De la NFL, cine y USA

En este duro confinamiento, he consumido como todo el mundo, imagino, mucho contenido audiovisual. Lo que pasa que me he pegado un buen ciclo de cine sobre fútbol americano.

Tuve la suerte (y sí digo la suerte, porque ahora vete tú a saber) de haber visitado Estados Unidos en dos ocasiones. Es un país que me encanta y sus gentes también. Me encantaron sus ciudades, me encantaron sus zonas rurales, sus exageraciones, su puesta en escena, su ombliguismo, de USA me gusta casi todo. Pude comer hamburguesas gigantes en Nueva York, pasear por Chicago, perderme por Kansas, visitar Oklahoma, Los Ángeles, ver Monument Valley, el Gran Cañón. El 4 de Julio siempre felicito a mis amigos americanos y a diario, ansío el momento de volver a visitar este país. Pude asistir a un partido de baseball, y me quedó pendiente uno de basket de la NBA y miles de cosas más. Hace relativamente poco, he empezado a aprender sobre una de las religiones americanas y sí, hablo sobre : la NFL, la liga de Fútbol Americano. No hay que olvidarse que para ellos “Football” es su fútbol y que lo que se juega en Europa es “Soccer”.

Desde los años 90, la popularidad del fútbol americano sobrepasó a la que había por el baseball. Este deporte tiene más de 100 años y actualmente, tiene en su liga a 32 equipos. Os sonarán términos como “quarterback”, “scrimmage” o “touchdown” por el cine.  Y por supuesto, aquí en Europa, desde hace unos años y gracias a “Youtube” se hacen cada vez un hueco más grande los espectáculos de las celebrities de la “Superbowl”.

Bien, yo no tenía ni idea sobre Fútbol Americano, ni idea. Salvo los términos que acabo de nombrar, pero empezó a picarme la curiosidad y un día vi un partido. No me enteré de nada. Solamente veía a unos tipos gigantes corriendo y tirándose unos encima de otros y solo podía pensar que estaba viendo un partido de Rugby, y que no entendía nada. ¡Qué dolor que se te caigan esas moles encima!

Gracias una vez más al cine que todo lo refleja y por supuesto ( y al catálogo de Disney +), el gran exportador de cine en el mundo es el americano y no podía ser de otra manera, por supuesto que había películas sobre este deporte. Os voy a recomendar para aquellos que sois “fans” o los que simplemente os gusten películas basadas en hechos reales con historias curiosas y que a menudo, tiran de épica.

-“Invencible (Invincible) 2006“, película protagonizada por Mark Whalberg, que en mi opinión, aunque tiene roles protagonistas, siempre le veo cara de eterno secundario. En esta película da vida a Vincent Papale, un chico de 30 años que se presenta a las pruebas de Jornadas abiertas para entrar en el equipo de su ciudad, los Philadelphia Eagles, sin muchas esperanzas, por su edad, por el momento tan malo que atravesaba. Película que emociona, que reconforta, porque muchas veces aunque estemos casi al borde de no levantar cabeza, de repente, si persistes, los sueños se cumplen. ¡Y de qué manera! Es muy interesante la fotografía de la película que simula los colores del equipo. Las actuaciones principales Mark Whalberg y Greg Kinnear están bastante bien y las escenas deportivas, son de lo más entretenidas.

Invencible-314671069-large

 

-“Titanes, hicieron historia (Remember the Titans) 2000 “. Esta película cumple este año extraño, 20 añitos. Tiene los ingredientes para la mezcla perfecta: historia real, deporte, adolescencia, tiempos de lucha por los derechos afroamericanos y a un Denzel Washington que se gusta en el papel. ¿Qué tenemos? una buena película que tira de la épica, de amistad y de que el deporte como siempre, es una de las mejores medicinas para curar tanta tontería que a veces, los seres humanos hemos demostrado tener a lo largo de la historia.

Titanes_hicieron_historia-124859456-large

 

-“Decisión Final (Draft Day) 2014“. Probablemente si no te explican antes de ver esta película que es el “Draft Day”, te parecería una película aburrida y de sobremesa, pero si antes te dicen que el “Draft Day” es el día en el que cualquier cosa puede pasar para fichar a los jóvenes universitarios y que cumplan el sueño de sus vidas para ingresar en un equipo de la NFL, la vives con un poco más de tensión e intriga. Aquí tenemos a un más que creíble Kevin Costner, director de los Browns de Cleveland, que se debate entre lo que la presión pública quiere y su instinto. Atender a las corazonadas y las impresiones o investigar un poco en el por qué de las personas por mucho que parezcan la opción más correcta. Por supuesto, es muy interesante, el baile de intereses, las formas de negociar y las pequeñas triquiñuelas en el mercado de fichajes. La verdad, es que no veo a un director español haciendo una peli sobre como ficha Florentino Pérez, pero bueno. Aún así, me pareció bastante interesante. Me sobra el personaje pluscuamperfecto de Jennifer Garner.

Decisi_n_final-157554459-large

-“La verdad duele (Concussion) 2015“. Will Smith interpreta al Doctor Bennet Omalu que descubre el síndrome postconmoción cerebral. No me digáis que no habéis pensado la de golpes bestias que se dan tanto en el rugby como en el fútbol americano, pues esos golpes, amigos, tienen consecuencias. Si queréis saber cuáles y lo que supuso para la NFL y para algunos de sus jugadores, os recomiendo ver esta película. A tener en cuenta en versión original, ya que Will Smith hace un gran trabajo y en v.o siempre se aprecian mucho más los matices y el trabajo actoral.

La_verdad_duele-898698655-large

-“El expreso de Elmira ( The Express) 2008“. Basada en la vida del jugador de origen humilde que se convierte en el primer jugador afroamericano en ganar el famoso trofeo Heisman. Quizás la más manida de todas y la que menos me emocionó, pues a diferencia de otras películas que comparten la misma temática, no me tocó tanto la fibra sensible. Si tuviera que recomendar una del estilo, elegiría “42 (2013)” protagonizada por Harrison Ford y un joven Chadwick Boseman antes de ser Black Panther, trata la historia del legendario jugador de baseball Jackie Robinson, si no conocéis su historia, merece mucho la pena saber todo lo que aguantó y que supuso posteriormente para la cultura afroamericana.

resizer

-“El Clan de los Rompehuesos (The Longest Yard) 2005” Uy sí, película de Adam Sandler y amiguetes, cómicos conocidos como Chris Rock o Bill Goldberg. Con colaboración estrella del difunto Burt Reynolds. Esta es una comedia y no está basada en hechos reales, es un remake, aunque quizás formar un equipo de fútbol americano de presos contra guardias de una cárcel, puede que haya podido ocurrir. ¿Lo interesante de esta película? pues el humor a veces zafio, a veces simpático que suele tener el campechano de Adam Sandler en casi todas sus películas. Entretenida y con algunas pinceladas dramáticas.

El_clan_de_los_rompehuesos-148424084-large

Y hasta aquí, este resumen de películas deportivas sobre Fútbol Americano que me ha dejado este confinamiento. Muchas de ellas, las podéis encontrar en Disney plus y en Netflix. Y si os gusta hacer ciclos de cine sobre temáticas diversas, “Películas de deportes” siempre son un acierto.

Run the world

Toda mi vida he intentado practicar deporte. Lo típico, alguna vez me he apuntado al gimnasio, he ido a varias clases de aerobic y como no me gusta, me terminaba quitando. Que si “spinning” que sí me gusta pero era demasiado impacto. Caminar y senderismo que me encanta, pero no tengo tiempo. Y este año decidí retomar el salir a correr, lo que ahora todo el mundo llama “running”.

El primer día que decidí probar mi condición física y ver cuánto aguantaba, vi que no estaba tan mal, 20 minutos seguidos. El segundo día ya fue otra cosa, me ahogaba, empezaba a sudar a los dos minutos, no quería ver una cuesta ni en pintura y aunque no llegaba especialmente cansada, me cansaba si me comparo a como voy ahora.

Apenas llevo dos meses corriendo, pero me siento fenomenal y de maravilla. No me aburro, es más, siento que se me descongestiona la mente y cuando llego a casa y me doy una ducha, es una sensación muy satisfactoria. Después de todo el día en el trabajo, el estrés del día a día, etc. Cuando me pongo las zapatillas y salgo a correr, todo parece que no tiene tanta importancia y veo más esperanza que otra cosa en el horizonte. Ahora que los días son más largos y pillo como va atardeciendo, dejar las farolas atrás es como dejar las preocupaciones con cada zancada, ahí se van quedando, atrás, porque voy avanzando. A veces, me concentro en las pisadas y parece que me impulso más, otras me concentro en respirar, otras en contar el tiempo que llevo o el que me marco que debo aguantar. El “running” es agradecido, en apenas dos meses, ya aguanto 5 km. Soy principiante, sé que para los que son “runners” de verdad, esto les queda ya muy lejano y no tiene mérito. Corro a un ritmo lento, pero creo que lo que debo valorarme positivamente es la constancia, he salido todas las semanas desde que me lo propuse.

¿Cuándo me podría considerar “runner”? ¿si hago 10 km? ¿el día que me compré unas buenas zapatillas? ¿el día que tuve el reloj para registrar entrenamientos? ¿o el día que no puedo salir y tengo mono de ello? No tengo ni idea, solo sé que cada día me gusta más, lo disfruto más, me siento mejor y que tengo una meta fijada que alcanzar y ¡lo conseguiré!

bty

“Rush” y la rivalidad entre dos campeones

No había visto el trailer, pero sabía que la protagonizaban Chris Hemsworth y Daniel Brühl, reclamando mi atención más por el segundo que siempre es una apuesta segura en pantalla. Sabía que trataba sobre Fórmula1 y que  Ron Howard estaba a la dirección, que aunque a veces peca de ser demasiado comercial,  firma grandes películas como “Una mente maravillosa”, “Cinderella man” o ya los clásicos ochenteros como “1, 2,3 Splash!” o “Willow”.

 

“Rush” trata la historia de la rivalidad entre los pilotos de Fórmula 1, Niki Lauda y James Hunt, desde los comienzos desde Fórmula 3 hasta la primera categoría, el ya prestigioso círculo del motor y de la velocidad en la pista. El pique entre ambos pilotos es uno de los ganchos de la película, pero sobre todo el tándem Hemsworth-Brühl ambos en la piel de los pilotos, con unas personalidades y unos roles muy distintos entre sí. Quizás destacaría a Daniel Brühl como Niki Lauda que saca mucho provecho de eso de ser políglota y borda un acento austriaco hablando inglés al igual que demuestra una calidad interpretativa que merecía una nominación a un Óscar, con esa personalidad exasperante y arrogante dentro de ese carácter introvertido y cuadriculado del piloto austriaco. Es una actuación sobresaliente. Al igual que el supermusculoso Chris Hemsworth que también hace un acento británico y nos presenta a un James Hunt, menos ambicioso o ambicioso de otra manera y mucho más dado al mundo de los paparazzi y el espectáculo fuera de las pistas. Lo grande de este largometraje es que nos muestra que eran dos campeones totalmente diferentes, Niki Lauda era más inconformista cómo demostró posteriormente, más serio, más introvertido, menos querido. James Hunt era adorado por todos, pero más visceral, siendo su ímpetu el causante de algunas malas pasadas, pero una superstar. La forma en la que amaban subirse al coche y la velocidad también se ve expuesta y merece la pena, verlos disputar aquel campeonato de 1976.

Mención especial también para las secuencias de las carreras, esos adelantamientos, esos choques tremendos, los fatales accidentes, la adrenalina cómo si estuviéramos viviendo de nuevo unas carreras apasionantes. La tensión en el asiento por ver quién gana, quién se lleva esos puntos.  ¡Subidón! Se hace recorrido por distintos Grand Prix, aparece el Gran Premio de España, con Guardia Civil incluida.

Otro gran aspecto, es el punto drama, perfecto, tengo unas escenas grabadas en especial en la mente, geniales y se debe a esos planos, a esa asfixia y a la clase magistral de Daniel Brühl de nuevo.

Los secundarios pasan desapercibidos, porque la pareja protagonista y su tira y afloja, se llevan de calle todo el protagonismo y toda la rivalidad está en el asador, para concluir con un gran final, con una gran lección deportiva, una pasión por el deporte y la competición.

“Rush” es una buena película, con un gran guion, basada en una historia real y un carisma brutal de sus actores protagonistas. La recomiendo para aquellos seguidores de la Fórmula 1  y para aquellos que gusten de grandes películas deportivas. “Rush” se gana al público y tiene escenas memorables.

 

rush_ver2_poster<

CAMPEONES DEL MUNDO

No es un post original, pero hoy a 11 de Julio de 2010, es una fecha señalada para la historia del deporte español. Una final disputada entre dos equipos europeos en el continente Africano, una final llena de patadas holandesas, directas al corazón español. Pero, tras un partido lleno de sufrimiento, el fútbol que los holandeses no dejaron que surgiera en todo el partido, apareció en las botas del genio Andres Iniesta, y con él, el triunfo por fin de España. REYES DEL MUNDO, por fin en fútbol. No puedo olvidar el titular de un periódico, que tras perder contra Suiza, escribían “La España de siempre”. Pues no, esa España de la que desconfiaron, es esta noche, la más campeona de todas. ENHORABUENA!

La inmortalidad, el fútbol y los vampiros..

Ahora que estamos en época de vampiros luminosos y de posibles héroes que pueden hacer historia en el fútbol español. Me planteo la humana duda que el mitológico Aquiles, en su arrogancia, prefirió la inmortalidad a quedarse esperando en un mismo lugar, sin luchar, a ver como transcurriría su vida.

Si me han apasionado siempre las criaturas como los vampiros, (pero no los de Crepúsculo), era precisamente porque tenían la vida eterna. Porque podían vivir diferentes épocas, inalterables al tiempo, siempre con la misma apariencia física, aunque pudieran ir evolucionando con las modas y el contexto histórico. El problema de la inmortalidad, como siempre han planteado en las películas, es cuando ves como desaparece la gente que quieres. O incluso, si alguién pudiera ser inmortal, viendo la “involución” de la especie humana, desearía no haberla obtenido nunca. Pero eso sería ponernos muy castastróficos y lo que yo quiero plantear es otra cosa.

¿Qué tendrán que ver los vampiros con la selección española de fútbol?, pues a simple vista, nada de nada. Pero, es realmente curioso, como el deporte puede encumbrar hacia un olimpo de dioses, desconocido para el resto de los mortales (nosotros) que jugamos en otra división. Mientras nos las deseamos para conseguir un buen trabajo, un futuro digno, incluso otras personas, conseguir algo para comer. Miramos ( y me incluyo) a los dioses, que se preparan para tocar, pasar y romper la tela de una portería contraria con un balón. Y es cuando, pienso en lo injusto, pero la humanidad es así, nos emocionamos como si fueramos nosotros los que peleamos por un esférico mágico que rueda en un campo selecto, solo para aquellos con talento y fuertes piernas, que corren hacia un solo destino, o una sola meta: Hacer historia, hacía la inmortalidad.

Porque a pesar de que jamás llegue a entender porque el fútbol se lleva todas las miradas y alabanzas, y como los jugadores enriquecen sus cartillas con cuantías desorbitadas. Espero como una más, el ansiado triunfo. Y no sé como se llama este sentimiento tan consciente de que podría ser solamente un partido, sin embargo, mañana parecerá que habré estado jugando. Y si se obtiene la victoria, ese momento pasará a la inmortal memoria y si se pierde, diremos que ya lo sabíamos, y que sigue habiendo crisis, menuda importancia la del partido…porque los humanos somos así de injustos.

Y desde mi sofá, no seré ni vampiro, ni futbolista, ni habré perdido, ni ganado, ni mi nombre quedará grabado en la memoria colectiva de un país, porque eso solo lo tienen unos cuantos privilegiados. Porque es curioso que se levanten estatuas de deportistas, pero no de científicos, ni médicos, porque a día de hoy, sigue habiendo guerreros, gladiadores, o como quieran llamarse. El deporte es otro nivel…

Invencible

Escucho mis pasos, persiguiéndome. La lluvia cayendo sobre mi rostro. Mis gemelos doloridos se contraen por el frío, pero aun así, sigo corriendo. El camino se va tornando un laberinto circular, que se repite, siempre las mismas calles, la misma gente. Rostros que no consigo adivinar, pues…no me importan.

Una gota resbala por mi nariz, ya no sé si es mi sudor confundiéndose con el agua que cae de la atmósfera. Todos huyen a resguardarse, yo sigo en mi camino, concentrada, dejándome las suelas en el asfalto…La rabia se va escapando por mis poros, toxinas del día a día, que he de eliminar…Y la lluvia cada vez más fuerte, agujereándome la cabeza…traspasando mi cabello…traspasando mis pensamientos.

El corazón latiéndome en la frente, repitiéndose como un tambor en mis sienes, la respiración se entrecorta por pasos que se van quedando atrás. Desafío el fuego ardiendo en la planta de mis pies…sigo luchando contra el viento y la lluvia, que no me entorpece, si no que me hace más fuerte…resisto, mientras la carretera se va quedando vacía…y me siento invencible. A cada paso que doy, más ágil y fuerte. Como si cada paso que aplasto contra el suelo, se olvida y borra un rastro de algo que nunca sucedió…
contraluzcorredoraai0
Cogiendo cada soplo de aire con más fuerza, como si fuera acabarse el oxigeno, sintiendo como llega hasta mis pulmones y empuja mis pies a seguir corriendo; pues sé que la recompensa será el cansancio de después.

Parece que el horizonte nunca va a llegar, y aunque voy notando que mi cerebro no puede más…, mis pies y mis músculos se siguen impulsando hacia un destino incierto…supongo que volveré…al punto de partida.

La recompensa…cae en forma de bendición, el agua de la ducha, calma mi ímpetu y el desasosiego comienza a hacer efecto…cansancio…libertad…

Casillas, no lo puede hacer todo

Bueno…como madridista, tengo muy mal sabor de boca ahora mismo, después del baño que le ha dado el Liverpool al Real Madrid en Anfield. Un Casillas que pese a ser el mejor portero del mundo y haber intentado proteger la portería blanca, ha visto sus esfuerzos en vano, por no tener un equipo que responda a sus esfuerzos, y lo siento, pero es que el Real Madrid ha sido aplastado por el conjunto inglés, que claramente, ha sido totalmente superior. Desde el niño Torres, que ha sido quién ha abierto el marcador hasta el magnífico capitán del Liverpool, Gerrard, que ha hecho un gran partido.

1236625875_extras_portada_5

Nada, otro año más, nos vemos sin clasificarnos para la Champions, competición que parece imposible de alcanzar. Mientras el presidente del Madrid, se permite el lujo de fardar con algunas declaraciones muy poco acertadas, (¡¿¿Chorreo??!)  mientras tanto hoy en Anfield se le han visto todas las deficiencias al equipo blanco y por quién más siento el resultado, es por el único jugador que esta noche hizo algo: Casillas.

Y aquí sigo con una fe ciega, esperando que el Madrid aprenda a jugar…

Felicidades al Liverpool…gran partido.

Legendario Rafa

Tras un partido emocionante y como todos los encuentros Federer-Nadal, han demostrado ser dos grandísimos jugadores. Uno ofrece la técnica y el otro, la resistencia. Cuando parece que todo va a favor del contrario, sacan fuerzas de donde ya no la hay, para remontar los juegos y empatar. Un ajustadísimo partido que ha acabado con victoria para Rafa, proclamándose el primer español en ganar el Open de Australia, y dando esperanza a los aficionados, de que este año puede ser incluso mejor que el pasado. Una entrega de premios en la que las lágrimas del suizo han sido las protagonistas y de nuevo, una muestra de humildad del que está siendo ya la leyenda del tenis español.

¡Enhorabuena Rafa!

1233474410_extras_portada_0

Victoria de Nadal

Acabo de ver un partido de tenis totalmente épico. Los protagonistas, dos españoles disputándose una semifinal, dos amigos dejándose la piel por conquistar el pase a la final contra Roger Federer. Estoy hablando de Rafael Nadal y Fernando Verdasco. Un partido totalmente apoteósico, que ha finalizado con una victoria del actual Nº 1 del mundo en el Open de Australia. Tras 5 horas y 14 min, que se dice pronto, ambos jugadores han demostrado un coraje, esfuerzo y tesón en la pista, admirable, la verdad. Dando espectáculo y deporte, mucho deporte. La total enhorabuena para los dos, por este partido. Ojalá la final sea igual de emocionante.

rafa

Tampoco cuesta tanto…

Parecerá una tontería, pero el deporte tanto si se practica, como si se disfruta viéndolo en la tele o en vivo en directo, puede llenar mucho. Ayer fui con unos amigos a ver jugar al Real Jaén – Sevilla F.C, se disputaban el Trofeo de Olivo (ya lo sé, no es la Champions). Por supuesto, jugaron más suplentes que titulares del equipo de primera (ya me lo habían advertido, desde un lógico razonamiento), pero no me importaba si no había titulares, ni estrellitas. El partido de ayer, fue realmente entretenido. El portero del Jaén, se lució, menudos paradones, ya quisieran otros equipos de 1º división tener la ilusión y las ganas con las que jugaban ayer los del Jaén.

cimg2286

Me encantaría ir al Santiago Bernabeu y ver un partido de primera, pero puesto que el Real Madrid se encuentra como se encuentra, totalmente desganado y jugando desde hace muchas temporadas, francamente mal…pues como que se me quitan las ganas de darles dinero para que enriquezcan sus arcas y no se acuerden de lo que es jugar al fútbol, que tampoco es tan difícil. Es bastante indignante toda esta temporada, perder contra un equipo de 2ºB y ser eliminado de la Copa del Rey, (aunque sinceramente, me alegro por el Real Unión de Irun), pero como aficionada al fútbol y madridista, pues me fastidia ese pasotismo por la afición, y no solo por los aficionados, si no, por el deporte, en concreto, el fútbol. A veces, no es tan importante un resultado, si se deja la piel en el campo, incluso, he visto partidos, que han sido empates sin goles y han sido todo un espectáculo. Lo que pasa es que hay que querer. Querer jugar, querer al deporte astro…

Me parece hasta una falta de respeto, que se le de tanta atención al fútbol y que luego, estos jugadores que ganan una burrada de dinero, ni siquiera se presten a dar espectáculo en los estadios, o a firmar un autógrafo a esa gente que se desvive por ellos. Hay gente que no tiene un trabajo digno, hay gente que se muere de hambre, los sueldos multimillonarios y una afición que los idolatran, no es justo, que te paguen por dar unas patadas al balón, que hagas deporte, que una masa grite tu nombre y que no se aprecie lo que se tiene, me parece totalmente injusto. Por eso quizás, me llena más a día de hoy un partido humilde como al que pude asistir ayer, que un equipo supuestamente superior, que cada día demuestra más que se olvidan del deporte y de su afición. Les pesan las botas de fama y éxito.

real-madrid1

Claro que la culpa también la tenemos los aficionados que llenamos campos, vemos partidos y compramos merchandising. Pero…, es una tontería denunciar esos salarios desorbitados, porque de sobra se sabe, que eso es así, seguirán cobrando igual y es el negocio del fútbol. Así que bueno…solo quería expresar que no cuesta nada entretener a un público, y hacer que se disfrute del deporte. Ayer el Real Jaén lo hizo y se llevó su trofeo. Humildad y deporte. Tampoco cuesta tanto…