Y todas las canciones hablan de mí

¿Cómo era nuestro olor?

¿Era ácido y metal?

No consigo recordarlo, aún no

Soy todo lo que prometí
No llegar a convertirme
Tú eres lo que nunca dijiste ser

¿Qué voy a hacer con todos los abrazos que hice a medida para ti?
¿Cuándo volverás a ser quién conocí?

 

Guerra y Paz (Zahara)

 

No me importa que leas mi dolor, esta soy yo, siempre fui así. Escribir como vía de escape hacía ninguna parte.

Sufro de pesadillas y todos los monstruos a los que temía, no están. Me he dado cuenta de que no soy tan miedosa como creía, ahora siempre hay luz en la habitación y esa luz, llora. Apenas hay pesadillas, porque no hay sueño. Y apenas hay miedo, porque la estrella que llora junto a mi cama, me ha hecho fuerte y valiente, sin darme cuenta.

Parece que todas las canciones hablan de mí, parece que todos los versos de estribillos y finales, ya estaban escritos, aunque siempre haya un latido que se resista a apagarlo. Sé que el tiempo me dará todo lo que ahora necesito. Y aunque leas esto, no va para ti. Es para mí. Ya no eres nada importante, ni prioritario. Existes como un número binario, más cero que uno. Eclipsado. Brilla lejos, si es que tienes suficiente energía vital. Esta nave estará muy lejos para poder sentirse cegada, porque ya no hay vendas. Y la nave va cogiendo ritmo, va cogiendo la velocidad propia de la luz, la luz que resurge de donde tú la habías retirado con tonterías absurdas y sentimientos prefabricados.

Veo un diente asomar, es todo lo que importa ahora mismo, ese dolor y no el que poco a poco, va cicatrizando, pues no quiero comer más veneno…al final, tú fuiste demasiado esfuerzo, a rebufo, a remolque…nada a lo que hay que darle cuerda, merece la pena.

Y ahora, todo es mejor, más brillante, más emocionante. Ahora, descubro cuántas cosas me estaba perdiendo, ahora descubro que me descubran y brillo fuerte. Muy fuerte, como esa estrella que creyó verse apagada, pero no, porque había llama y energía suficiente para activarla de nuevo y encenderla, y alumbrar el alrededor de quién quisiera volver a mirarla y así es. Ahora hay versos y posibles versos, ahora hay magia, ahora hay todo cuando creí la nada. La vida es un huracán que entra por la ventana, pone todo patas arriba pero es mágica, eléctrica y galáctica y yo estoy en ella. Ahora sí, y para exprimirla al máximo como siempre hice y he sabido hacer.

Futuro espérame, presente fluye. Simplemente ser.

One response to “Y todas las canciones hablan de mí

  1. jcenduroman noviembre 28, 2019 / 2:47 pm

    Me alegra volver a leerte.
    Siempre preciosas palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s