crash” sonaron geniales de la mano de su banda. Fue simpática y natural, el público se lanzó a sus brazos y ella lo dio todo, sobre todo con los temas finales.

Yo que no conocía mucho de ella, y fui más bien a verla porque el talento de mi tierra me tira mucho, me llevé una gran sorpresa. Me quedo sobre todo con esta preciosísima canción, “El frío” y aquí os la dejo, porque en España se sabe hacer muy buena música.

Quiero un bodhran…¿un qué?

Que me gusta la música folk o celta no es ningún secreto, desde que era pequeña siempre me fascinaron esos instrumentos alternativos. Mi pasión por un sonido gaitero o por una whistle  no sé de donde vienen realmente, pero siempre me gustó muchísimo el ritmo ancestral, casi mágico, que destilaban grupos como Luar Na Lubre o The Chieftains, también me conquistó Hevia en su momento con su “Busindrel Reel”, dónde íbamos a parar ¡una gaita eléctrica! Aquello fue un bombazo para la música celta y para sus seguidores, he de confesar que aún sigo emocionándome con ese tema musical, claro… 

Es tal mi gusto por la música celta, que aún recuerdo en una de mis visitas a la preciosa Asturias, que estábamos dando un paseo y escuché tímidamente en el horizonte de la barrera que separa la atmósfera ambiental y el ruido, un sonido de música celta, tal fue mi corazonada que seguí aquel sonido de tambores y de gaitas, que al final, conseguí ver a un grupo de muchachos asturianos tocando unas piezas de música celta.

La anécdota quizás no fuera que mi cerebro y oído rastrearon de donde provenía aquel sonido, sino más bien que mis acompañantes iban a otro sitio y les cambié el rumbo, solo para ver donde venía aquello y yo tenía la edad tonta de eso, catorce…y dijeron : “Y esta guaja, ¿qué le pasa?” y allí estaba yo, dejándome embriagar por ese ritmazo norteño.

Lo que quería contar es que desde que vi a Caroline Corr (si, una de las hermanas de “The Corrs”) tocando un tambor de lado, me puse a investigar para ver como se llamaba aquel timbal, porque yo el máximo contacto que he tenido con el mundo de la percusión, ha sido tocar el tambor en una cofradía de mi pueblo y joe, tengo que confesar que me enganchó, aporreando aquella superficie con los “palillos” podías quitarte el estrés y crear un ritmo a la par (todo sea dicho no muy difícil) y con aquella introducción al mundillo, pues me documenté y descubrí que aquel tambor de Caroline Corr se llamaba Bodhran.

Desde aquel momento empecé a publicar por casa que quería uno, “quiero un bodhran, quiero un bodhran”, y todos me comentaban : ¿un qué?? El bodhran parecía un ente exótico y no caía en Reyes, ni en mis cumples. Cuando salía la conversación con amigos, ¿qué os gustaría tener? o ¿qué os haría ilusión? y yo repetía: un bodhran y la respuesta en innumerables ocasiones fue, ¿un qué? Lejos de sentirme original, me sentía frustrada. “Pues haberlo comprado por internet” estaréis pensando, pues sí, sabia respuesta, pero no sé por qué, siempre lo dejaba de lado (como el cacharro en sí) y nunca tomé esa decisión.

No fue hasta estos Reyes de 2012, que por fin, me cayó el bodhran. Un bodhran precioso con un símbolo celta dibujado en la piel. ¿Lo peor?, pues que cuando fui a coger el “beater” ( la baqueta ) me di cuenta de que mi sueño cumplido de verme tocar el instrumento con maestría, se ha ido al traste, porque soy un verdadero desastre, no sé mover la muñeca con gracia y habilidad. ¿Será por qué no soy irlandesa?, ¿será por qué no corre por mis venas la sangre de Cuchulain y no sé hablar gaelico? Fue una tristeza enorme toparme con la realidad, así que creo que voy a utilizar mi bodhran a modo de artículo decorativo en casa hasta que algún día delante de un tutorial de “youtube” consiga la motivación suficiente para alcanzar un nivel básico de como tocar este instrumento. Pero toda historieta, viene a contar que, “ser persistentes en la vida, si queréis un bodhran y lo peleáis, lo tendréis y como quién dice bodhran dice cualquier cosa”.

DSC03600

Luar na Lubre

Luar na Lubre es un grupo de música celta-folk. Su cuna, una tierra a la que le tengo mucho cariño, Galicia. Y he de decir que se formaron el mismo año en el que nací, 1986. Los conocí cuando era una niña, gracias al gran Mike Oldfield y su versión de “O son do ar” una de mis canciones favoritas. Aunque él la tituló “The song of the sun”. Mike Oldfield les abrió una gran puerta a nivel internacional, pero los gallegos siguen haciendo música hasta la fecha, ya son 26 años de trayectoria y los que les seguirán.

He tenido la suerte de asistir a uno de sus conciertos, donde han presentado su decimotercer álbum “Mar Maior”, un homenaje al Mar Atlántico y a todo el intercambio de culturas que se han dado gracias a el mismo. El sitio que ha acogido a la banda ha sido “El Círculo de Bellas de Artes” en Madrid. Todo un lujo de edificio y con una buena acústica en la sala, durante cuatro días de conciertos en el que han llenado sala.

El concierto con una duración de unas tres horas, a un precio modesto,( 20 euros), una cifra que en estos tiempos que corren, se agradece. Aunque si bien es cierto, son una banda de músicos excepcionales que bien merecieran una entrada a mayor precio. Con Bieito Romero a la cabeza, transmitiendo gran pasión y sentimiento a la hora de introducir cada tema y quizás uno de los mejores gaiteros del panorama musical español.

Para los que seguimos a este grupo desde hace ya muchos años, es especialmente espectacular escuchar temas como : “O son do ar”, “Tu gitana”, “Chove en Santiago” en todo su esplendor instrumental y cantados por la voz de la nueva cantante, Paula Rey.

Una de las cosas a destacar de este grupo y más en directo, es la energía que despiertan, la atmósfera festiva y la gran calidad musical, además de la gran calidad que desprenden como artistas que no solo hacen música sino que adoran lo que hacen, y transmiten tantísima cultura y orgullo de su tierra, en este caso, Galicia. Y lo mejor de este tipo de concierto, no es solo el aspecto musical, también el cultural. Porque se habla de literatura, de obras religiosas y profanas, de Irlanda, de Galicia, de la historia y de la música ligada a las distintas etapas históricas y esa sensación de escuchar música celta y aprender mientras se disfruta de un gran entretenimiento, vale más que 20 euros, 200, 1000. Porque toda esa miscelania de buenas intenciones, transmite que la música acompaña a los seres humanos y que hay grupos que aman la música y defienden la verdadera cultura y como el líder de esta genial banda dijo : “Tenemos un país con un gran cultura que no sabemos defender…”

Así que desde mi blog, para aquellos que no le han dado una oportunidad a la música folk-celta, les animo a que vayan a ver alguna vez si tienen la oportunidad a este gran grupo: Luar na Lubre, pues no se arrepentirán.

Lady Gaga

Me encanta la música, ¿a quién no? Suelo escuchar música de todo tipo, pero mi género favorito es el rock y celta. Escucho a la carta lo que me apetece, sin que ninguna radio me imponga las secuencias de melodías a sonar, porque lo que escucho en las principales emisoras nacionales, pues no me gusta. Bueno…miento. A día de hoy, si hay un ritmo que se me pega, una voz que aunque no es muy portentosa y las canciones tampoco están demasiado curradas, es el de Lady Gaga.

Sí, lo reconozco. Me gusta su música, me gustan sus canciones. Reconozco que si estoy de fiesta con mis amigos en un pub, quiero que suene “Poker face”, “Bad Romance”, “Telephone”…y que en mi casa, me pongo muchas veces la genial actuación de los MTV y la versión que hizo de “Paparazzi”. Me gusta su música y me gusta ella, me gusta esa artista loca, atrevida, ordinaria, extravagante, exagerada. Me gusta especialmente en esa actuación cuando se dirige al público al ritmo de la música, medio llorando con el costado “sangrando” y esa mirada perdida. Me gusta la cara que se le queda a la gente entre asombro, desaprobación y risa.

Todas las épocas tienen su icono en un artista, Madonna es uno, Freddie Mercury, Michael Jackson, etc. Ya sé que no tiene nada que ver el tocino con la velocidad. Pero Lady Gaga ha conseguido algo que otras cantantes rubias oxigenadas sin voz, no han podido. Y no me refiero a llamar la atención, sino conseguir que gente que escucha un género de música o algo totalmente distinto, mueva los pies con su música. Otro punto a su favor, es que canta en directo, baila y toca el piano. Sí ¡es su trabajo!, ¿pero cuántos supuestos artistas recurren al playback? que supongo que ella también lo habrá usado alguna vez. Pero cada video que veo, versiona sus canciones, aporrea el piano y tiene una puesta en escena, increíble.

Otro punto a su favor es que sus canciones ya van ligadas a buenos recuerdos de mi juventud y eso se le agradece siempre a un cantante. Que cuando vuelva a sonar “Poker Face”, echaré la vista atrás y podré recordar lo divertido que fue aquel momento en el que ese simple ritmo nos hacía reírnos como locos.

He hablado mucho sobre Lady Gaga con mis amigos o con la gente en general. Y casi todos, suelen decirme que la consideran una “payasa”, por vestirse con carne, con velos enormes que le tapan la cara, ponerse metralletas en el sujetador, ser una ordinaria explícita, etc, etc… y sin embargo, yo termino defiendo al icono, al producto, a la artista, a la exagerada show-woman que se planta en el escenario y lo llena con su histrionismo y sus ritmos. Y afirmo que creo que hacia falta una Lady Gaga en el panorama del espectáculo y no una barbie más. Alguien que devolviera su nombre a la vanguardia, alguien que desafíe lo comercial para ganar con creces y convertirse en un producto de marketing, pero bien hecho. Alguien que de verdad revolucione. En resumidas cuentas, alguien que entretenga, divierta y con un mínimo de calidad y que le de sentido a esa magnífica frase: “The show must go on”.

Y el mundo en una canción…

Un acorde, un sonido, el viento en la ventana, la lluvia en calma, el agujereo de tu nombre en mi cerebro. Y no puedo parar de tararearlas, todo el mundo tiene una canción, toda una vida llena de compases, rock, pop, metal, folk, el género o subgénero que sea. Hay canciones que nos recuerdan a personas, a momentos, a risas, a lágrimas, a etapas de nuestro camino. Aquí os dejo algunas canciones muy especiales para mí, si queréis sumar las vuestras.

-“Zombie” de The Cranberries.

-“Moonlight Shadow”, Mike Oldfield

-“I want to break free”, Queen

-“O son do ar”, Luar Na lubre

-“No Rain”, Blind Melon

-“Hard Sun”, Eddie Vedder

-“Denak ez du balio”, Berri Txarrak

-“The foggy dew”, Sinead O´Connor y The Chieftains

-“Chop Suey”, System of a down

-“Hysteria”, Muse