Inspiración

Estaba dando una vuelta por esta mi segunda casa, mi blog, quería inspirarme con viejos textos, e intentando que temas como el tiempo, que me obsesionan constantemente vinieran a mí con la misma intensidad para reflexionar y ¿qué he encontrado? nada.

Mis musas han emigrado a cualquier otro lugar, quizás estén ahí alentando a otra persona a escribir, a crear algo maravilloso y poderoso, con grandes metáforas e historias que contar y yo me he quedado aquí, esperando. Con la última entrada en mi blog, con fecha del año pasado, hace ya dos meses y no sé si será que me cuesta encontrar tiempo físico posible y material para dedicármelo a mí misma y a mis pensamientos. Simplemente sentarme y dejarme llevar por mis recuerdos, mis sueños y mis metas o las experiencias ya vividas y las que me brindarán en este por seguro, encantador 2015.

Aún así, a veces me echo de menos a mí misma, en el sentido de como solía sentir las cosas antes y veo como aparece la madurez y también el envejecer, no solo en las líneas de expresión al reír, si no también en la manera de tomarnos las cosas. Ya no me enfado con la misma intensidad, ya quizás no aparezca la inconsciencia con la misma fuerza salvaje. Quizás necesite otra “Into the wild” para abrir de nuevo los ojos y salir del bucle trabajo-trabajo-fin de semana para aprovechar. Quizás debería dedicar al menos diez minutos al día para hacer algo que no sea por obligación, que no necesite prisas, ni tampoco una alarma despertador en la mesilla…o a lo mejor, solo necesito escuchar más música, más canciones que me hagan bailar sin miramientos y cantar a grito pelado, como lo suelo hacer en el coche y parece que es en ese momento cuando más libre me siento.

Y lejos de parecer pesimista y de quejarme o de sentirme triste, todo lo contrario…pero creo que mi espíritu aventurero quiere volver a salir y reclama más aventuras pero no solamente en el tiempo establecido conocido como “Vacaciones”. Pero vuelvo a repetirme mil veces más, ¿por qué?, ¿por qué no podemos ser libres?

También me doy cuenta de que tengo una total adicción a eso de viajar, recorrer las calles de grandes o pequeñas ciudades, hablar con la gente de sus bares, probar su comida y seguir apuntando lugares a mi mapa personal. Y creo que es un problema, siempre que me llega un mail de alguna aerolínea, lo único que se me ocurre es comprobar cuando hay días festivos y decidir el destino, pero eso siempre no se puede. Pero me puede el viajar, no es un hobby, es una necesidad. A lo mejor fui pastora en otra vida o ferianta, de un sitio para otro, con la casa a cuestas.

Voy a dar ventajas a este año para que me deslumbre con algo, ya sea una canción, una película, ese viaje, ese día, ese momento que espero guardar en mi memoria en el mejor de los compartimentos, para mí y para siempre. Estoy segura de que merecerá la pena. Absolutamente. Te espero octubre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s