Libros sobre el País Vasco

Si leéis mi blog, sabréis que le tengo mucho cariño a esta región. Una de mis ciudades favoritas es San Sebastián, siempre siento una sensación de enamoramiento cuando paseo por La Concha y me gusta conocer sus lugares mágicos fuera de Gipuzkoa también como San Juan de Gaztelugatxe, sus increíbles bosques y su ruralidad, etc, etc.

Con el gran éxito de “Patria” de Fernando Aramburu, la gente se ha acercado un poco a la cultura y literatura de Euskadi. Y con el taquillazo de “Ocho Apellidos Vascos” y la serie “Allí abajo”, los vascos se han ganado la simpatía de mucha gente, pero a base de topicazos, eso sí. Como andaluza que aguanto cada vez que me presentan a alguien : “olé, olé miarma, arsa”, creo que los vascos ahora nos están comprendiendo un poco porque ni son todos de Bilbao, ni todos hablan con un mecagoenlaostia pues, detrás de cada frase.

Hace tiempo que siempre que entro a una librería o en alguna feria del libro, sin quererlo me topo con algún libro que cuenta cosas sobre el País Vasco y al final siempre termino llevándomelo a casa. Aquí os dejo algunos:

-“Pintxos, Nuevos cuentos vascos“. Este estaba mirando el catálogo del Círculo de lectores y me llamó la atención su portada con el Peine de los Vientos y me lo pedí. Es una recopilación de cuentos como indica su nombre. Como en todo libro recopilatorio, algunos son más entretenidos e interesantes y otros menos. Creo que me aburrió un poco, la verdad.

pintxos

 

-“Zalacaín, el aventurero” de Pío Baroja. Este libro no necesita presentación, es un clásico. Recuerdo que me encantó, pero es que incluso recuerdo haberme reído con el libro. Tengo ganas de releerlo para saber sí sigue causándome el mismo efecto, porque lo leí en años de instituto y guardo el buen recuerdo, pero ya ha llovido desde entonces.

zalacain

 

-“Obabakoak” de Bernardo Atxaga. Un libro que cuenta diferentes historias con diferentes personajes, en el que poco a poco vas cogiéndoles cariño y vas viendo como las historias de cada uno cobran sentido. Al principio me pareció un poco lento, pero luego va cogiendo algo más de agilidad. Sí que es cierto, que la novela muestra muchos silencios, cosas que no se hacen, la búsqueda personal, misterios del pasado y personalidades introvertidas, por eso será que al libro le cuesta arrancar… Existe también la versión cinematográfica “Obaba”, dirigida por Montxo Arméndariz.

Obabakoak

 

-“The Basque History of the World: The Story of a Nation” de Mark Kurlansky. Este libro lo encontré en un mercado de libros de segunda mano y se vino conmigo a casa. Me lo leí en inglés y me pareció muy interesante. A pesar de ser un libro constituido por capítulos en plan : historia, lengua, cultura, historia reciente, que podría sonar de lo más peñazo. El autor escribe de una manera muy ágil y las páginas se te pasan en nada, porque hay bastante datos curiosos sobre el País Vasco y su cultura. Pero claro, como todo libro específico sobre un lugar, te tiene que llamar la atención el lugar en sí, porque a lo mejor si llega a ser de otro sitio, no me da ni por comprarlo ni mucho menos leerlo.

Tengo pendiente leer, “El silencio de la Ciudad Blanca” de Eva G Saenz de Urturi. Que nada más ver en la portada la preciosa plaza de Vitoria, pues ya me entran ganas de leerlo.

silencio

Como veis, ahora me ha vuelto a dar por la lectura, así soy yo que cuando me da, me da.

 

 

 

 

Úbeda: Viaje al Núcleo Renacentista

Me encanta viajar, de hecho, cuando he visitado algunas ciudades por ahí. Hago mi percepción del viaje, con consejos y demás para posibles visitantes, y las coloco aquí para que sirva de ayuda. Pero nunca se me había ocurrido hablar sobre la ciudad en la que vivo; porque quizás la tengo tan “pateada” que no aprecio su valor turístico. Vivo en Úbeda, en Jaén, ciudad andaluza. Siempre suele estar acompañada de un intenso cielo azul, de mucho frío en invierno y un calor sofocante en verano.

pict0042_ret

Úbeda se encuentra protegida por cantidad de alineados olivares. Esta ciudad está localizada en el centro de Jaén, sobre la Loma de Úbeda, meseta interfluvial comprendida entre los ríos más importantes de la geografía andaluza: Guadalquivir y Guadalimar.

Es uno de los importantes núcleos renacentistas andaluces, gracias a la cantidad de monumentos de esta corriente. Su legado se basa en numerosas iglesias, conventos, palacios y casas nobiliarias de bonitas fachadas.


El conjunto monumental histórico se encuentra muy bien conservado. Andrés de Vandelvira dejó dos joyas emblemáticas en la ciudad: en primer lugar, La Sacra Capilla del Salvador, uno de los edificios que mejor reflejan el estilo renacentista. Junto a esta capilla se encuentra el conocido Parador de Turismo, que inicialmente fue concebido como el Palacio de Deán Ortega, y en el que yo hice mis prácticas por cierto.

En segundo lugar, el Hospital de Santiago, una construcción considerada el “Escorial andaluz”. Son famosas las leyendas en respecto este monumento, de hecho pude asistir a un programa de Milenio 3, con la presencia de Iker Jiménez, retransmitiendo desde allí. Y tengo una foto que tomó un amigo, en los alrededores que es un poco rara. Así que, hasta me creo las historias de fantasmas.

pict0506_bn

La Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, es otra de las maravillas que se encuentran en la geografía jienense. Sus fachadas y sus jardines, además del conjunto de conclaves culturales que se encuentran en la región, hacen que sea un espectáculo monumental. Por otra parte, la Casa de las Torres, es actualmente una escuela de artes y oficios. De fachada plateresca, recibe su nombre por los dos torreones que posee.

Una de las cosas que le dan ese embrujo renacentista a la localidad son los maravillosos paseos por la zona del casco antiguo. Allí se pueden observar los resquicios de la antigua muralla, puertas escondidas, torreones, etc… Restos monumentales con señas de identidad de lo que fueron las distintas épocas de la historia en estas tierras.

pict0517_bn

Si no sabéis a donde escapar un fin de semana, dejaos caer por aquí. El clima y la oferta cultural de Úbeda reúnen todos los elementos para no defraudar a ninguno de sus visitantes. Por ello, la ciudad fue considerada Patrimonio de la Humanidad gracias a sus bonitos parajes y encantadores rincones donde también se puede disfrutar de estupendos establecimientos de artesanía, sobre todo de cerámica. Mientras tanto, esta capital del Renacimiento andaluz, sigue esperando su encuentro con muchos turistas para mostrar el encanto que guarda en su interior.

pict0071_vert

Las imágenes son cortesía de Javier Campos.