Algunos de mis libros favoritos

Desde que soy consciente, siempre he tenido un libro en mis manos…Creo que ya escribía mis pequeños retazos de mis historias en hojas de cuadernos, acompañados de dibujos infantiles y una letra enorme.

Por aquellos entonces, soñaba con ser la Emperatriz Infantil de “La historia interminable” o ser capaz de manejar un arco y espadas como los caballeros y las princesas rebeldes…Sí, de ahí, que aunque vayan pasando los años, siga teniendo una imaginación que me hace despegar de la vida real. Pero no me importa…

De vez en cuando releo los libros que me acompañaron en mi infancia y adolescencia, y que son en parte, culpables de que yo sea así. Os nombro algunos…

“Matilda” de Roald Dahl. Este libro me fascinaba, lo bien narrado, lo fácil que me resultaba perderme entre sus líneas y soñar con que yo también podría mover objetos con mi mente…pero nunca ocurrió.

“La historia interminable” de Michael Ende. Sigue siendo uno de mis favoritos, recuerdo a Bastian con muchísimo cariño, su lucha contra la nada. Esa batalla entre realidad y la imaginación, siempre presente…y esa Emperatriz Infantil que iba muriendo poco a poco. Me acuerdo que quería meterme en el libro, pero no pude…y solo dibujé a los personajes en mi mente de forma extraña, y luego la película Wolfgang Petersen, me impuso a unos personajes que no eran nada parecidos a los que yo tenía en mi cabeza. Es lo que suele pasar…

“Manolito Gafotas” de Elvira Lindo, ¿cómo me iba a olvidar de él?, si los mejores momentos de risa los he pasado junto con su “familia” y sus amigos. Ese entrañable abuelo, el imbécil y el gamberro del Yihad, y el orejones… ¡Qué grande Manolito!, ¡Qué grande!

“El enano Barabay”, es un cuento que siempre me dio mucho miedo, pero me gustaba…aunque ese enano que iba chantajeando a la gente, era terriblemente odioso. Aun así, era uno de mis cuentos favoritos.

“Drácula” de Bram Stoker, simplemente es otro de mis libros favoritos. La forma en la que está escrita, de forma epistolar, dando tantos detalles y diferentes perspectivas de los personajes…El mito del vampiro, el famoso Conde de Transilvania. A partir de leer la novela de Stoker, comenzó mi pasión por las criaturas de la noche.

“Frankenstein” de Mary Shelley, fue por culpa de los vampiros, que la que es considerada como una de las primeras novelas de Scifi llegó a mis manos…y también a día de hoy es uno de mis libros favoritos.

“Carrie” de Stephen King, aunque era bastante pequeña, cuando empecé a leer a King y los clásicos acerca de criaturas y monstruos. Mi atracción por lo sobrenatural y la literatura de terror, comenzó con Carrie…luego vendrían muchos más libros de Stephen King que me fascinan, pero éste fue el primero que leí de él.

Estos son algunos de mis libros favoritos, ahora podría nombrar otros, como “Hacia Rutas Salvajes” o “El Señor de las Moscas”, pero no les tengo aun ese cariño, que los que he nombrado antes, porque los he leído más recientemente..

mat

Carrie de Stephen King

Al leer Carrie, pude darme cuenta de cuántas Carries hay en el mundo. Muchachas y muchachos que son cruelmente castigados por la sociedad, por no ser un clon de lo que es el círculo social. Quizás por eso, en algún momento, todos hemos conocido a una Carrie. El principio del libro es bestial, la forma en la que las compañeras de la pobre muchacha la maltratan, la escena de la ducha, el lector divisa una escena verdaderamente humillante. La opresión de una madre enfermiza, religiosa extrema, una mujer diabólica, paradójicamente, pero sí, diabólica al intentar prohibir a Carrie de vivir, porque todo es considerado por ella pecado. El ambiente en donde la chica se cría, esa casa, o más bien santuario, con esa atmósfera cochambrosa que describe el maestro King, hace que se te pongan los pelos de punta. Es precisamente cuando los crueles compañeros de instituto engañan a Carrie y la convierten en la reina del baile junto con el más guapo de los chicos del instituto, cuando los más insólitos poderes psíquicos y horriblemente feroces devuelven todo el odio y la rabia en forma de muerte. Uno mismo puede verse huyendo ante tal masacre por las páginas del libro. Es entonces cuando queremos que no existan seres como Carrie. Tan desoladoramente maltratados y con poderes desorbitados que podrían aplastar a cualquiera. Quizás a modo de terror y lo paranormal, Stephen King, nos descubre como la sociedad puede crear monstruos, reflejo de las malas acciones propias. Una crítica a los radicalismos religiosos en forma, de la madre de Carrie, quizás sea ella la que más miedo da de toda la obra. La ansiedad de la propia Carrie le es contagiada al lector, el sufrimiento y lo más extraño, también los psicóticos poderes.

Carrie es una adolescente enclenque a la que todos sus compañeros de instituto odian y maltratan siempre que pueden. Maltratada también por su madre, una religiosa extrema. Carrie descubrirá que tiene poderes telequinéticos e intentará vengarse de todo aquel que le ha hecho daño. Un ser de apariencia insignificante sembrará el caos y el pánico con unos horripilantes poderes anormales.

Sin lugar a dudas, uno de los mejores libros de Stephen King y uno de los clásicos de la literatura moderna de terror. Carrie es una crítica social, un espejismo de los problemas de la adolescencia. Hay frases y pasajes del libro que desgarran el alma al lector, al contemplar las crueldades que le dicen y hacen a Carrie White. Uno de mis libros favoritos, para qué negarlo. Entretenido, original y espeluznante. Creo que a nadie le podrá dejar indiferente, aunque no sea para todos los paladares.

La Niebla te dejará en Tinieblas.

¿Cómo puedo salir del cine y no escribir sobre esta película? Tengo que decir algo, debo.

“La niebla” o “The mist” título igual de claro y conciso tanto en inglés como en español, está dirigida por Frank Darabont. Se basa en una obra del genial escritor de historias fantásticas, asfixiantes, terroríficas y críticas, hablo de Stephen King.

Al principio, pensé que le estaba encontrando cierto parecido con “El cazador de Sueños”, pero me equivoqué gratamente. La película tiene un ritmo frenético, apabullante, estupendo. El miedo curiosamente no se encuentra solamente fuera del supermercado, esa niebla misteriosa que hace que la gente huya despavorida. El miedo realmente se encuentra en lo que ocurre tal y como avanza la película, dentro del cotidiano recinto. La deshumanización, el fanatismo agonizante y exasperante de la mano de Marcia Gay Harden, un papel la verdad, brillante y el foco del malestar total durante la película, son algunos de los elementos que crean atmósfera.

No quiero desvelar el poderoso final. No quiero decir nada más, solamente quiero que la veáis por vosotros mismos, que no os nuble la supuesta niebla y sacadle mucho más a estas dos horas que no creo que os dejen indiferentes.