Propósitos de Año Nuevo y metas diarias

¡Feliz Año 2017! según la numerología este año promete, porque si sumas sus números dan como resultado el número 10 y también superar al 2016 no puede ser difícil, habiendo sido el cansino año del “Pactómetro”, de la victoria de Donald Trump, de muertes de grandes personajes como David Bowie, Leonard Cohen y entre otros artistas, murieron tantos que da hasta pena volver a enumerarlos. Así que en fin, a por un nuevo comienzo.

Lo he repetido en más de una ocasión y siento ser cansina pero no me gusta el día de Año Nuevo es como un día tirado a la basura, un día en el que reposo todas las comilonas de Navidades y en el que divago en el sofá “qué hacer” durante el año que comienza. El año pasado me propuse cocinar, ¿lo he conseguido? bueno…, no he conseguido que me guste cocinar que es distinto pero ese no era el propósito. La pequeña meta era que saliera de la bolsa del mercadona de lechuga y creo que algún progreso sí que he hecho, mi instagram lo demuestra, he hecho berenjenas rellenas, crepes, lentejas, judías verdes, habichuelas con chorizo, albóndigas en salsa, salmón con salsa de soja y tarta de queso. Sí, en el 2016 si no hice al menos 7 tartas de queso, no hice ninguna. ¡Qué panzá de tarta de queso, ojú! pero eso sí, me queda rica, rica y con fundamento.

Como siempre me vuelve el tema de la cochina rutina, que si me leéis también sabréis que soy una plasta con este tema y es que yo no soporto la rutina, por eso que este 2017 me tiene que ayudar de alguna manera a superar esto o al menos a dejar de taladrarme cada día con eso de que el despertador suena a la misma hora, que salgo de casa a la misma hora, que me voy a dormir a la misma hora y para ello, me he propuesto algunas metas diarias que no quiero convertir en rutina pero sí estaría bien disfrazarlas más bien en hábitos.

1ºCorrer 5 minutos diarios, y diréis ¿5? pero si eso es una mierda. Y sí tenéis razón 5 minutos es nada y menos, pero al menos lo suficiente para desperezarme, ponerme el chándal y las zapatillas de correr y decir vamos corazón bombea fuerte, quiero recordar la sensación exhausta de cuando en mis tiempos mozos de Educación Física, me obligaban a correr 40 minutos. Si lo hacía por entonces, ¿por qué ahora no? Pero la verdad con esto el propósito realmente es el de moverme más, me da igual si me pongo 10 minutos a subir y bajar escaleras, caminar 1 hora o hacer bici elíptica. Lo que quiero es mover este cuerpo, pasamos demasiadas horas cansados y tristemente anhelando sentarnos al llegar a casa  a sentarnos más. Y como odio los gimnasios, pues al menos este propósito irrisorio para los “runners” de hoy en día, ya me obliga algo a mí. Por ahora solo he salido 3 días a cumplirlo, así que voy mal, pero prometo enmendarlo.

A female road runner runs down a road at dusk at Independence Pass.

2ºDejar la coca-cola o pepsi, hay gente que quiere dejar el tabaco, pues yo quiero parches anti-cocacola o anti-pepsi. A diario, he caído en el error de que beberme una lata de coca-cola me sacia de comer porquería, pero la verdad es que no quiero ni saber lo que me estoy bebiendo, esto es algo que tengo que reducir drásticamente. No digo que el fin de semana no me beba algo de refresco, pero ir dejándolo poco a poco.

Efectos-de-la-coca-cola-en-la-salud-500x260.jpg

3ºLeer al menos 10 libros, yo he sido siempre muy lectora. Pero hace poco me pidieron recomendaciones de libros y me tuve que remontar a hace seis años a una novela que me había gustado y esto me dio que pensar. Con lo que me gusta leer, con todas las historias que me han evadido siempre de la maldita rutina que tanto odio, ¿cómo he podido dejarme engullir por el cansancio de no leer más que 2 libros al año? eso es bullshit! Este propósito lo empecé en diciembre antes de que acabara 2016 alentando a dos clubes de lecturas vía whatssap y ya llevo desde diciembre : “Como ser Bill Murray”, “Brújulas que buscan sonrisas perdidas”, “El guardián invisible”, “Diario de una volátil”, “Te esperaré toda mi vida” y ahora estoy leyendo “The time of my life” y viento en popa, para cumplir este propósito necesitaría 4 libros más y creo que lo puedo cumplir perfectamente, porque leer es droga dura. Y me ha encantado retomar este hábito, es más, no puedo parar. Don’t stop me now.

los-mejores-sitios-para-comprar-y-vender-libros.jpg

Y hasta aquí mis tres propósitos, ¿alcanzables? sí, perfectamente, 2 de 3 se tratan básicamente de enfrentarse al cansancio del día a día, es ser constante y decir :

¡¡¡¡ Vamos!!!!!! y el de la coca-cola es algo mental y físico, no dejarme caer en lo que me pide el cuerpo, restringir las cantidades. 1 coca cola a la semana no puede ser tan mala, 1 coca cola al día sí es mucho peor.

En 2018 cuando escriba mis propósitos nuevos, os diré si esto se ha llegado a cumplir o no y yo confío en que os pueda contar algo positivo.

¿Cuáles son los vuestros?

Tengo 18 años con 12 de experiencia, los 30 ya están aquí…

“El tiempo no se detiene ni espera por nadie, así que no detengas tu vida por pequeñeces, sigue adelante porque en este momento eres lo más viejo que puedes ser y lo más joven que nunca volverás a ser jamás” (Visto en un sobre de azúcar de esos cafés diarios que tiene mi madre y le hizo una foto y me lo mandó ayer. Lo voy a usar como conclusión a toda la parrafada que he escrito y lo pongo al principio, porque es una conclusión introductoria que debe ser leída de primeras para que sea lo más importante).

Recuerdo que cuando cumplí 20 me sentaron mal, tuve una especie de crisis y ya sé que es absurdo, pero yo las suelo tener cada 1 de Enero y con los cambios de dígito. Me da como una sensación de vértigo, de asomarme hacía el vacío de una incertidumbre que solo el tiempo puede controlar y es entonces, cuando siento temor al futuro o a lo que está por venir, aunque siempre me guste pensar que lo mejor está por llegar, porque esa es la actitud.

Ahora me río de aquella “crisis” de los 20, ¡por favor! la veintena ha sido espectacular, encontré mi primer trabajo, he viajado muchísimo, cumplí varios sueños como ir a Escocia y a Nueva Zelanda, me ha dado tiempo a ir dos veces a USA. Ya puedo decir que atesoro recuerdos imborrables y lleno una mochila vital que siempre deseé, porque al final viajar es lo que más me gusta del mundo, la verdad y con lo que más me siento que crezco como persona. Y en la veintena he podido disfrutar mucho de esto y así espero que sea en este nuevo período.

Durante estos “veintis”, he tenido la suerte de compartir muchos momentos con mi familia y mis grandes amigos. No soy una persona de muchos amigos, pero creo que los que tengo, son amigos de verdad. Me escuchan, nos reímos, hemos viajado juntos, hemos salido de fiesta, nos hemos emborrachado juntos (necesario y une, sí, eso es cierto) y compartido muchas largas conversaciones con risas de por medio, por supuesto.

prosecco-cava-cambio-champan

En la veintena también conocí a mi compañero de viaje, el que me soporta estos pensamientos existencialistas, el que me escucha, el que me anima y el que está ahí para sacarme una sonrisa. Con él he compartido incontables experiencias, con él he salido de fiesta y con él mi vida simplemente fue a mejor. Como buen Libra, él es mi balanza, es mi punto realista, como yo no soy lógica, lo es él por mí. Yo soy supersagitario (menos en eso de que nos gusta apostar, a mí eso no…) y tengo dos Libras en mi vida que me respaldan en todo lo qué hago, esas dos personas son mi madre y mi chico. ¡Qué suerte la mía! Parece que soy superfan de los horóscopos, pero no es así, pero la verdad que cuando leo el perfil de un Sagitario me siento muy identificada. Aunque la Libra de mi madre me regañe todas las veces que le de la gana, da igual las veces que cambie yo de dígito, eso se ve que es inalterable al tiempo y con licencia para todaaa la vida.

En estos 30 años, he aprendido muchísimas cosas y ahora la gente más mayor que yo me repite eso de:  “A los 30 dejas muchas tonterías atrás”, yo creo que esto lo he hecho antes, porque todo lo que me ocupa espacio y pesares en mi cerebro, lo elimino directamente. Si algo no me apetece, no lo hago, punto. Hay gente que aprende a decir que no después de los 30, yo lo he hecho antes y no me arrepiento. Por otro lado, si sueño con conseguir algo, no me quedo con el ¿y sí…? porque como he publicado otras tantas veces en mi blog, a mí no me vale el ¿y si?, yo lo hago y si me equivoco o me sale mal, pues no pasa nada, escarmiento. Es bueno equivocarse y saber recuperarse de esos errores, pero no podría vivir jamás con la losa del qué hubiera pasado si…

inteligencia_emocional

Vengo detestando mucho esos artículos de cosas que hacer antes de los 30, de los 40…, creo que cada persona tiene unas prioridades distintas y una vida diferente, que cada uno haga lo que le haga más feliz acorde a sus posibilidades y eso ya será un gran paso para el ser humano.

En estos 30 años, puedo decir que he sido más feliz que otra cosa. He sido y ahora mismo me considero una afortunada, no tengo nada de lo que quejarme y aunque estoy teniendo una “crisis” con este nuevo cambio de dígito y con eso de que atisbo algún cabello plateado en el pelo y que las ojeras ahora son más permanentes y que la risa ahora se queda marcada en mis ojos, que existen cambios físicos que uno cuando es joven piensa que nunca van a llegar, pero llegan…porque no somos invencibles, ni eternos. No voy a mentir si digo que me entristece hacerme mayor y tener que usar potingues para cubrir las ojeras y pasar por todo el ritual tan exigente para las mujeres, porque las canas en los hombres son atractivas, pero en una mujer es algo inadmisible y qué decir, de los kilos de más, de las ojeras, de los pelos, varices, estrías, etc, etc. A los 30 empieza a cambiar el metabolismo y muchas más mierdas biológicas que te alertan tanto en artículos de internet : “Cosas que deberías saber a los 30”, pues mira, ¡a lo mejor no quiero saberlas! ¡A la mierda!

Pues como decía, no voy a mentir y voy a decir esto de me encanta, pero ayer hablaba con una compañera de trabajo que perdió a una amiga en un accidente de tráfico que una de las cosas que más tristeza le casuaba era pensar que no vería nunca a su amiga envejecer y eso me entristeció a mi también…Porque envejecer no tiene por qué significar: canas, dolores, arrugas, kilos, etc. Envejecer puede significar, experiencia, superación, motivación, trayectoria, sabiduría, conocerse mejor a uno mismo, disfrutar mejor de las cosas, saber lo qué quieres, cuando lo quieres y quizás, quién eres y también buscar la plenitud. Mirar alrededor y pensar en cuántas cosas vividas, en cuantas cosas hemos conseguido, cuantas personas hemos conocido, cuantas vivencias felices y malas que han ido construyendo nuestra personalidad y nuestras vidas como si fueran ladrillos de una casa hasta llegar a formar lo que hoy somos.

A los 30 le pido como siempre y como al nuevo año, salud para mis seres queridos y para mí. Porque sin ella no podríamos hacer nada. Imagino que se me pasará esta sensación de vértigo y que me volverá a los 40. Pero prefiero tener sensaciones de vértigo que no tenerlas, porque eso significa que sigo aquí y que mientras que la vida me deje, voy a seguir sacándole jugo, quiero sacarle el máximo, quiero seguir aprendiendo, seguir teniendo nostalgia de mi feliz infancia, quiero seguir viajando, quiero empaparme del mundo, de su cultura, leer libros, ver películas, quiero reír, quiero llorar de emoción, quiero cantar en la ducha a pleno pulmón, comer chocolate, pillar el puntillo, quiero disfrutar de la música, quiero estar con mis amigos, quiero reír, quiero seguir escribiendo este blog que no lee nadie, quiero seguir aquí. Y quiero seguir sumando sueños y cumpliéndolos. Los 3o tienen que ser mejor que los 20, ¡he dicho!

FELIZ CUMPLEAÑOS A MÍ 

keep-calm-i-m-not-30-i-m-18-with-12-years-experience-59.png

De los casi 30, consejos y Sagitarios…

Yo no soy de dar consejos. Nunca me ha gustado que me digan lo que tengo o debo hacer, porque creo que cada uno es lo suficiente diferente para que los consejos entren por un oído y salgan por otro y también se da eso de que cada uno vive su vida a su manera, cada uno es libre de poder decidir ligeramente dentro de estos margenes sociales tan apretados. Libres, libres, no somos, pero decidir poner el despertador diez minutos antes o no, estudiar un máster o no, quedarme en España o mudarme fuera, casarme o no, vivir de alquiler o comprar una vivienda, etc…pequeñas decisiones que nos hacen sentir importantes o que tenemos el control de nuestras vidas. Luego resulta que la vida es lo suficientemente sobrenatural para decirte que no. Que el dueño es ella y no tú. Que ella puede dejarte hacer dentro de unos límites y que es ella la que manda, a veces, te da pequeños toques de atención y otras muy grandes.  Y tú si quieres la escuchas o no, porque de vez en cuando hay que ser rebelde sin causa, a veces, no aceptamos un no por respuesta, hasta que no te hayas dejado la piel en ello, hasta que no se hayan agotado todas las opciones, hasta que no esté exhausta de haber luchado. Yo no soy de tirar la toalla tan pronto. Nunca lo he sido, nunca soy y nunca lo seré y si llega ese momento, es que estoy totalmente cansada y no puedo más. Pero siento citar a Coelho, pero yo creo que tiene que ser cierto en alguna pequeña manera de que lo que algo se desea con fuerza, tiene que acabar por rozar la realidad.

A mis casi treinta años, creo que el único consejo que puedo dar es que todo el mundo debe ser guardián de pequeños secretos. Necesitamos escucharnos a nosotros mismos, necesitamos mimarnos y hablar con nuestra voz interior, tranquilizarla y ser nuestros mejores amigos, porque para hacernos daño, ya está todo lo demás. Había una frase que me gustaba mucho en mi adolescencia y aparecía en mi “estado de msn” (va pasando el tiempo, sí…) y era: el que domina a muchos es poderoso, pero el que se domina así mismo es invencible. Lo sigo pensando. Controlarse a uno mismo es lo más difícil del mundo porque somos simples e imperfectos humanos, pero se puede, no siempre, pero en su mayoría se puede.

A mis casi treinta años, creo que he aprendido a explotar cada momento, con intensidad, sintiendo en mis poros todo aquello que deseaba. He reído con ganas, he llorado hasta quedarme dormida, he sufrido y he gritado. He peleado, he escuchado y he aprendido, muchooo. Y he aprendido que hay que relativizar las cosas, que hay que cambiar de perspectiva, que cuando te estampas, te levantas y que cuando te frustras, solamente hay que respirar y dejar ese pensamiento de lado y un minuto más tarde, solo un minuto más tarde, la solución estará a tu lado poniendo su mano en tu hombro, porque frustrarse por chorradas, es la mayor estupidez humana. ¿Sabíais que el ser humano desperdicia su tiempo pensando en cosas que quizás jamás pasen? y sin embargo, sufrimos con esos pensamientos de cosas irreales, de situaciones que hacemos complicadas mentalmente y que nunca tendremos por qué plantarles cara o que si se la plantamos no eran para tanto.

He descubierto que sé salir hacia delante, que tengo una fuerte  capacidad de improvisación y que si por un camino no, será por otro. Me gusta salir de los límites de la rutina y de los límites que me imponen, me gusta pensar que soy lo suficiente aventurera para poner en marcha adrenalina aunque sea un poco en mi día a día. Y ese arrojo propios de los Sagitarios y del romanticismo absurdo, muchas veces, nos impulsa a mirar detrás de nuestro hombro en cada momento, de pisar fuerte pero no desafiante, a reírnos de nosotros y de todo, de mirar porque queremos creer y a buscar más allá. Y por supuesto, nos emocionamos con cosas tontas, nos inspiramos y nos creemos artistas, artistas vagos, pero artistas.

Quería escribir esto simplemente para compartir que nadie os diga que es lo que tenéis que hacer antes de los 30, ni de los 40, ni de los 20, ni de los 105…cada uno elige su destino, cada uno tiene que ser capaz de equivocarse, aceptar un consejo, pero no siempre seguirlo fielmente, porque no somos marionetas y si todos seguimos consejos, nadie se equivocaría y es muchas veces de los errores donde nace lo mejor de nuestras vidas. Quizás no siempre, pero quizás más veces de lo que creemos pensar. Y por cierto, sigámonos riendo.

Tempus Fugit, y de qué manera…

Antonio Banderas decía en su discurso de los Goya que Taylor Swift le dijo: “¿Antonio Banderas?” y él muy contento, pensó:”Anda, me conoce” y Taylor Swift dijo: “Le encantas a mi abuela”. Auchhh, como escuece. De sex-symbol, de repente tienes destellos de plata en el pelo y las ojeras cada vez son más frecuentes y de repente, aparece alguien más joven que tú y te dice: “Llevas aquí toda la vida” y retumba para tus adentros : Toda una vida, toda una vida, como un eco, y sin querer, ese tictac del reloj que también escuchaba el Capitán Gafio, ha vuelto. Lo había olvidado entre la vorágine de los “veintis”, veintinuno, veinticinco, veintitodos y la espiral feliz de exprimirlo todo. No puedo negarlo, lo he pasado en grande, pero de pronto, me he instalado. Ya no soy ese espíritu libre, esa nómada que adoraba a Christopher McCandless, ya no espero el bus búho, ahora pillo un taxi. Empiezo a leer esos posts en otros blogs en el que proclaman cosas de : “Hechos que demuestran que ya no tienes 20”, “Cosas que hacer antes de los 30″, ” De veintiañero a treintañero” y de pronto, bostezo, en el taxi y sé que la resaca de mañana será una auténtica tortura. Me he aburguesado, ¿yo? Yo que pensaba Carpe Diem aplicado al segundo y ahora lo pienso al minuto, porque soy Sagitario y los Sagitario estamos muy locos, ¡muy locos! Pero hoy inevitablemente, me han quitado el puesto de benjamina y auchhh, duele, porque amigos, el tiempo vuela, time flies, Tempus Fugit. 

Ahora me acuerdo de toda esa gente que me advertía y casi maldecía al intentar añadirme o que me avanzara la vida: “Ya te llegará”, “uy, lo dices porque eres joven”, “ya cambiarás” y mientras pienso en cómo intentar darle la vuelta y no ver “Stranger Things” y sentir nostalgia, pero es que la tengo. La tengo porque quiero ser un niño que va en bici y vivir aventuras, quiero por un día olvidarme de rutinas y si hay algo en mí que no ha cambiado, es el deseo tremebundo de perseguir eso que nos hacen pensar que tenemos y que Mel Gibson supo gritar tan sumamente bien en “Braveheart” y sí, hablo de : Libertad.

Libertad de no encontrarme con los vecinos y que me digan eso de : ” A ver para cuando nos das un vecinito”. Pero bueno, ¿a tí que carajo te importa? pero aquí no tengo esa microlibertad de decirlo porque aparece la varita de la Educación y te dice: “Stop, mi hada”. Pero piensas, ¿acaso podría vivir yo como me diera la gana sin seguir cánones sociales? y ahora entiendo a Jennifer Aniston cuando decía que la dejaran en paz. Señores, vivan y dejan vivir. Y por supuesto, entretenganse, con libros, con Netflix, con deporte, con deporte íntimo, pero dejen de asomarse a la ventana para ver qué coño hace su vecino en el jardín. Qué suerte he tenido siempre, porque aunque esté repleta de defectos, hay dos cosas que no soy: envidiosa o cotilla. Para explicaros el punto de cotilla que no tengo, os diré que nunca supe si mi vecino de abajo, vivía en el A o en el B, ¡yo que sé! ¿era acaso tan relevante? Un vecino no es un amigo, aunque algún vecino pueda serlo. Pero vamos, no venía hoy a divagar y escupir pensamientos en alto en mi blog, para malgastarlo en hablar de mis adorables vecinos. Esto no era más que un cotidiano ejemplo de ataduras, esta vez por tener educación.

Esto venía a qué llevo ya casi seis años en el mismo sitio, y yo nunca me establezco, porque siempre que vuelvo de un viaje digo, “en una temporada no viajo más” y mira tú por donde ya me conozco todos las ofertas de las low-cost, why???? , ¿por qué no puedo simplemente arrastrar por el día a día y hacerme mejor amiga de mi despertador?

Esto viene, repito, porque diciembre seguro que llega pronto y cumplo los 30, esos que marcan la diferencia entre cenar pizza o ensalada ecológica y 100% natural, esos que anuncian los blogs que ya preferiré siempre el taxi al bus búho, el vino a la cerveza, el ver una peli a la discoteca, el hotel 5 estrellas al albergue…y empezaré a decir eso de : ” Es que ya no tengo 20 años, sé lo que quiero”. Yo quiero ser una James Dean de la vida y seguir rebelándome ante esto y decirle a los autores treintañeros de los blogs que mienten. Y lo peor de todo es que esto parecen ser todos los síntomas de peterpanismo. Si me viera mi yo de los 14, aquella niña que vivió los cuarenta años prematuros…, si es que ahora soy Benjamin Button, estoy en plena adolescencia y adoro a Lady Gaga, estoy enganchada a mil series y el otro día me acosté a las 4 de la madrugada viendo Netflix porque no era capaz de subir a mi habitación temiendo que la monja de “Expediente Warren 2″ apareciera. Con estas cosas que cuento, no puedo estar a punto de cumplir 30, ¿no?

En fin, amigos y amigas, la juventud no es una cifra, es como uno se sienta por dentro, es que te llame tu amigo y hagas voces y tu marido aparezca en el salón y diga : ” ¿Estás bien, qué te pasa?” y te estés riendo como una idiota de una gilipollez, juventud es que no te de pereza levantar tu culo de la silla y te escapes por ahí a ver mundo, a que ese capricho jamás desvanezca, ese ansía de aprender, juventud es reirse, juventud es pasar de lo malo para que entre lo bueno! juventud es comerse una hamburguesa, juventud divino tesoro.

 

 

De familias, de Modern Family y lo que significa para mí…

Según la rae el término “Familia” viene descrito de diferentes maneras:

1. f. Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas.
2. f. Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje.
3. f. Hijos o descendencia.
4. f. Conjunto de personas que tienen alguna condición, opinión o tendencia común.

A mí me gustaría que la que pudiera definir a la mía fuera la número 4, porque implicaría que todos los miembros de mi familia estarían muy unidos, no pareceríamos a veces auténticos extraños e incluso compartiríamos momentos de risas o confidencias en un bar, o en una grata reunión familiar anual o ya sea en la típica “Nochebuena” que te presentan los anuncios del “Carrefour” o el “Lidl” para que compartas cajas de turrones con todos aquellos allegados a la mesa a los que denominas “Familia”. Desde tus abuelos, tíos, primos, sobrinos, etc… Digamos que mi familia es bastante escasa en número pero soy bastante afortunada porque tengo los padres más maravillosos del mundo y una hermana por la que daría mi vida. Digamos que a veces, admiro muchísimo esos vínculos de lealtad que tienen los gitanos e incluso me arriesgaría a decir que la única frase en la que estoy de acuerdo con Belén Esteban es esa de “yo por mi familia, mato, mato”.

familia-celebrando-navidad

Pero sí que reconozco y ya no me importa confesarlo que a veces siento envidia, de la sana, cuando alguien me dice: “Me fui de viaje con mi tía fulanita, voy todos los viernes a comer con mis tíos y tengo unos primos que más que primos son hermanos, en Nochebuena fuimos 20…”. Cuando alguien comenta el amor que siente por esa familia externa al núcleo duro familiar, a mí me entra un anhelo muy grande. Incluso cuando veo algún capítulo de “Modern Family” que ya sé que es una comedia y todo es muy “happy flower” pero tienen sus propias comeduras de cabeza y sus rifirrafes pero al final están todos en un mesa compartiendo una charla y creando momentos. Por supuesto que pienso que uno no elige dónde viene a nacer, como eso que te dice todo el mundo de “la familia no se elige, pero los amigos sí” y es totalmente cierto como que el sol sale todos los días.

modern-family-season-4-production-delayed-amid-salary-negotiations-lawsuit

Es una pena que tenga algunos primos que viven a no sé cuántos km de distancia de mí y que seamos unos auténticos desconocidos, ¿la culpa? Pues vamos a echársela a la distancia de por medio, a la geografía, al clima… Aunque sepamos que la culpa realmente la tiene el desinterés, los entresijos raros de las cabezas y las oscuridades en el empeño de no tener comunicación (si te enfadas habrá una razón y se puede hablar) y eso hace que te separen aún más. Quizás me arriesgue a dejar esto por escrito aquí y si algún día cometo el error de no cumplirlo, siempre estará en mi blog para echármelo en cara, pero espero que pase el tiempo y sacar siempre un minuto para llamar a mi hermana, mimar a mis futuros sobrinos y no llamarlos solo en el cumpleaños. Interesarme realmente por ellos y tenerlos en mi vida más o menos, pero tenerlos. Que un sobrino/a quiera venir a quedarse a mi casa y colmarlo de atenciones y que tenga toda la confianza del mundo en llamarme para pedirme consejo o que le cubra las espaldas cuando haya hecho algo mal y acompañarlos en sus días más grandes y ofrecerles un hombro donde llorar. Y por supuesto, nunca tener ningún tipo de envidia o celos cuando más te necesiten, porque eso te dejará siempre en mal lugar.

Familia significa muchas cosas: amor, lealtad, complicidad, risas, viajes, reuniones, discusiones, pero para mí tiene una connotación “rara” todavía. Y yo en mi familia ahora a parte de mis geniales padres y hermana como comentaba antes, voy a sumar a mi novio que se convertirá pronto en marido y aunque marido me suena un poco rancio es la palabra que más se utiliza. Pero más que marido será compañero incondicional para lo bueno y lo malo. Y ya que mi familia externa anterior ha sido un poco fracaso, espero comenzar yo la mía despacito y con buena letra, sin malos rollos y aunque hay km también de distancia, sacar siempre ese hueco para llamar a hermanas, padres y familias políticas que se esfuerzan más por estar en tu vida que la propia que comparte tu sangre.

Queridos amigos que me queréis como lo que sois, grandes amigos, querida familia pero poca qué queréis compartir grandes momentos de mi vida, GRACIAS por estar. GRACIAS por vuestro entusiasmo altruista, por vuestros buenos deseos. Lo pasaremos en grande y el camino no hará más que comenzar. Que comience la fiesta.

prosecco-cava-cambio-champan

El Final del Verano

Ay…31 de Agosto y hay que quitar la tirita sin pensarlo mucho. Pipi,pipi, pipi, la alarma del móvil de nuevo, 6:30. Mis ojos hinchados y un “No quiero” como si fuera una niña pequeña se planta en mi cabeza. Es la hora de volver a la rutina, volver al atasco de cada mañana, volver al trabajo, a los quehaceres, a hacer la compra de la semana, el odiado taper, pero nadie nos dice como superar este trago donde abandonamos las siestas de dos horas, la playa, las tapas y el terraceo de la noche. Nadie nos dice tómate esta pastilla que ya se te pasa. Simplemente, hay que aceptarlo. Y luego piensas “Vamos que no es tan grave, de alguna manera tienes que pagar tus gastos, ¿no?”, pero como jode la vuelta, sobre todo esta, la de después del verano.

Recuerdo que mis veranos infantiles eran larguísimos, me daba tiempo a hacer de todo, chapuzones varios en la piscina, irme de viaje, volver, pensar en como sería mi nueva clase y qué amigos nuevos haría y hasta me entraban ganas de que empezara ya el curso. Sin embargo ahora…todo es mucho más complicado. Aunque para “superar” este drama moderno, el conocido como “Sindrome Postvacacional” que dicen en las noticias, tenemos que valorar todas las cosas positivas que nos trae la rutina y una vida estable. Esto nos debe ayudar simplemente a saber organizarnos mejor y de manera saludable. Tu trabajo, tu salud, tus amigos y familia, tu pareja, etc. Gestionar de una manera más eficiente nuestro “tiempo libre” y por supuesto, dedicarnos tiempo y pequeños placeres. Tenemos que regalarnos tiempo y darnos un gustazo de vez en cuando. Y no pensar tanto en las horas que invertimos estando fuera de casa y lidiando con nuestra jornada laboral o la plancha o volver a intentar cocinar. O al menos, esto es lo que quiero pensar, positividad ante todo.

El Otoño también tiene su lado positivo y no podemos dejar que Septiembre se convierta en el nuevo Enero. Además, este Octubre seguro que es muy especial. Para mí, al menos.

El tiempo no corre, vuela…Tic Tac…

Este año se me está pasando volando, será que he hecho grandes cosas y que los momentos felices van deprisa y como decía Marcel Proust, “Los buenos momentos no tienen mérito” creo que era Proust, aunque realmente lo escuché en “Pequeña Miss Sunshine”. Bueno, el caso es que este año está corriendo, deprisa, echo la vista atrás y solo me acuerdo de que terminé mi máster, de las navidades, de los viajes, Londres, Salamanca,Logroño, ¡Oh Nueva York!, Where did you go? eso ya hace más de un año.

Tic, tac, tic, tac, tac, tac esta cuenta atrás, quemando días de la semana, tan sumamente iguales a veces, unos detrás de otros. La rutina sentada mirándome, mientras come palomitas y no decide parar el tiempo, sino que sea lo mismo:

-6:40: Suena la alarma. Enciendo la luz de mala gana y pienso que quiero dormir una siesta con la promesa de que estaré durmiendo a las 22,00 horas porque hay que recuperar sueño, porque el cansancio parece acumularse.

-7:30: Como una “workalcoholic” y por circunstancias personales, estoy sentada en la oficina, con el portátil abierto y dispuesta a crear y planificar grandes clases que puedan inspirar a alguien, cuál Robin Williams en “El club de los poetas muertos”, aunque no creo que jamás vea un “Oh capitana, mi capitana”, no solo por lo improbable, sino también por lo mal que suena capitana, ya no es lo mismo.

-16:30-18:30: Depende del día, vuelta a casa, otra vez el tráfico de la insoportable A5. Siempre pienso, si es que todo el mundo vuelve o va destino a Badajoz.

-19:00-19:30: La ducha de la tarde, porque realmente madrugo tanto que odiaría tener que levantarme a las 5 para ducharme y secar este pelo…

-20:00: Como si fuera inglesa, me pongo a cenar, temprano, porque a parte de tener más hambre que un perro chico, me quiero ir a la cama pronto.

Pero, pero, el fin de semana, es la juerga padre. Es la fiesta de la vida, de todas las cosas buenas que hay y que todo este sinsentido de entresemana no te deja. Y aquí está lo triste, ¿por qué no puedo hacer lo que me de la gana también entre semana? Es muy triste que vivamos intensamente solamente cuando estamos de vacaciones y eso aquellos afortunados que disfrutamos de vacaciones y podemos viajar y ver mundo o estar en nuestra casa con nuestra familia.

Y luego, luego llevo anhelando que llegue un día en concreto y esto va ya en marcha y sin frenos y no hay freno de mano que lo pare. Y solo quiero que cuando llegue, disfrutarlo, disfrutarlo con todos los sentidos. Disfrutar nuestra fiesta, disfrutar de todos aquellos que vengan y compartan con nosotros ese día de octubre con la mismas ganas y todos nos contagiemos de buenas vibraciones. Pues la vida no es quemar cartuchos, sino intensificarlos, vivirlos y darlo todo!!! y yo ya no quiero esperar más, ya lo exprimo al máximo, da igual que tengamos despertadores, horarios, esperar a la nómina a final de mes o seguir levantándonos día a día. Porque como decían en una oscarizada película y yo ya he citado más de una vez :

¡HAZ QUE CUENTE!, ¡HAGAMOS DE NUESTRAS VIDAS ALGO EXTRAORDINARIO!!!

globos-en-el-cielo-2