Run the world

Toda mi vida he intentado practicar deporte. Lo típico, alguna vez me he apuntado al gimnasio, he ido a varias clases de aerobic y como no me gusta, me terminaba quitando. Que si “spinning” que sí me gusta pero era demasiado impacto. Caminar y senderismo que me encanta, pero no tengo tiempo. Y este año decidí retomar el salir a correr, lo que ahora todo el mundo llama “running”.

El primer día que decidí probar mi condición física y ver cuánto aguantaba, vi que no estaba tan mal, 20 minutos seguidos. El segundo día ya fue otra cosa, me ahogaba, empezaba a sudar a los dos minutos, no quería ver una cuesta ni en pintura y aunque no llegaba especialmente cansada, me cansaba si me comparo a como voy ahora.

Apenas llevo dos meses corriendo, pero me siento fenomenal y de maravilla. No me aburro, es más, siento que se me descongestiona la mente y cuando llego a casa y me doy una ducha, es una sensación muy satisfactoria. Después de todo el día en el trabajo, el estrés del día a día, etc. Cuando me pongo las zapatillas y salgo a correr, todo parece que no tiene tanta importancia y veo más esperanza que otra cosa en el horizonte. Ahora que los días son más largos y pillo como va atardeciendo, dejar las farolas atrás es como dejar las preocupaciones con cada zancada, ahí se van quedando, atrás, porque voy avanzando. A veces, me concentro en las pisadas y parece que me impulso más, otras me concentro en respirar, otras en contar el tiempo que llevo o el que me marco que debo aguantar. El “running” es agradecido, en apenas dos meses, ya aguanto 5 km. Soy principiante, sé que para los que son “runners” de verdad, esto les queda ya muy lejano y no tiene mérito. Corro a un ritmo lento, pero creo que lo que debo valorarme positivamente es la constancia, he salido todas las semanas desde que me lo propuse.

¿Cuándo me podría considerar “runner”? ¿si hago 10 km? ¿el día que me compré unas buenas zapatillas? ¿el día que tuve el reloj para registrar entrenamientos? ¿o el día que no puedo salir y tengo mono de ello? No tengo ni idea, solo sé que cada día me gusta más, lo disfruto más, me siento mejor y que tengo una meta fijada que alcanzar y ¡lo conseguiré!

bty