“No llueve eternamente”: El Cuervo

“Antiguamente la gente creía que cuando alguien muere, un cuervo se lleva su alma a la tierra de los muertos. Pero a veces sucede algo tan horrible que junto con el alma, el cuervo se lleva su propia tristeza y el alma no puede descansar. Y a veces, solo a veces, el cuervo puede traer de vuelta el alma para enmendar el mal”.

Una dulce voz en off abre la película con la cita anterior, navegando por una imagen tenebrosa, tan maldita y romántica como lo es este largometraje, de esta forma comienza “El cuervo”.

Tengo que reconocer que he visto muchas películas en mi vida, y que “El Cuervo” de Alex Proyas era uno de esos clásicos que estaba dejando pasar siempre por alto, porque cuando era más pequeña, la silueta de Brandon Lee y el maquillaje me daban mucho miedo. Pero ayer le di esa oportunidad y me encantó. Supongo que por el momento en el que me encuentro, creo que la historia es fuerte, por amor, se puede resurgir de las cenizas como lo hace Eric Draven y se puede luchar por la persona que te arrebataron. El amor nos hace débiles o monstruos asesinos, depende, pero ser movidos por la ira y la venganza es oscuro. Tan oscuro como los planos de la ciudad, tan oscuro como ese cuervo que grazna salvando almas en la ventana. Tan doloroso es perder a un ser querido que uno muere y vuelve a resucitar, porque querer o amar, es estar vivo.

La película tiene una banda sonora que me gustó muchísimo, escenas con una estética genial, no digo nada nuevo, “El cuervo” dicen que es para muchos inspiración para góticos. Y en cierta forma, es lógico, las escenas del cementerio, ese cuervo encima de la lapida, la luna por la ventana, ese fuego que alumbra al protagonista en su solo de guitarra, el ambiente caótico…una película llena de frases memorables en la que yo en especial destaco esta:

“Si nos roban a nuestros seres queridos la forma de hacer que vivan más tiempo es no dejar de amarlos nunca. Los edificios arden, las personas mueren, pero el amor verdadero es para siempre”.

Esta cita representa ese espíritu romántico y trágico que muestra la historia, que aun lejos de ser original, te mueve. Te mueve del asiento, porque ves una magistral interpretación en el rostro de un Brandon Lee que será para todos por siempre, el cuervo.

Es curioso que leyendo críticas de otras personas, en otras webs, todos remarcan la frase que he elegido para titular este comentario. “No llueve eternamente”, ¿Clave?, ¿señal?, ¿Qué será la lluvia para todos ellos que también destacaron esta frase? Lo dejo en el aire…

Me estaba perdiendo una genial película. La recomiendo a todos.

Anuncios