El día que me quité Facebook

Hace mucho tiempo que tengo redes sociales, empecé en foros de cine y tv que eran mucho más divertidos y me aportaron a parte de cultura general y de temas que me interesaban, geniales amistades que duran a día de hoy. Luego llegó “Tuenti”, y me metí porque todos mis amigos estaban y eso de subir fotos y que las comentaran, estaba “guay”. Después de “Tuenti”, me metí en el mundo de “Facebook” con los anteriores “Hazte fan” y después pasaron a “Me gustas”. Era divertido. Yo nunca he sido muy cotilla, nunca pensé que luego sería el mayor patio de vecinas del mundo, porque aunque siempre quieras poner filtros y restricciones, al final terminas leyendo a todo el mundo.

Ayer me quité “Facebook”, ante los lamentables acontecimientos del Domingo en Cataluña, no podía seguir leyendo más burradas y opiniones de sofá dichas en alto en la red social y cientos de borregos insultando. Tuve que parar de leer cosas que me estaban hiriendo profundamente y que alimentaban mi impotencia. Sentí vergüenza, pena, tristeza, asco.

El gobierno central ha hecho una pésima gestión de este “conflicto” y el Govern catalán ha obtenido su mayor triunfo: la foto internacional. La foto de la policía dando hostias, (hostias con fotos de otros años, con sangre falsa, dedos rotos que ah qué casualidad resulta que no estaban tan rotos). Y tenemos aquí la reminiscencia de un país acomplejado por una dictadura franquista y ahora todos claman : “pueblo oprimido”, “represión”, “policía violenta”.  Me pregunto si yo cometiendo algo ilegal y si viniera la policía a detenerme también gritaría la misma consigna.

Por partes:

-Los cuerpos de seguridad del estado están para cumplir órdenes, ante la masa enloquecida, no puedes enfrentarte con otras cosas. No estoy a favor de la violencia en ningún caso, pero tampoco quisiera verme apedreado y debajo de los pies de cientos que te odian y te están provocando. El papel del agente no es para nada fácil. Qué no se le olvide a nadie que los agentes están siempre para proteger y que enfrentarse a la gente es siempre la peor parte. Lo de Cataluña lo tenían que haber hablado Rajoy y Puigdemont, no la policía ni la guardia civil.

-“Queremos votar”, pues dialogad, pues negociad, no hagáis un “chapureferéndum” en el que una persona puede votar 8 veces y las urnas no son transparentes. Señores políticos, ¡hagan su trabajo! Lo del domingo era ilegal, ¡ilegal! Mi opinión personal: yo no entiendo de nacionalismos, ni entiendo de banderas, no entiendo que nadie quiera independizarse de nadie. Juntos somos mejores, juntos somos más fuertes. Pero no puedo cambiar los sentimientos de nadie. Si es que son sentimientos…porque hasta hace diez años, no eran más que dos o tres los que se envolvían en la estelada.

-Piqué. Gerad Piqué, nunca me ha quedado claro a qué ha jugado, pero el otro día viéndole llorar, ya lo sé. “San Piqué Mártir”. Presiona para que “los españoles” le echemos de la selección. No majo, sé valiente y coherente y vete tú. No hagas tu figura, el mártir que estás buscando. Si no quieres a España, tampoco quieres su dinero.

-Pagan justos por pecadores. No estoy a favor de boicotear productos catalanes. Y esta parte es la que más me apena de todas. ¿Qué pasa con todos esos catalanes silenciosos que pasan de la independencia? Cataluña is the new Euskadi. ¡Qué triste! ¿Cuántos vascos vivían en silencio que todos los días estuvieran los cuatro cafres de turno y cuántos recibían el desprecio del resto de España? En serio, ¿no nos ha costado suficiente años, muertes, enfrentamiento que el País Vasco se normalizara para qué ahora hagamos lo mismo con Cataluña?

España no te entiendo y me dueles. Cataluña estás llena de otros españoles, andaluces y extremeños en su mayoría. ¿Te has olvidado de ellos?, ¿os habéis olvidado de dónde venís? ¿de tu abuelo olivarero?

¿Sabéis que pienso? que todo es ABSURDO y que no puedo con este ODIO. ¡Qué somos hermanos, coño!

Anuncios