Breaking Bad, simplemente magnífica

En esta época donde las series han eclipsado a cualquier programa absurdo de televisión, podríamos arriesgarnos a decir que muchas series de las que estamos teniendo la suerte de ver, son infinitamente mejores que cualquier película “hollywoodense” llena de efectos especiales.

 

Puedo nombrar algunas de las series que actualmente veo como: “Dexter”, “The walking dead”, “Juego de Tronos”, “True Blood” y ahora sumo a la lista la que me parece que reúne el tándem más singular de la TV actual. La historia de un hombre normal, con una enfermedad mortal como un cáncer de pulmón, con un cerebro privilegiado para la química y un ayudante que se tambalea entre lo entrañable y lo descerebrado. Sí, estoy hablando de la inconmensurable “Breaking Bad”, título por cierto, que no podría resumir mejor la esencia de la misma.

 

El capítulo piloto de la serie tiene el riesgo de enganchar al espectador desde el primer momento o por el contrario, no darte nada más que una secuencia de imágenes inconclusas, un personaje perdido que forma una extraña pareja con un chaval que trafica con drogas. Sin pantalones y en mitad del desierto de Nuevo México, uno no sabe que puede esperar de esta serie y mucho menos de sus personajes.

 

 

Sin embargo, los capítulos van in crescendo, no solo con la trama y los entresijos que se  van tejiendo sin querer o queriendo (según se mire) con cada acontecimiento, el espectador se va dejando atrapar por el carisma que la pareja protagonista transmite.

 

A Walter White (Bryan Cranston) le es diagnosticado un cáncer de pulmón. Hastiado de su insulsa vida de profesor de química y habiendo perdido un brillante futuro en el mundo de la química, se ve sumergido en la trampa del tráfico de drogas, la única meta es conseguir dinero para mantener a su familia para cuando no esté, para ello, necesita la ayuda de un antiguo alumno suyo que está metido en el “mundillo”, Jesse Pinkman.

Breaking-Bad-Season-One-Poster

A partir de la primera temporada, lo que vamos viendo es como Walt va metiendo la cabeza sin saber muy bien cómo en el tráfico de drogas, y el hombre sabe lo que hace, hace ciencia y fabrica la metanfetamina azul más pura y perfecta de todo Nuevo México. Pero su compañero y él no paran de meterse en altercados y entramados casi cómicos a pesar del peligro en el que se ven rodeados.

 

La grandeza de “Breaking Bad” reside a parte de en su guión, fotografía, banda sonora, en sus personajes secundarios como Hank Schrader (Dean Norris), cuñado de Walt y agente de la “DEA” comisión anti-droga de Alburquerque o Saul Goodman (Bob Odenkirk), abogado de causas clandestinas, ávido de negocio sucio y personaje sin escrúpulos. Walt y Jessie, se irán encontrando con nuevas personalidades que les harán más complicada su estancia en el agujero sin salida aparente del mundo de la fabricación de droga.

 

Bryan Cranston merece todos mis respetos actuando y también tiene unos cuantos Emmys prueba de ello, gracias a su Señor White. Me pareció increíble verlo pasar de un registro tan cómico como lo era su personaje en “Malcolm”, parece que aún lo estoy viendo con los patines y ahora, no puedo quitarme de la cabeza, esa imagen de “Heisenberg” con su negro sombrero como si fuera una terrible amenaza. Su personaje sufre tantos cambios, que uno no sabe si es un hombre normal o un temido narco. Su cara no parece la misma, en el comienzo de la primera temporada según va avanzando la serie, no puedo reconocer donde se pasó al lado Oscuro. Es tan complejo, que me falta aplaudir en el sofá cuando termina un capítulo.

 

Aaron Paul como Jesse Pinkman, me parece una tremenda mitad para esta historia. Se han convertido en una de esas parejas que no se pueden olvidar tan fácilmente, interpretando unas personalidades que provienen de entornos tan distintos, pero que se complementan a la perfección. Su relación es tan compleja como extraña, han sido chapuzas, gato y ratón, maestro y aprendiz, socios, colegas, enemigos, amo y siervo, competencia, cómplices… Aaron Paul le da a su personaje unos matices tan intensos que es muy difícil no sentir por él, una cierta compasión imparable o deseos irrefrenables de regañarle.

 

Resumiendo, si estás enganchado a la familia Stark, a los Targaryen, muy bien, pero si nunca has visto “Breaking Bad”, ¿a qué estás esperando? Quizás sea una de las mejores series que ha dado EEUU.

Breaking-bad-e1352402199552

 

 

Reflexión personal:

 

Pensar que el año pasado estuve en Nuevo México, dormí en Alburquerque, estuve en Santa Fe, pasé por Gallup, etc. Pensar que estuve en muchos de los “Sets” de rodaje de esta fantástica serie y haberla descubierto este año. F*ck!

Anuncios

2 thoughts on “Breaking Bad, simplemente magnífica

  1. Darthz julio 12, 2013 / 1:12 am

    Es, sin duda, una serie increíble, aunque la abandoné en la última temporada (y creo que, como Dexter, ya lleva dos por delante de lo que visioné)… A ver si este verano me dejo de rollos y retomo algunas series o comienzo las nuevas que tengo por ahí casi sin estrenar.

    Por cierto, aprovecho para mandarte abrazos y saludos enormes, que hacía mucho que no pasaba por aquí, y para elogiar el nuevo estilo de tu blog. ¡Menudo lavado de cara le diste!

    J

    • ayrim julio 12, 2013 / 9:34 am

      Esta serie y su reparto son una genialidad. No dejes de ver las últimas temporadas porque son alucinantes. Te devuelvo los abrazos y saludos!!! Cuídate mucho y gracias por pasarte 🙂 Le cambié una vez más el aspecto, ya que no soy animal de rutina ni para bloguear jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s