Sagardoa

Era una botella elegante, de cuello fino y de esbelta forma. El tapón de corcho se ajustaba perfecto al estrecho orificio. El verde vidrio era capaz de reflejar cada lágrima de aquella joven que lloraba amargamente.

 

Había terminado la botella de sidra. Resistiéndose a ello, a abandonar aquel sabor agridulce; y aun así, se había acabado. Ya no había más de aquel zumo de manzana. No dejaba de ser un recipiente con una bebida en su interior. Y sin embargo, viendo que el elixir se terminaba, brindó por sí misma y tomó el último trago a su salud.

cata__19_

Después de unos minutos en la solitaria mesa de su salón y las mejillas ligeramente ardientes, decidió coger la botella y recoger el vaso. Se acercó al cubo de la basura y entonces titubeó. Una punzada en el estómago hizo que conservara aquel frío cristal. La guardó.

 

El vidrio era verde, llameante, un verde en el que podía contemplar sus ojos tristes. La botella albergaba recuerdos de un sitio lejano. Había llegado a sus manos, como un regalo.

 

Le hizo sitio en una estantería. Cuando observó la estampa, supo que era un hecho ridículo y estúpido. Una estantería de forja que protegía decenas de libros, estaba acogiendo a una botella vacía de sidra. La botella se asomaba de forma extraña y fuera de contexto. Sin embargo,  allí se quedó.

 

Pasaron varias semanas, la botella siguió como un adorno más. La ilusa muchacha mantenía en aquel objeto miles de palabras, de risas, el olor del mar, podía ver reflejado el mar y sus olas allí dentro. Y sentía al mirarla como la lluvia podía empaparle los pies y llevarla de nuevo, al centro de San Sebastián.

 

Quiso romper muchas veces aquel recipiente de sueños, al saber que solo era un objeto fruto de un bonito recuerdo que debía ahogar en la memoria. La tuvo muchas veces en la mano, pero nunca tuvo el valor de dejarla marchar y enterrar con ese gesto, tantas cosas…

 

Quería destruirla, pero allí seguía. Recordándole siempre el momento en el que llegó a sus manos. Era un regalo, una despedida sin esperanza de volver a encontrarse con el dueño que se la entregó entre sonrisas. Había guardado aquel vidrio verde a modo de excusa idiota y ella lo sabía.

 

Ni la bebida, ni la botella, podrían transportarla de nuevo, al sitio que le había robado el corazón…

 

“Corazón” y en esos momentos, cuando reflexionaba delante de la estantería y la marginada botella, sintió un crujido en el fondo de su absurda alma.

 

Las lágrimas de nuevo parecían tener un sabor a sidra amarga; recorrían sus mejillas, avivadas por recuerdos cada vez más inexistentes. Miradas fugaces, el tacto cada vez menos nítido y sin embargo, el sonido de aquella voz, seguía presente.

 

Lloraba…lloraba como nunca antes había recordado, con la pena del olvido y de lo corto que había sido aquel maravilloso tiempo. Quiso escapar y volver, entre respiraciones entrecortadas por la angustia. Podía hacerlo, y lo deseaba con todas sus fuerzas; pero la joven solo se quedó con una botella vacía de sidra Gipuzkoana.

 

Se prometió a sí misma, que la conservaría a modo de absurdo objeto recordatorio de una de las mejores semanas de su vida. No habría más sidra, ni más paseos por la Concha, ni más horas de extrañas conversaciones recorriendo el monte Urgul, ni necesarios fríos silencios.

 

Todo, absolutamente todo. Iba a parar a una botella vacía, que contemplaría la vida pasar en otra dirección, sin erosionarse. Desde la estantería repleta de libros que intentaban ocultarla, permanecería allí, hasta que algún día, ella, la chica que ahora mismo lloraba con la botella en la mano; tuviera el valor de deshacerse de aquel vidrio verde.

San Sebastian Donosti. Autobus
San Sebastian Donosti. Autobus
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s