Requisitos para ser una persona normal

¿Qué es ser normal?, ¿no os lo habéis preguntado alguna vez?, ¿qué requisitos tendría que cumplir una persona normal?

requisitos-502x300

¿Y qué ocurre cuándo te falta alguno? O por si el contrario ¿cubres casi todos y te falta el último “Ser feliz?, ¿es acaso esta una lista fiable?

Pues de esto va a esta historia pequeña sin grandes artificios, pero con un colorido festivalero que nos recuerda a las comedias indies americanas de Sundance y que en esta misma película “Made in Spain” podría haber aparecido Paul Dano, Joseph Gordon Levitt, Zoe Kazan o Zooey Deschanel, pero no necesitamos a ninguno de estos, ya tenemos a Leticia Dolera y a Manuel Burque.

Leticia Dolera no solo se atreve a lo Mel Gibson de protagonizar y autoridigirse, además de ser la autora del guion en esta refrescante comedia (Esta niña es un portento). La pareja protagonista aun presentando ciertos aspectos que pudieran ser a primera vista totalmente antagónicos, la química traspasa la pantalla, porque lo que empieza como un cúmulo de casualidades y una amistad entretenida, pasa a encender la luz de una pequeña lamparita que necesita tener la habitación a oscuras para poder tomar perspectiva de lo que puede brillar. Y esta metáfora que aparece en la propia película, es un poco cómo se podía definir a la película en sí misma.

El reparto está genial. A destacar a una Carmen Machi siempre sembrada que roba las carcajadas del espectador con su alto nivel cómico como siempre. Álex (Jordi Llodrá), el hermano de la protagonista que es la ternura en persona. Cristina Pi (Alexandra Jiménez) que lo hace estupendamente. Miki Esparbé como Gustavo, me arrancó más de una sonrisa con el papel corto pero muy gracioso. En general, todos los secundarios están estupendos, aunque la palma se la lleve la pareja protagonista.

La carga dramática aparece superficialmente con la relación entre la protagonista y su madre, y quizás aunque sea un elemento necesario para entender un poco más a María de las Montañas (Leticia Dolera) no es precisamente la parte más interesante de la cinta.

Respecto a la banda sonora y la fotografía tan colorista, este filme nos trasmite pura alegría aunque la pregunta del guion sea buscar dónde reside la felicidad y no la normalidad. Porque al fin y al cabo, ¿quién no es feliz comiéndose un mousse de chocolate?, ¿haciendo una escapadita por ahí?, ¿riéndose a pleno pulmón?

¿Y tú?,¿Cuáles son tus requisitos?

Apoyemos al cine español alternativo, ya que, son pocas las veces con la que podemos disfrutar de una historia pequeña que te hace salir del cine con una sonrisa.

————————————————————————————————————

Por cierto, tuve la suerte de asistir en la Universidad Europea de Madrid a una charla que dio precisamente Leticia Dolera y en su favor, diré que es una chica de lo más sencilla sin aires de grandeza y que fue divertida y muy amable con todo el mundo.

BURROcracia española, así nos va

Resulta que me quiero casar por lo civil, porque quiero ser fiel a mis ideales y no me quiero casar por la iglesia. En este país, España, es bien sabido la cantidad de papeles que se exigen hasta para ir a hacer la compra, pero bueno, entiendo que se exijan ciertos documentos. Lo que no doy crédito es que en el Registro Civil solo trabaje una persona, que esta persona no tenga correo electrónico y que el teléfono para ellos no se atienda nunca.

Esta mañana llamé al Registro Civil de dos pueblos de diferentes comunidades de España. En el primer municipio, me dijeron que solo estaba “el chico” y que no sabían cuando estaría físicamente porque tenía que entrar y salir y que el teléfono NUNCA lo podía coger. Yo trabajo y no puedo estar todas las mañanas esperando a que “el chico” aparezca en la oficina porque no descuelgue el teléfono de atención al ciudadano.

He llamado al segundo municipio, y le comento mi situación, que documentación necesito y que si me empadrono allí, si podría indicarme si sería más fácil abrir expediente. Quiero transcribir la conversación palabra por palabra:

-Hola, buenos días, mira vivo en el municipio____ de Madrid y me gustaría abrir expediente de matrimonio para moverlo al municipio de _____ en Jaén, para casarme allí. ¿Qué documentación necesitamos?, ¿sería posible hacerlo así? En este municipio solo hay un trabajador y la verdad es que estoy teniendo problemas para gestionar esto.

-Hola, yo también estoy sola aquí, porque esto va así, yo también estoy sola aquí.

-Eh, bien, pero esa no es mi pregunta. Mi pregunta es que si nos empadronamos, mi pareja y yo allí, ¿sería más fácil? y ¿qué documentación necesitaríamos?

-Pues te arriesgas a que no te atendamos y no sé si queréis hacer eso, vosotros sabréis…porque yo también estoy sola aquí. Pon una queja en el ministerio para que se sepa esto.

Ni que decir tengo que la chica que me ha atendido, me estaba hablando con desdén y de la manera más maleducada posible y sin responderme a mis preguntas.

-Pero…¿entonces cómo hago si no me atiende nadie y nadie me dice que necesito y cómo podemos hacer esto?

-Pues no sé, yo te he cogido el teléfono de chiripa.

-Bueno, ¿podría darme su nombre, por favor?

-No, ¿para qué?

-Porque quiero saber con quién hablo…

– No, soy una funcionaria y te voy a colgar.

Fin de la llamada.

Así va el funcionariado de este país, un servicio tan sumamente básico como lo es el Registro Civil, y aún sigo sin saber cómo puedo hacer para casarme. Que vamos…no creo yo que esté pidiendo algo del otro mundo. Pues amigos, si queréis casaros por lo civil, debéis pensarlo dos veces. Papeles y maleducados que cuando te atienden te gritan y la pagan contigo, frustrados de la vida que ¿trabajan? de 9,00 a 14,00 sentados en una mesa y que les molesta cuando suena el teléfono.

Y aquí sigo, sin saber qué tengo que hacer, cómo puedo hacerlo y si podré casarme. Y luego hablamos de casta, y de incompetentes y que si todos son iguales. Pues sí, lo son, ni si quiera sé si en el examen de oposición, examinan eso llamado “educación” y me parece una tomadura de pelo, tener un servicio público y ciudadano y que encima te dejen con la palabra en la boca y te cuelguen.

Amiga funcionaria, todos tenemos problemas, solo te deseo buena suerte y una jornada laboral interminable y en la que ganes el salario mínimo, entonces a lo mejor, pondrías una voz más aterciopelada y resolverías mis dudas.

No somos eternos

No somos eternos…
Una gran frase tan cierta como aquella que dice “La muerte nos da toda una vida de ventaja” o algo así. Y el caso, que en estos tiempos que vivimos, entre ataques internacionales, crisis económicas, sociales, mentales, radioactividad de centrales nucleares y fenomenos naturales letales a La Tierra, uno se plantea el hecho de que no, no somos eternos.

El ser humano no es inmortal ¡y menos mal!, porque si lo fueramos no tendríamos tiempo para seguir bombardeándonos ni para seguir contaminando el mundo y a las pequeñas mentes que vienen inocentes a este lugar.

No sé si los neandertales distan mucho del ser humano actual. Creo que no. Algunos incluso, no han perdido la similitud física. Y no me quiero meter a pensar en aquellos que poseen menos conocimiento e inteligencia que un ser prehistórico. Bueno, la diferencia quizás sea, que los prehistóricos aún no tenían armas de fuego y ahora cualquier mono, puede poseerla.

Triste, ¿no? El hombre es un lobo para el hombre es tan cierto como la frase que abre mi texto. Tengo una amiga que acaba de ser madre y tengo otra que pronto lo será. Yo no quiero arruinarles sus proyectos de vida, porque no soy quién, y porque si algunas valientes se atreven a tener hijos hoy en día, pues siempre es loable. Pero luego echo un vistazo al periódico, echo un vistazo a mi vida. Cinco días de sufrimiento en un trabajo que se me hace tedioso, cinco días frustrada, consolándome porque al menos tengo trabajo ante cinco millones de parados. Como si el tuerto fuera el rey en un país de ciegos. Como el gobierno solo ofrece limosnas pero no crea empleo. Como los licenciados ( y los que no) se frustan, desmotivan y se van a otros países en busca de algo mejor. Vivimos la mayoría esperando el fin de semana, con la ilusión de poder hacer vida social y estar tranquilo. Mientras el mundo sigue girando, los conflictos aumentan y las noticias están lejos de ser buenas. Porque nadie habla de los nacimientos que hay, nadie habla de las personas que mejoraron de una enfermedad, nadie habla de las historias de los valientes que luchan ante la adversidad por un mundo mejor. Y me da miedo, me da miedo que las criaturitas que vienen al mundo, se encuentren con este legado. Un legado que hemos creado nosotros. Un mundo sucio, contaminado por corrupciones, por enfermedades, por terremotos de nubes de humo que tapan cualquier atisbo de altruismo.

Y lo peor es que salvo poner un mensajito en “facebook” nadie hace nada y me incluyo. Porque mi voz no cuenta desde aquí, porque si los ministros ni siquiera tienen formación y ahí están creando disputas sin ponerse de acuerdo. Y aunque intentes hacer algo pequeñito como un acto de humanidad, las malas hierbas crecen alrededor y la pesadilla es peor.

No somos eternos. No somos eternos para seguir destruyendo esta raza violenta y animal, no somos eternos para seguir destrozando La Tierra. No somos eternos para vivir así, entre estrés, guerra y nubes tóxicas. Ya lo dijo una gran marca de refrescos, “Estamos aquí para ser felices”, pues no se nota…y en mi conciencia queda que este no sea un mundo mejor para los hijos que vienen, vendrán y están en camino, conocidos o no.

Cueste lo que cueste

Tienes diecisiete tiernos años, la cara llena de puntos negros e ilusión en ese corazón inocente. El cerebro fresco y muchas ganas de aprender entre películas de Spielberg y cds de Metallica.

Te resuena en la cabeza eso de “llegarás a hacer algo grande e importante”. Hay algo que te lo dice, lo sabes. “Eres diferente, tienes potencial”. Yes, you can!!

Llevas estudiando inglés desde los tres años en distintas academias con profesores nativos, te apuntaron al conservatorio, te apuntaron a karate. Te criaron con aquello del “Mens in sana y corpore sano”. Conoces a la perfección un ordenador, internet y demás utensilios virtuales.
Eres capaz de pronunciar ciertas palabras en francés e italiano. Alguién te dijo que cuantos más idiomas, mucho mejor.

Te dicen que elijas una carrera que te guste, pero con salidas profesionales realistas. Nada de Arqueología para intentar ser Indiana Jones, nada de biología para ser como Jacques Cousteau, algo como Empresariales, Ingeniería, algo que aunque te sacrifiques veas recompensado en un futuro, con una mesa en un despacho con ventanas y un sueldo fijo a fin de mes. Sin tener que hacer tres entrevistas, con la de recursos humanos, el subdirector financiero y después el Rey Juan Carlos I.

Te dicen que no te asustes en la entrevista, que te sepas desenvolver, que tengas habilidades comunicativas, que tengas formación académica, ganas de aprender, seas bueno trabajando en equipo, tengas los calzoncillos limpios y seas de carácter amable.

Te dicen que no pidas más que un sueldo a fin de mes, para comprarte el pan. Olvídate de tomar una cerveza con los amigos del trabajo, porque estarás en esa oficina que ya no huele a humo, porque no se puede, estarás desde las 9 de la mañana hasta posiblemente las 9 de la noche, eso sí, trabajando de forma motivadora y aprendiendo mucho. ¡Mucho!

Llevando cafés de un lado para otro, pero eso sí, sabiendo decir perfectamente, “Thanks so much, would you want something more?”

Cuando salgas de allí, lo único que se te puede venir a la cabeza, son tus discos de Metallica y cantar en la mente aquello que gritaba Freddie Mercury : “I want to break free”.

Y mirarás los bolsillos y un puñetero euro, para gastarlo en el ticket de metro y te meterás en ese tubo muy nuevo o muy viejo, con más gente de traje, que lleva dentro de sí, alguién que también escuchó a Alice Cooper, que también gritaba “Yo seré grande, yo haré algo importante”, y te tragarás todos tus sueños y todas tus ilusiones, pues estás en ese vagón hacia ninguna parte de donde solo puedes bajarte en la Próxima estación: Aquella que te lleva a una habitación alquilada que pagas con todo tu sueldo.

Pero ¿sabéis? yo, que fui una de las que cantaba en mi habitación con el pulmón en alto, yo que escribía poesías líricas y pasionales, yo que siempre he sido una inconformista, no me rendiré, a pesar de los tickets restaurant con los que nos quieren conformar, a pesar de los trabajos mal remunerados, a pesar de todo aquello que nos hace lastrarnos como personas. Yo seré de las que seguirá luchando, cueste lo que me cueste…

De fotos, de momentos y redes sociales…

El otro día estuve mirando fotos en el ordenador. Y pensé que si se me escacharraba el ordenador, esas fotos se perderían y todo por pereza de hacerles una copia en un cd que luego vete tú a saber donde pondré o de ir a sacarlas en papel. Ya sé que es cierto que antes con las otras cámaras, había muchas fotos en las que salías haciendo muecas, con los ojos cerrados o diciendo con la mano ¡espera que no estoy!, pero aquellas tenían otro encanto. Ahora casi todo el mundo suele salir “perfecto” y alguna gente grita “foto para nombre de la red social”.

Antes llevabas la cámara sin tanta pereza a que te sacaran las fotos para verlas, porque claro, como abandonaras el carrete, podían pasar años sin ver las fotos tomadas, ahora al menos, las miras en el ordenador. Y sí, me gustan las fotos, creo que como a todo el mundo. Aunque me gusta más echar fotos que me las hagan, porque a pesar de que ya he buscado la típica pose para salir medio en condiciones, no soy excesivamente fotogénica. Y ahora con el tema de las redes sociales, todo el mundo parece que entra en una competición de quien es el que mejor sale en la foto de perfil o en el número de fotografías subidas del último fin de semana.

Y una cosa que me parece graciosa, tengo una prima que no suele contarme muchas cosas, porque está en la edad del pavo y parece que todo lo que hace es como que no le interesa a nadie y bah, tú que sabrás de la vida. Resulta que a los treinta minutos de que ella llegara a casa, comenzó a subir todas las fotos de su tarde, con lo qué me enteré de todo y encima en una secuencia perfecta de imágenes, que más que estar viendo fotos, pensé que estaba viendo una película del momento. Y no me interesaba lo que había hecho o dejaba de hacer. Pero me parecía tonto esa necesidad imperiosa de publicar absolutamente todo.

Otra de las cosas que tienen las redes sociales, es que a lo mejor una noche de sábado ha sido un auténtico rollazo, pero la gente se echa un montón de fotos, sonriendo y haciendo el gamba, (y quizás sea ese el mejor rato de la noche) y luego las suben a la red social que elijan de turno, y si tú no has estado viviendo el momento, te da la sensación de que, “fulanito de tal está de juerga en juerga y se lo pasa de puta madre” y luego es todo un espejismo de fotografías hipócritas.

Y por otro lado, mirando más fotos, me di cuenta que son recuerdos visuales de momentos especiales o a lo mejor de recuerdos cotidianos, sin más peculiaridad que una comida con tu familia. Un monumento en tu ultimo viaje o de una salida con tus amigos. Y te das cuenta que en algunas fotos hay gente que ya no está contigo, pero que quedan en la imagen. Algunos te encanta poder tener ese trocito de papel contigo para recordarlo y a otros, te planteas por qué sonríe si ahora no te mira por la calle, ni te hablas…y aquella foto entonces representa lo que fue un Carpe Diem en otros tiempos.

Y sí, yo también estoy metida en las redes sociales, he caído como una más, pero no dejo de pensar que es una especie de Matrix donde nos tienen a todos totalmente controlados. No me gusta subir fotos porque me parece absurdo, no me gusta publicar mi vida y odio lo de “hace 1 hora” que se conectó. Ya no te da ni margen para decir, “es que no lo he visto”. Y si no me salgo de las redes sociales, es porque gracias a ellas he encontrado a un montón de amigos que creí perdidos por ahí de los que siempre te gusta seguir en contacto. Y ya la gente se ahorra el sms de felicitación por tu cumple o la llamada para ver a que hora quedas y dónde…xD

CAMPEONES DEL MUNDO

No es un post original, pero hoy a 11 de Julio de 2010, es una fecha señalada para la historia del deporte español. Una final disputada entre dos equipos europeos en el continente Africano, una final llena de patadas holandesas, directas al corazón español. Pero, tras un partido lleno de sufrimiento, el fútbol que los holandeses no dejaron que surgiera en todo el partido, apareció en las botas del genio Andres Iniesta, y con él, el triunfo por fin de España. REYES DEL MUNDO, por fin en fútbol. No puedo olvidar el titular de un periódico, que tras perder contra Suiza, escribían “La España de siempre”. Pues no, esa España de la que desconfiaron, es esta noche, la más campeona de todas. ENHORABUENA!

JJOO robotizados

¿Qué cuesta dejar que los deportistas españoles en Pekín rindan homenaje a los muertos del trágico accidente en Barajas? A veces, hay cosas que uno…no se explica…Solo es una muestra de apoyo para los familiares, un humilde homenaje que es lo único que se puede hacer ante tal catástrofe pero el COI lo impide….al igual que se lo impidieron a Rusia con el conflicto contra Georgia. Los Juegos Olímpicos a parte de deporte, unen a las personas, pero parece que en Pekín no.