2013 ya te vas, 2014 be good!

Supongo que a cada  uno al final de un ciclo, le da por reflexionar. En diciembre yo tengo dos fechas, mi cumpleaños y el fin de año para hacer balance. 2013 para mí ha sido un año normal, normal porque ha tenido altibajos, pero la vida es así, un año es un período cortilargo como digo yo, largo porque son doce meses llenos de cosas impredecibles, de situaciones que las personas hacemos imprevisibles, unos más, otros menos y corto, porque parece que fue ayer cuando mi padre nos hizo una foto con mi madre y hermana sentadas en el sofá saludando a 2013 y dices, “El tiempo vuela”.

2013 me deja con un año laboral muy bueno, haciendo algo que me gusta y rodeada de grandes compañeros de los que aprendo y comparto buenos momentos con ellos. También me deja una mudanza a otra ciudad, no podía ser menos, conociéndome, si no me cambio de casa, no soy yo. Soy un caracol.

2013 me deja con muchos momentos de risas, que me voy a tomar a pecho el consejo de mi madre de no reírme mientras como, porque realmente me puedo atragantar.

2013 me deja con viajes, he visitado Sevilla, Ronda, Cádiz, la Toscana italiana y parte del norte, Pamplona, Lisboa y no ha habido más, porque también he dicho, voy a ver si descanso, porque a mí me das un buscador y me vuelvo loca, de hecho, ya estoy planeando viaje de 2014. Yeah!

2013 se lleva a mi yayo, no se lo lleva el año, se lo lleva la enfermedad, el maldito cáncer. Cáncer que también nos sorprendió en noviembre con otra persona, a la que le deseo toda la fuerza que ya tiene, para derrotarlo finalmente y sé que lo conseguirá.

A 2013 se le fue un poco la pinza también y me dio uno de los peores momentos de mi vida, pero una vez superado, uno se hace fuerte y entiende que la mente del ser humano es compleja, bueno compleja no, complejísima.

A 2013 se le fue la cabeza en otro momento también y me dio una de las mejores sorpresas de mi vida sin ni siquiera esperarlo, de la manera más tonta y entre risas, ¡cómo no!

Los 31 de diciembre, me dan algo de miedo, son como mirar desde un precipicio a punto de saltar al vacío y no sabes qué es lo que te depara, no se puede saber y aunque tenga muchos planes, es muy complicado tener en cuenta la arbitrariedad de las personas que te pueden cambiar la vida en un segundo, de otras cosas más graves que están ahí y no las vemos y que son aquellas las que te pueden borrar la sonrisa en un microsegundo de tiempo y son esas cosas que no manejo y no controlo, las que me dan respeto y algo de temor. Lo único que se me ocurre desear sin ser ambiciosa, es salud, salud para todos aquellos que quiero y también para mí. Lo demás, aún siendo vital por supuesto, con lucha y esfuerzo se podría conseguir.

No me olvido de aquellos que me quieren, en especial, a mi verdadera familia, aquella que no hace falta que tenga en las redes sociales, no hace falta. Ya sabéis quiénes sois. Por eso gracias.

Y no sé si esto está bien escrito, pero espero que lo entiendas: Bereziki duzu. Eskerrik asko garai handi guztiak elkarrekin egiteko.

FELIZ AÑO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s