“Rush” y la rivalidad entre dos campeones

No había visto el trailer, pero sabía que la protagonizaban Chris Hemsworth y Daniel Brühl, reclamando mi atención más por el segundo que siempre es una apuesta segura en pantalla. Sabía que trataba sobre Fórmula1 y que  Ron Howard estaba a la dirección, que aunque a veces peca de ser demasiado comercial,  firma grandes películas como “Una mente maravillosa”, “Cinderella man” o ya los clásicos ochenteros como “1, 2,3 Splash!” o “Willow”.

 

“Rush” trata la historia de la rivalidad entre los pilotos de Fórmula 1, Niki Lauda y James Hunt, desde los comienzos desde Fórmula 3 hasta la primera categoría, el ya prestigioso círculo del motor y de la velocidad en la pista. El pique entre ambos pilotos es uno de los ganchos de la película, pero sobre todo el tándem Hemsworth-Brühl ambos en la piel de los pilotos, con unas personalidades y unos roles muy distintos entre sí. Quizás destacaría a Daniel Brühl como Niki Lauda que saca mucho provecho de eso de ser políglota y borda un acento austriaco hablando inglés al igual que demuestra una calidad interpretativa que merecía una nominación a un Óscar, con esa personalidad exasperante y arrogante dentro de ese carácter introvertido y cuadriculado del piloto austriaco. Es una actuación sobresaliente. Al igual que el supermusculoso Chris Hemsworth que también hace un acento británico y nos presenta a un James Hunt, menos ambicioso o ambicioso de otra manera y mucho más dado al mundo de los paparazzi y el espectáculo fuera de las pistas. Lo grande de este largometraje es que nos muestra que eran dos campeones totalmente diferentes, Niki Lauda era más inconformista cómo demostró posteriormente, más serio, más introvertido, menos querido. James Hunt era adorado por todos, pero más visceral, siendo su ímpetu el causante de algunas malas pasadas, pero una superstar. La forma en la que amaban subirse al coche y la velocidad también se ve expuesta y merece la pena, verlos disputar aquel campeonato de 1976.

Mención especial también para las secuencias de las carreras, esos adelantamientos, esos choques tremendos, los fatales accidentes, la adrenalina cómo si estuviéramos viviendo de nuevo unas carreras apasionantes. La tensión en el asiento por ver quién gana, quién se lleva esos puntos.  ¡Subidón! Se hace recorrido por distintos Grand Prix, aparece el Gran Premio de España, con Guardia Civil incluida.

Otro gran aspecto, es el punto drama, perfecto, tengo unas escenas grabadas en especial en la mente, geniales y se debe a esos planos, a esa asfixia y a la clase magistral de Daniel Brühl de nuevo.

Los secundarios pasan desapercibidos, porque la pareja protagonista y su tira y afloja, se llevan de calle todo el protagonismo y toda la rivalidad está en el asador, para concluir con un gran final, con una gran lección deportiva, una pasión por el deporte y la competición.

“Rush” es una buena película, con un gran guion, basada en una historia real y un carisma brutal de sus actores protagonistas. La recomiendo para aquellos seguidores de la Fórmula 1  y para aquellos que gusten de grandes películas deportivas. “Rush” se gana al público y tiene escenas memorables.

 

rush_ver2_poster<

CAMPEONES DEL MUNDO

No es un post original, pero hoy a 11 de Julio de 2010, es una fecha señalada para la historia del deporte español. Una final disputada entre dos equipos europeos en el continente Africano, una final llena de patadas holandesas, directas al corazón español. Pero, tras un partido lleno de sufrimiento, el fútbol que los holandeses no dejaron que surgiera en todo el partido, apareció en las botas del genio Andres Iniesta, y con él, el triunfo por fin de España. REYES DEL MUNDO, por fin en fútbol. No puedo olvidar el titular de un periódico, que tras perder contra Suiza, escribían “La España de siempre”. Pues no, esa España de la que desconfiaron, es esta noche, la más campeona de todas. ENHORABUENA!

La inmortalidad, el fútbol y los vampiros..

Ahora que estamos en época de vampiros luminosos y de posibles héroes que pueden hacer historia en el fútbol español. Me planteo la humana duda que el mitológico Aquiles, en su arrogancia, prefirió la inmortalidad a quedarse esperando en un mismo lugar, sin luchar, a ver como transcurriría su vida.

Si me han apasionado siempre las criaturas como los vampiros, (pero no los de Crepúsculo), era precisamente porque tenían la vida eterna. Porque podían vivir diferentes épocas, inalterables al tiempo, siempre con la misma apariencia física, aunque pudieran ir evolucionando con las modas y el contexto histórico. El problema de la inmortalidad, como siempre han planteado en las películas, es cuando ves como desaparece la gente que quieres. O incluso, si alguién pudiera ser inmortal, viendo la “involución” de la especie humana, desearía no haberla obtenido nunca. Pero eso sería ponernos muy castastróficos y lo que yo quiero plantear es otra cosa.

¿Qué tendrán que ver los vampiros con la selección española de fútbol?, pues a simple vista, nada de nada. Pero, es realmente curioso, como el deporte puede encumbrar hacia un olimpo de dioses, desconocido para el resto de los mortales (nosotros) que jugamos en otra división. Mientras nos las deseamos para conseguir un buen trabajo, un futuro digno, incluso otras personas, conseguir algo para comer. Miramos ( y me incluyo) a los dioses, que se preparan para tocar, pasar y romper la tela de una portería contraria con un balón. Y es cuando, pienso en lo injusto, pero la humanidad es así, nos emocionamos como si fueramos nosotros los que peleamos por un esférico mágico que rueda en un campo selecto, solo para aquellos con talento y fuertes piernas, que corren hacia un solo destino, o una sola meta: Hacer historia, hacía la inmortalidad.

Porque a pesar de que jamás llegue a entender porque el fútbol se lleva todas las miradas y alabanzas, y como los jugadores enriquecen sus cartillas con cuantías desorbitadas. Espero como una más, el ansiado triunfo. Y no sé como se llama este sentimiento tan consciente de que podría ser solamente un partido, sin embargo, mañana parecerá que habré estado jugando. Y si se obtiene la victoria, ese momento pasará a la inmortal memoria y si se pierde, diremos que ya lo sabíamos, y que sigue habiendo crisis, menuda importancia la del partido…porque los humanos somos así de injustos.

Y desde mi sofá, no seré ni vampiro, ni futbolista, ni habré perdido, ni ganado, ni mi nombre quedará grabado en la memoria colectiva de un país, porque eso solo lo tienen unos cuantos privilegiados. Porque es curioso que se levanten estatuas de deportistas, pero no de científicos, ni médicos, porque a día de hoy, sigue habiendo guerreros, gladiadores, o como quieran llamarse. El deporte es otro nivel…

Invencible

Escucho mis pasos, persiguiéndome. La lluvia cayendo sobre mi rostro. Mis gemelos doloridos se contraen por el frío, pero aun así, sigo corriendo. El camino se va tornando un laberinto circular, que se repite, siempre las mismas calles, la misma gente. Rostros que no consigo adivinar, pues…no me importan.

Una gota resbala por mi nariz, ya no sé si es mi sudor confundiéndose con el agua que cae de la atmósfera. Todos huyen a resguardarse, yo sigo en mi camino, concentrada, dejándome las suelas en el asfalto…La rabia se va escapando por mis poros, toxinas del día a día, que he de eliminar…Y la lluvia cada vez más fuerte, agujereándome la cabeza…traspasando mi cabello…traspasando mis pensamientos.

El corazón latiéndome en la frente, repitiéndose como un tambor en mis sienes, la respiración se entrecorta por pasos que se van quedando atrás. Desafío el fuego ardiendo en la planta de mis pies…sigo luchando contra el viento y la lluvia, que no me entorpece, si no que me hace más fuerte…resisto, mientras la carretera se va quedando vacía…y me siento invencible. A cada paso que doy, más ágil y fuerte. Como si cada paso que aplasto contra el suelo, se olvida y borra un rastro de algo que nunca sucedió…
contraluzcorredoraai0
Cogiendo cada soplo de aire con más fuerza, como si fuera acabarse el oxigeno, sintiendo como llega hasta mis pulmones y empuja mis pies a seguir corriendo; pues sé que la recompensa será el cansancio de después.

Parece que el horizonte nunca va a llegar, y aunque voy notando que mi cerebro no puede más…, mis pies y mis músculos se siguen impulsando hacia un destino incierto…supongo que volveré…al punto de partida.

La recompensa…cae en forma de bendición, el agua de la ducha, calma mi ímpetu y el desasosiego comienza a hacer efecto…cansancio…libertad…

Casillas, no lo puede hacer todo

Bueno…como madridista, tengo muy mal sabor de boca ahora mismo, después del baño que le ha dado el Liverpool al Real Madrid en Anfield. Un Casillas que pese a ser el mejor portero del mundo y haber intentado proteger la portería blanca, ha visto sus esfuerzos en vano, por no tener un equipo que responda a sus esfuerzos, y lo siento, pero es que el Real Madrid ha sido aplastado por el conjunto inglés, que claramente, ha sido totalmente superior. Desde el niño Torres, que ha sido quién ha abierto el marcador hasta el magnífico capitán del Liverpool, Gerrard, que ha hecho un gran partido.

1236625875_extras_portada_5

Nada, otro año más, nos vemos sin clasificarnos para la Champions, competición que parece imposible de alcanzar. Mientras el presidente del Madrid, se permite el lujo de fardar con algunas declaraciones muy poco acertadas, (¡¿¿Chorreo??!)  mientras tanto hoy en Anfield se le han visto todas las deficiencias al equipo blanco y por quién más siento el resultado, es por el único jugador que esta noche hizo algo: Casillas.

Y aquí sigo con una fe ciega, esperando que el Madrid aprenda a jugar…

Felicidades al Liverpool…gran partido.

Legendario Rafa

Tras un partido emocionante y como todos los encuentros Federer-Nadal, han demostrado ser dos grandísimos jugadores. Uno ofrece la técnica y el otro, la resistencia. Cuando parece que todo va a favor del contrario, sacan fuerzas de donde ya no la hay, para remontar los juegos y empatar. Un ajustadísimo partido que ha acabado con victoria para Rafa, proclamándose el primer español en ganar el Open de Australia, y dando esperanza a los aficionados, de que este año puede ser incluso mejor que el pasado. Una entrega de premios en la que las lágrimas del suizo han sido las protagonistas y de nuevo, una muestra de humildad del que está siendo ya la leyenda del tenis español.

¡Enhorabuena Rafa!

1233474410_extras_portada_0

Victoria de Nadal

Acabo de ver un partido de tenis totalmente épico. Los protagonistas, dos españoles disputándose una semifinal, dos amigos dejándose la piel por conquistar el pase a la final contra Roger Federer. Estoy hablando de Rafael Nadal y Fernando Verdasco. Un partido totalmente apoteósico, que ha finalizado con una victoria del actual Nº 1 del mundo en el Open de Australia. Tras 5 horas y 14 min, que se dice pronto, ambos jugadores han demostrado un coraje, esfuerzo y tesón en la pista, admirable, la verdad. Dando espectáculo y deporte, mucho deporte. La total enhorabuena para los dos, por este partido. Ojalá la final sea igual de emocionante.

rafa