De la NFL, cine y USA

En este duro confinamiento, he consumido como todo el mundo, imagino, mucho contenido audiovisual. Lo que pasa que me he pegado un buen ciclo de cine sobre fútbol americano.

Tuve la suerte (y sí digo la suerte, porque ahora vete tú a saber) de haber visitado Estados Unidos en dos ocasiones. Es un país que me encanta y sus gentes también. Me encantaron sus ciudades, me encantaron sus zonas rurales, sus exageraciones, su puesta en escena, su ombliguismo, de USA me gusta casi todo. Pude comer hamburguesas gigantes en Nueva York, pasear por Chicago, perderme por Kansas, visitar Oklahoma, Los Ángeles, ver Monument Valley, el Gran Cañón. El 4 de Julio siempre felicito a mis amigos americanos y a diario, ansío el momento de volver a visitar este país. Pude asistir a un partido de baseball, y me quedó pendiente uno de basket de la NBA y miles de cosas más. Hace relativamente poco, he empezado a aprender sobre una de las religiones americanas y sí, hablo sobre : la NFL, la liga de Fútbol Americano. No hay que olvidarse que para ellos “Football” es su fútbol y que lo que se juega en Europa es “Soccer”.

Desde los años 90, la popularidad del fútbol americano sobrepasó a la que había por el baseball. Este deporte tiene más de 100 años y actualmente, tiene en su liga a 32 equipos. Os sonarán términos como “quarterback”, “scrimmage” o “touchdown” por el cine.  Y por supuesto, aquí en Europa, desde hace unos años y gracias a “Youtube” se hacen cada vez un hueco más grande los espectáculos de las celebrities de la “Superbowl”.

Bien, yo no tenía ni idea sobre Fútbol Americano, ni idea. Salvo los términos que acabo de nombrar, pero empezó a picarme la curiosidad y un día vi un partido. No me enteré de nada. Solamente veía a unos tipos gigantes corriendo y tirándose unos encima de otros y solo podía pensar que estaba viendo un partido de Rugby, y que no entendía nada. ¡Qué dolor que se te caigan esas moles encima!

Gracias una vez más al cine que todo lo refleja y por supuesto ( y al catálogo de Disney +), el gran exportador de cine en el mundo es el americano y no podía ser de otra manera, por supuesto que había películas sobre este deporte. Os voy a recomendar para aquellos que sois “fans” o los que simplemente os gusten películas basadas en hechos reales con historias curiosas y que a menudo, tiran de épica.

-“Invencible (Invincible) 2006“, película protagonizada por Mark Whalberg, que en mi opinión, aunque tiene roles protagonistas, siempre le veo cara de eterno secundario. En esta película da vida a Vincent Papale, un chico de 30 años que se presenta a las pruebas de Jornadas abiertas para entrar en el equipo de su ciudad, los Philadelphia Eagles, sin muchas esperanzas, por su edad, por el momento tan malo que atravesaba. Película que emociona, que reconforta, porque muchas veces aunque estemos casi al borde de no levantar cabeza, de repente, si persistes, los sueños se cumplen. ¡Y de qué manera! Es muy interesante la fotografía de la película que simula los colores del equipo. Las actuaciones principales Mark Whalberg y Greg Kinnear están bastante bien y las escenas deportivas, son de lo más entretenidas.

Invencible-314671069-large

 

-“Titanes, hicieron historia (Remember the Titans) 2000 “. Esta película cumple este año extraño, 20 añitos. Tiene los ingredientes para la mezcla perfecta: historia real, deporte, adolescencia, tiempos de lucha por los derechos afroamericanos y a un Denzel Washington que se gusta en el papel. ¿Qué tenemos? una buena película que tira de la épica, de amistad y de que el deporte como siempre, es una de las mejores medicinas para curar tanta tontería que a veces, los seres humanos hemos demostrado tener a lo largo de la historia.

Titanes_hicieron_historia-124859456-large

 

-“Decisión Final (Draft Day) 2014“. Probablemente si no te explican antes de ver esta película que es el “Draft Day”, te parecería una película aburrida y de sobremesa, pero si antes te dicen que el “Draft Day” es el día en el que cualquier cosa puede pasar para fichar a los jóvenes universitarios y que cumplan el sueño de sus vidas para ingresar en un equipo de la NFL, la vives con un poco más de tensión e intriga. Aquí tenemos a un más que creíble Kevin Costner, director de los Browns de Cleveland, que se debate entre lo que la presión pública quiere y su instinto. Atender a las corazonadas y las impresiones o investigar un poco en el por qué de las personas por mucho que parezcan la opción más correcta. Por supuesto, es muy interesante, el baile de intereses, las formas de negociar y las pequeñas triquiñuelas en el mercado de fichajes. La verdad, es que no veo a un director español haciendo una peli sobre como ficha Florentino Pérez, pero bueno. Aún así, me pareció bastante interesante. Me sobra el personaje pluscuamperfecto de Jennifer Garner.

Decisi_n_final-157554459-large

-“La verdad duele (Concussion) 2015“. Will Smith interpreta al Doctor Bennet Omalu que descubre el síndrome postconmoción cerebral. No me digáis que no habéis pensado la de golpes bestias que se dan tanto en el rugby como en el fútbol americano, pues esos golpes, amigos, tienen consecuencias. Si queréis saber cuáles y lo que supuso para la NFL y para algunos de sus jugadores, os recomiendo ver esta película. A tener en cuenta en versión original, ya que Will Smith hace un gran trabajo y en v.o siempre se aprecian mucho más los matices y el trabajo actoral.

La_verdad_duele-898698655-large

-“El expreso de Elmira ( The Express) 2008“. Basada en la vida del jugador de origen humilde que se convierte en el primer jugador afroamericano en ganar el famoso trofeo Heisman. Quizás la más manida de todas y la que menos me emocionó, pues a diferencia de otras películas que comparten la misma temática, no me tocó tanto la fibra sensible. Si tuviera que recomendar una del estilo, elegiría “42 (2013)” protagonizada por Harrison Ford y un joven Chadwick Boseman antes de ser Black Panther, trata la historia del legendario jugador de baseball Jackie Robinson, si no conocéis su historia, merece mucho la pena saber todo lo que aguantó y que supuso posteriormente para la cultura afroamericana.

resizer

-“El Clan de los Rompehuesos (The Longest Yard) 2005” Uy sí, película de Adam Sandler y amiguetes, cómicos conocidos como Chris Rock o Bill Goldberg. Con colaboración estrella del difunto Burt Reynolds. Esta es una comedia y no está basada en hechos reales, es un remake, aunque quizás formar un equipo de fútbol americano de presos contra guardias de una cárcel, puede que haya podido ocurrir. ¿Lo interesante de esta película? pues el humor a veces zafio, a veces simpático que suele tener el campechano de Adam Sandler en casi todas sus películas. Entretenida y con algunas pinceladas dramáticas.

El_clan_de_los_rompehuesos-148424084-large

Y hasta aquí, este resumen de películas deportivas sobre Fútbol Americano que me ha dejado este confinamiento. Muchas de ellas, las podéis encontrar en Disney plus y en Netflix. Y si os gusta hacer ciclos de cine sobre temáticas diversas, “Películas de deportes” siempre son un acierto.

Verónica de Paco Plaza

En cuanto vi el trailer, supe que iría a verla o que al menos intentaría verla. Soy amante del género de terror y soy una miedica total. ¡Mala combinación!

“Verónica” de Paco Plaza llegó la semana pasada a nuestros cines para contarnos la historia de la protagonista que le da nombre a la cinta. Verónica es una adolescente de quince años normal y corriente, que vive con sus tres hermanos a los que cuida la mayoría del tiempo porque su madre trabaja en un bar. Va al instituto y escucha a “Héroes del silencio” en su walkman. Su vida se ve alterada al hacer una sesión de Ouija con unas amigas. Lo que no se despide, se queda contigo. Y a partir de ese día, todo comienza a ser paranormal, peligroso y terrorífico.

4176436

Basada en una historia real, en el único informe policial español que recoge una serie de sucesos sobrenaturales. “Verónica” es nuestro Expediente Warren cañí, Expediente Vallecas. Aquello ocurrió en un barrio madrileño de Madrid, en el 1991.

Lo mejor de la película es su reparto, mención a Sandra Escacena (Verónica) en su debut, y matrícula de honor a los niños de la película, que lejos de ser cargantes, son adorables, tiernos, naturales, niños que se comportan como niños en pantalla. Ana Torrent en su papel de madre trabajadora está muy bien. El reparto hace que el espectador empatice con todos ellos. Y esa gran ambientación de la época de los 90, con tanto detalle, los collares de nombres, el despertador gallina, las mochilas vaqueras, los fascículos de lo oculto, el instituto, los heavys y los héroes. Ese Bunbury poniendo BSO a esta terrorífica historia.

Si bien el personaje de la monja ciega me parece lo peor de la película, porque me parece que está presente para dar miedo como recurso muy trillado y demasiado evidente y lo que tiene que dar miedo realmente es lo que no vemos, es lo que persigue a Verónica. A ratos, el largometraje parece beber de lo mejor de James Wan, de “Insidious” y “Expediente Warren”, las sombras, la presencia, la fotografía de la habitación. La atmósfera tan espeluznante que se crea en ese piso tan humilde, el pasillo que parece interminable, las luces que se apagan y encienden, el frío y el mal olor que parece que te llega a la butaca.

veronica_3

 

“Verónica” es sin duda una gran película española de cine de este género. Muchas son las películas que tienen como premisa lo mismo, la ouija y espíritus, pero Paco Plaza lo lleva de otra manera. Nos hace ver una dualidad en la historia, de los sobrenatural vs sobrevivir a la adolescencia. Con escenas de lo más simbólicas y otras que te harán dar la luz cuando llegues a casa, lo nuevo del director de REC, podría convertirse en un clásico moderno de nuestro cine de terror.

 

Resumen Año Cinéfilo y Seriéfilo

Con la incursión de las grandes series en los últimos años, la verdad sea dicha es que estoy consumiendo más series que películas. Aunque nunca me gusta dejar el cine de lado. Como cada año, me gusta resumir al final, lo mejor que he visto durante el año y aquí están mis recomendaciones:

“Stranger Things” (2016). Mucho se ha hablado de esta serie de Netflix. Al principio estaba muy reticente de verla porque le gustaba a todo el mundo y yo soy un poco “guay” y pienso eso de que si le gusta a todo el mundo es que muy bueno no será. Pero me equivoqué. “Stranger Things” ha traído a Winona de vuelta y ha resucitado esa nostalgia de los niños de los 80 que crecimos viendo E.T, Los Goonies, Encuentros en la tercera fase, etc, ect. y eso que yo soy más niña de los 90, pero en la TV echaban en bucle estos ya considerados clásicos de la mejor época del cine bajo mi punto de vista. Porque el cine de los 80 poseía magia. Supe que “Stranger Things” me iba a gustar nada más al ver los créditos y la música y así fue… ¿Quién no la ha visto ya?

960.jpg

“Narcos” (2015). Otra “desconocida” ¿no? No seamos “hijueputas malparios“. “Narcos” hay que verla solamente para empezar a hablar así, anda que no me lo he pasado yo bien ni nada poniendo este acento. Y aunque Wagner Moura no me parece el mejor Pablo Escobar, le reconozco el esfuerzo. Nos bebímos las dos temporadas porque cada capítulo tenía la misma intensidad y soy muy fan de Javier Peña (Pedro Pascal) aunque no le entienda ni papa cuando habla español en versión original. Estoy deseando ver la tercera temporada para ver en acción a Javier Cámara, uno de nuestros mejores actores patrios y a ver si sigue con la misma calidad, a pesar de que Pablo Escobar ya no esté. Esto no es spoiler, es historia…no se me enfaden hijueputas.

pedro-pascal-narcos-banner

“Sons of Anarchy” (2008) Sí, esta viene con 8 años de retraso desde su estreno a mi vida, pero gracias a Netflix pues me la he visto en 3 meses creo. Me pasó lo mismo con “Orphan Black” son de estas series en las que te molan los personajes, tienen cierto carisma y los capítulos son pura adrenalina. Aunque al principio me caían todos mal, no entendía porque eran tan imbéciles, al final sucumbí a las historias de estos moteros y por supuesto, a la grandísima BSO.

sons-of-anarchy.jpg

 

“Expediente Warren” (2016), bueno para mí la película del año, sin lugar a dudas. James Wan es el mejor en esto de acojonar a la peña. La madre que parió a esta película, estuve dos semanas sin poder pegar ojo, porque se me habían metido varias escenas en la retina y no era capaz de conciliar el sueño y tampoco era capaz de ir por mi casa con la luz apagada. ¿Quién dijo que segundas partes no eran buenas?

images.jpg

“El libro de la Selva” (2016) me pareció una película visualmente preciosa, me lo pasé como una enana y eso que nunca me gustó la de dibujos animados, pero esta película me parece que ofrece tanto respeto por el reino animal y la naturaleza que la recomendaría 1000 veces.

images (1).jpg

En Enero de este año también me devoré “The Leftovers”(pincha para ver mi crítica), “Orphan Black”, la segunda temporada de “Better Call Saul”, “Master of None” y los “blockbusters” del año que no me gustaron como “X-Men Apocalipsis”, “El hogar para niños pecularies de Miss Peregrine”, “La chica del tren”, “Nunca apagues la luz”, “Warcraft, el origen”, “La venganza de Jane”, entre otras…

¿Qué traerá el 2017? Deseando estoy!

¿Quieres dejar de hacer el gilipollas?

Yo siempre he escrito bajo inspiración, bajo las musas como dicen muchos artistas, yo no soy una artista, pero me gusta todo lo relacionado con ello y sí que entiendo eso de sentirte creativo cuando algo te inspira, de lo contrario, las cosas que haces, no tienen almaaa.

Últimamente tengo una racha de no inspirarme con nada, a veces, la inspiración me visitaba a altas horas de la madrugada, de repente se me encendía una lucecita que me hacía crear algún texto bastante lírico o me hacía reflexionar sobre temas que me fascinan como la naturaleza, el transcurso del tiempo y las ataduras y convenciones sociales. Y hoy vengo a hablar de esto último de nuevo, sí, una vez. Hey, baby, one more time como diría la Britney.

Ayer regresé de nuevo a la “Fiesta del Cine” ya sabéis, películas con un precio más que razonable a 2,90 euros con su consiguiente oferta al mismo precio de coca-cola y palomitas. Lo que sí que me doy cuenta que este evento cada vez coincide más cuando la cartelera está vacía de películas que me interesan o buenas, los superhéroes de la Marvel están siempre ahí como Belén Esteban en telecinco, no los echan ni con agua caliente. Pero esos blockbusters aburren, o me aburren y mucho. Pero como a 2,90 no se puede desperdiciar la genial experiencia de ir al cine, decidimos ir a ver “El libro de la Selva” de Jon Favreau, que no solo vive de Iron Man. Y me encantó. Nunca fui muy fan de la dibujos, no sé por qué, demasiados monos, quizás, no sé. Pero esta película me pareció absolutamente maravillosa.

Visualmente es preciosa, es naturaleza en estado puro, los animales están superbien hechos. El niño que hace de Mowgli, me pareció de lo más tierno. Las escenas de acción están geniales y soy fan desde hoy del oso Baloo. Aunque puede que parezca que no sea más que otra versión más de Mowgli y El libro de la Selva, esta película merece la pena aunque solo sea por la espectacularidad de las imágenes y por el respeto que ofrece por la naturaleza en sí, por sus depredadores y la maravillosa vegetación salvaje en la pantalla grande.

El_libro_de_la_selva-643399158-large

A parte de venir a comentar mi opinión sobre la peli, el hecho que os comentaba que me había inspirado es el siguiente: Al finalizar la película, todo el mundo quiere salir corriendo, sobre todo en esos días cuando la sala esta abarrotada y más si te has bebido una botella de coca-cola y te va a explotar la vejiga. Esta sala estaba abarrotada especialmente de niños. Niños que aplaudieron con ciertas escenas, que exclamaban: Mamá, que me da miedo!! o qué grande es ese mono o que pena tengo…A mí me producen mucha risa sus opiniones con esas vocecitas a la par que ternura, porque imagino que yo cuando era niña también le haría los mismos comentarios a mi padre que era el que me llevaba al cine. Iba yo bajando los escalones de la sala, cuando una niña de unos 7 años (creo) se puso a bailar en las escaleras. No era el sitio más adecuado para ponerse a bailar porque bajábamos todos detrás, pero la niña estaba tan entregada a la canción y estaba bailando tan bien que cuando la madre la agarró del brazo y le soltó: “Deja de hacer el gilipollas”, no pude más que sentir que vaya mierda. Me explico. No estoy juzgando a la madre que estaría hasta las narices de soportar quizás a su hija salida de Top Dance durante toda la película, me fastidió el hecho de interrumpir diciendo “deja de hacer el gilipollas”. ¿El gilipollas, por qué? A mí me parecía que la niña estaba bailando porque en aquel momento estaba feliz, a mí me encantó la película y tengo 29 años, no quiero ni imaginarme a mí a mis 7 años y en esa sala gigante, después de haber visto semejante espectáculo visual, vamos, ¡pero si me dio muchísima rabia ver Frozen o Brave de adulta!

Frozen-009

Aunque quizás todos al leerme penséis que la razón la tiene la madre, voy a romper una lanza en favor de la niña. Si la chiquilla está superfeliz y animada porque le ha encantado la película o le está fascinando la canción (Ohhh dubiduuuu quiero ser como túuu) pues no le cortéis esa fantástica libertad que te da la infancia y la inocencia, de expresar en el acto como se sienten. No quiero juzgar a la madre porque yo no sé qué haré cuando lo sea, pero solamente recomendaría que no le hubiera dicho “deja de hacer el gilipollas”. Vivimos lo suficientemente cohibidos por normas, por convenciones sociales, por redes sociales, por el que dirán, por etc, etc, etc. Esa niña bailarina a sus 29 años ya no bailará en las escaleras del cine más, dejad que durante la infancia al menos se disfrute de la espontaneidad que caracteriza a los niños, hay mucha vida para ser recatados, educados, robóticos, perfectos, encorsetados, encarcelados.

Ohh dubiduuuu, quiero ser como tuuuuu, dubiduduraá…¿a ver quién podía resistirse a bailar eso?

Childrens silhouettes

 

 

Películas noventeras (no obras maestras) de mi adolescencia

Recuerdo los planes de mi pre-adolescencia en los 90’s antes de que todos los niños tuvieran móviles y antes de la época del “botellón”, que uno de los planazos era quedar en casa de alguna amiga o amigo, comprar muchas chucherías y palomitas. Ir al videoclub y alquilar una peli.

Comprar las chucherías no era ningún problema, pero el momento “videoclub” esto que ya suena antediluviano, era tremendo, porque todos queríamos ver películas totalmente diferentes y al final, casi siempre terminábamos cogiendo alguna de terror mala, muy mala o alguna comedia americana. El listado de películas que voy a poner aquí no son ninguna obra de arte precisamente no os voy a hablar de las joyas de los 90’s del cine, os voy a hablar de las películas palomiteras que vi en su momento con doce, trece y catorce años y que me dejaron algún recuerdo.

Scream (Wes Craven, 1996). Recuerdo que alguien dijo : Mirad esta, es del director de Freddie Krueguer. Y acto seguido la cogimos, no sabíamos ni de qué iba, eso sí, preparamos el ambiente del caserón donde fuimos a verla, acorde a la película. Luces apagadas, todos distribuidos en el sofá y sillones. En mi grupo siempre había alguien fácil distraer viendo la película, pero si que es cierto que con Scream no ocurrió esto y nos tuvo a todos pegados a la pantalla, mientras veíamos a Neve Campbell intentando huir del enmascarado que llamaba tan a menudo por teléfono. Scream en su época fue un bombazo de cine teen de terror y slasher tanto que hasta día de hoy, hay gente que la considera película de culto. Si bien no era de lo más original, tenía cierto aire humorístico también y 100% entretenida que hacía que tuviera ese enganche que solo el maestro Craven sabía otorgarle a sus películas. Y a cierta generación, nos marcó, tanto que algún graciosillo empezó a imitar las llamadas telefónicas. Por supuesto, me quedo con la primera de la franquicia.

Scream

Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997), creo que esta fui a verla con mi padre al cine y luego cuando salió el formato DVD fue de las primeras películas que compramos y la he podido ver 208093824293408 mil veces. ¿Es buena?, NO. Pero yo no sé que carajo tiene que siempre que la pillo me quedo a verla. Es una película de ciencia ficción que seguramente no haya envejecido muy bien con los efectos especiales, el protagonista es asiduo de TV Movies horrendas, Casper  Van Dien, seguro que sí le veis la cara, lo reconoceréis en pelis de antena 3. Eso sí, la película tiene acción por un tubo y bichos galácticos, muchos bichos. También hay rostros conocidos como Neil Patrick Harris (sí, Barney de Cómo conocí a vuestra madre) y Denise Richards. Tengo que volver a verla, a ver que tal le sienta la segunda década de los 2000.

Starshiptrooper

Jóvenes y Brujas The Craft ( Andrew Fleming, 1996), recuerdo ir al videoclub y solo íbamos chicas aquella vez y nos atrajo la portada, cuatro chicas con estilo gótico un rayo detrás y leímos el tan evidente título y dijimos, esta misma. Nos encantó en su momento, queríamos tener poderes, queríamos ser Sarah y nos flipaba Fairzua Balk haciendo de mala malísima. Y de nuevo salía la tia de Scream (Neve Campbell). Esta peli lo tenía todo para hacer las delicias de los adolescentes. Me gustaría verla de nuevo, pero bien es cierto, que es de estas películas que pasaron sin pena ni gloria y que apenas la pusieron luego en la tele.

thecraft.jpg

10 Razones para Odiarte ( Gil Junger, 1999), esta también la vimos en el cine y nos encantó. Yo me enamoré de Heath Ledger y de Joseph Gordon-Levitt a partes iguales. La BSO con un temazo de un grupo desconocido total “I want you to want me” de Letters from Cleo. Una Julia Stiles con una mala hostia del copón se llevaba todo el protagonismo en una teen movie, que aunque previsible, se te pasaba volando. Y quién nos iba a decir viendo aquí a Heath que nos daría años más tarde uno de los personajes más icónicos del cine reciente, hablo de su Joker y por supuesto, también nos dejaría en shock su muerte. También es curioso que coincidieran dos de los actores más brillantes de su generación y que ambos a su vez, colaborarían con Christopher Nolan en la saga Batman. “10 Razones para Odiarte” era puro entretenimiento adolescente. Creo que si la viera ahora, me volvería a gustar.

20171272.jpg

Si me animo puedo hacer una segunda entrega, de películas no obras maestras del cine de los 90, para que nos recuerde a la época de los videoclubs y esas cosas, así en un ataque de nostalgia. Cuando la serie más laureada era “Médico de Familia” o “Farmacia de Guardia”. Y estas pelis que he nombrado aquí, quizás me haga un maratón para verlas de nuevo y reafirmarme si me siguen gustando a pesar de lo malas que son.

Cine de Terror, uno de los géneros más complicados

El cine de terror es un género bastante vapuleado, porque se producen tantas películas supuestamente enmarcadas dentro de este género que brillan en su mayoría por su ausencia de inteligencia, temor, escalofríos, historia, etc, que a veces, más que miedo, nos producen risa o algún sobresalto. Y el espectador del cine de terror es bastante exigente. El consumidor de este tipo de cine, no quiere un susto, quiere pasar miedo, quiere un sobresalto pero  al finalizar la película, el tener que dar las luces cuando termina, que se te queden las imágenes en la retina y quizás que nos produzca alguna que otra pesadilla, es entonces cuando decimos: “Joder, pues sí que me ha dado miedo…”. Cuando se te ha quedado una escena en la cabeza, una cancioncica tétrica, una imagen y tu cerebro te la planta en medio de la noche cuando estás solo.

Os dejo mis cinco películas favoritas de terror:

El exorcista, (William Friedkin, 1975), no podía faltar ¿verdad? Quizás el tema exorcismos sea un subgénero dentro del cine de terror, que si exorcismo en Conneticut, el de Emily Rose, exorcismo en Georgia, en el Vaticano, en Albacete…etc, etc. Pero ninguna, ninguna, ninguna consigue ponerme los pelos como escarpias como la mítica y única “The exorcist” con esa niña realmente endemoniada, esa mirada de loca absoluta, ese Padre Karras, esa silueta de cura del cartel delante de la casa, esas míticas escenas de la cama vomitando verde que tantas veces han parodiado. Ese comienzo de largometraje en un lejano Irak encontrando un hallazgo inquietante y a la par tan demoníaco. Y por supuesto, una niña inocente, una Linda Blair en el papel de su vida, Regan, aún no hemos visto unos efectos iguales, ni unas escenas más escalofriantes que esas. Y hay alguna gente que dice: pues a mí esa peli me da risa. No me lo creo. El exorcista, nada más que diciendo el título parece que conjuras algo maldito. Es LA PELICULA de terror por excelencia.

001_dmrmsb

Insidous Chapter 1 & 2, (James Wan, 2010& 2013). James Wan ya apuntó  muy alto con “Saw” y luego cambió de registro y se puso a dirigir a Vin Diesel y su banda en Fast& Furious y sinceramente, yo quiero que James Wan se quede en el género que mejor se le da. ¿Por qué elijo Insidous 1-2 por encima de Saw? Será que lo de la parálisis del sueño me afecta y cuando vi la primera parte y ese niño se quedaba “encerrado” en un espacio onírico, me hizo morirme de miedo, con algunas escenas que aún las tengo en mi cabeza, con seres en las esquinas de las habitaciones señalando a la cama con unas garras horrendas. Un Patrick Wilson que también repite con Wan en “Expediente Warren” que no siendo de mis actores favoritos, me parece de lo más creíble en esta historia. Y si dicen que segundas partes nunca fueron buenas, “Insidous 2” cierra muy bien el capítulo fantasmagórico y demoníaco que nos presenta la primera. Tiene todo los ingredientes que una peli de terror merece, un toque original, un poco de terror clásico, fantasmas, demonios, buen sonido, buen reparto, una médium de por medio y un buen cierre.

insidious_1

Hostel (Eli Roth, 2005). Dos estudiantes se van de mochileros por Europa, conocen a unas chicas muy simpáticas y guapas que misteriosamente los llevan hacía un hotel de lo más siniestro. Esta película me hizo pasar un mal rato total, enmarcada más bien en el género gore, es justamente lo que ofrece, vísceras, sangre, violencia y ganas de chillar y salir corriendo.

hostel

 

À l’ interieur (Alexandre Bustillo, 2007) Esta película es de las más salvajes que he visto nunca, también más dentro del cine gore. Una mujer embarazada está sola en casa y una extraña llama a su puerta en busca de ayuda. No cuento más, porque está os dejará sin palabras. ¡Cómo se las gastan los franceses con el terror!

Al_interior-210568923-large

La Mosca (David Cronenberg, 1986) Digamos que se mueve entre la ciencia ficción, monsters movie y terror. Es una película que cumple 30 años este 2016 y ha envejecido francamente fenomenal. Tiene unos efectos especiales de lo más realista. Realmente consigue crear una atmósfera bizarra, inquietante, repugnante y precisamente, por esas sensaciones, diría que podría también catalogarse como terror.

Fly_poster

 

¿Y vosotros qué pensáis?, ¿estáis de acuerdo?, ¿recomendaciones?

La vida de Nadie de Eduard Cortés

El otro día de casualidad me encontré en la tele una película española “La vida de Nadie” (2002)  de Eduard Cortés, en pantalla dos rostros muy populares de nuestro cine patrio: José Coronado y Adriana Ozores.

Me enganchó mucho la película a pesar de la sencillez de la misma, una cinta sin efectos especiales, solamente una trama llena de muchos entresijos.

Emilio Barrero (José Coronado) tiene la vida perfecta, trabaja en el Banco de España, su mujer Ágata (Adriana Ozores) le adora y tienen un hijo, viven en un chalet a las afueras de la capital y están rodeados de muchos amigos y familiares que les quieren. Todo parece ser totalmente idílico hasta que Emilio conoce a Rosana (Marta Etura) una joven estudiante de Sociología de la que se enamora.

Hasta aquí, si uno lee la sinopsis puede pensar: ¡Bah! Menudo rollo, lo mismo de siempre… Pero no, vengo a recomendar esta película, porque aparte de tener unos magníficos actores principales, Coronado y Ozores se salen, la historia es mucho más compleja. No trata solo de la aparente vida maravillosa, sino de lo que hay detrás para construirla, de todas las mentiras que se han podido contar hasta construir esa realidad desvirtuada.

Mentir tiene muchas definiciones, es fingir, deformar, ocultar. Mentir es inducir a lo contrario a lo que se piensa o cree, mentir es un límite que cuando se convierte en costumbre, mata. Porque… ¿hay peor cosa que una mentira constante? , ¿Qué ocurre cuando se olvida de lo que se  contó antes de ayer y se tiene que seguir controlando cada palabra, cada dato, cada fecha, cada movimiento? El mentiroso no es libre, es preso de sus palabras, de sus historias, es tan preso que al final termina creyendo lo que no existe y va envolviendo en esa espiral a todos a los que quiere, matando poco a poco la confianza, la buena fe de los demás. Consumiendo las buenas intenciones de los que están alrededor hasta dibujar escenas en una vida que nunca existió. Acciones que jamás sucedieron, personas que realmente eran extraños, trabajos fingidos, dinero derrochado…

Pues la película sostiene todo esto, el tan difícil papel del “mentiroso”, ese arte de la mentira que hay que nacer con ello y no tener ni la más mínima decencia para seguir y seguir, dejándote llevar.

La_vida_de_nadie-561775979-large

Lo mejor de la película como ya he dicho antes son sus protagonistas, un José Coronado con una interpretación de lo más verosímil, sin alardes, un gran papel  y Adriana Ozores siempre perfecta.

Aunque la sensación que se te queda después de verla es que todos hemos escuchado alguna historia de: “Pues el tío se gastó todo su dinero en un casino y la mujer no lo sabía”, “Tenía dos familias a la par y nadie sospechó nada”. Y la gran pena es que hay adictos a la mentira que son como Emilio Barrero, hay gente que no es dueña de su vida, porque la inventó, porque perdió el control y las riendas de la misma hasta ser un espejismo de lo que quería ser y solo consiguieron ser  en ilusiones ficticias. Ocultar una realidad echando mentiras hasta hacer desaparecer y volver palpable algo que nunca fue, es, ni será. En resumidas cuentas: una película MUY RECOMENDABLE.