Ataque de Nostalgia en la era digital

 

Permitidme que hable como una persona mayor, pero los niños de ahora lo tienen mucho más fácil y no tienen tanto mérito.

Los niños de ahora vienen con un móvil, wifi e internet debajo del brazo y los niños que nacimos en aquella genial década de los 80 y vivimos nuestra niñez en los incalificables 90, sabemos lo que es hacer un trabajo de investigación para la clase de ciencias o de historia usando la VOX en papel o una gran labor de investigación cuando te gustaba un niño de tu clase y qué decir si el niño era de otro cole, ahí súmale ya puntos extras ganándote la matrícula de honor en tus habilidades investigadoras que ni Sherlock Holmes, ¡oiga!

vox

Porque no me digáis que no, nosotros también nos hacíamos los locos con eso de: Oye, esto es plagio. Nosotros no sabíamos que era el COPY-PASTE de ahora, nosotros nos dejábamos las manos y los ojos entre los tomos de las enciclopedias hasta que llegó la Encarta-CD ROM que tardaba siglos en arrancar y para cuándo habías llegado a la entrada de Cristóbal Colón, te había dado tiempo a merendar, a ver alguna serie de dibujos en La 2 y a ir al baño tres veces.

El niño de ahora no sufre hasta que el router arranca, no han vivido eso de: “Niña, apaga el router que tengo que llamar por teléfono” o cuando por fin te habías podido conectar que llamara la amiga de tu madre y se te cayera eso del internet.  Los niños de hoy tienen cara de Tablet y ven dibujos que se llaman Peppa Pig.

9060__OSSlbSaV
Hasta que arrancaba…

Los adolescentes de hoy, si les gusta alguien, lo primero que tienen que hacer es simplemente coger el móvil y poner en Facebook como se llama su amor platónico y directamente si esta persona no lo tiene privado, podrán ver sus gustos, preferencias, su fecha de nacimiento, de donde es, dónde ha estado, fotos de fiesta, si tiene perro, etc, etc…y ya tienen una información al completo, una ficha pública, ya no hay misterio, no hay vidilla. Ni intimidad, ya puestos…

discman02-515x343
Anda que no pegaba saltos el CD en cuestión…

Hablando hoy con mis compañeras de trabajo, nos hemos contado nuestras peripecias. Nosotras nos pasábamos notitas en clase, nosotras indagábamos cómo se llamaba, con quién iba, qué deporte hacía, a qué instituto iba, si tenía novia o no, éramos unas auténticas artistas buscapistas sin saberlo (o acosadoras en potencia), podíamos reunir millones de datos para construir el perfil de la persona que nos gustaba, por eso, este tipo de cosas  marca a nuestra generación. Hemos sido mucho más constantes, más astutos, más libres, más creativos, menos digitales. Mi generación es la Star Wars original en contra de la Star Wars Digital de La Amenaza Fantasma, por eso tenemos magia.

Internet nos ha brindado muchas cosas, pero nos ha hecho mucho más vagos, más dependientes, incluso me atrevería a decir, que más insociables. No sé qué habilidades nos ha ayudado a desarrollar pero está claro que la de indagar no, porque el “click” está al alcance de tu mano en cualquier segundo.

Podría decir también que la generación de los 80 tiene un punto muy a nuestro favor y es que hemos pasado de la era analógica a la digital, hemos conocido los dos mundos, la pre-vida sin internet, donde las tardes podrían pasarse en la bici, con tus amigos comiendo bocatas de Nocilla, viendo alguna serie de las buenas como Willy Fog, David, el gnomo, etc o escribiendo diarios en papel, coleccionando cromos. Fuimos privilegiados de las fotos que tenían que ser reveladas y había que esperar. (Esperar ¿qué es eso? ¿Del Jurásico?), no fuimos víctimas del Photoshop, lo más sofisticado era hacer las portadas de los trabajos en Word. No sabíamos de Instagram, ni de Twitter, ni mucho menos Facebook, éramos niños felices y más capaces de desenvolvernos solos y aunque ahora muchos no tengan trabajo por esta estafa económica digo crisis económica, deben recordar que somos una generación valiosa, poseedora de la vida pre-internet. Nosotros podíamos crear vestidos para las “Barbies” con servilletas, hemos jugado con plastilina, escuchábamos a Joaquín Luqui y en el cole todo el mundo bailó alguna vez como las “Spice Girls” o los “Backstreet Boys” y quién diga que no, miente.

libros-de-los-anos-80_1_692373
¡Cómo molaban estos libros!

Nos aterrorizó Freddie Krueger y no que se nos fuera el wifi o se nos rompiera el móvil, porque sabíamos con qué entretenernos. Leíamos a Michael Ende y  su historia interminable y nuestro Harry Potter castizo fue Manolito Gafotas. No existía Gran Hermano, pero sí el Juego de la Oca, Lo que necesitas es amor, Furor, etc… ¡Vamos!, ¿un poco de nostalgia sí que entra, no?

freddy2ok.jpg
Me daba (y  me sigue dando) auténtico terror

¿Y a qué viene esto? Pues viene gracias a una conversación de cómo nos currábamos las cosas antes, sin móviles, sin feedbacks inmediatos y millones de “me gustas”, como nosotros solos salíamos de casa con la autoestima alta sin necesidad de relatar en todo momento dónde estábamos, con quién estábamos y a dónde íbamos. Esto viene a qué los que nacimos en los 80 no somos la generación perdida, somos la generación que en un futuro, nos conocerán como la generación puente, la generación pre-digital. La generación de la magia de los ochenta y los noventas, donde la creatividad primaba por encima de muchas cosas y si no, que se lo digan a Alaska, a Spielberg, Michael Jackson, etc, etc… Yo nací en el 86 y a mucha honra. ¿Tú?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s