¿Cuándo nos olvidamos de Gaia?

En estos tiempos donde la palabra protagonista es “crisis” y si le juntamos “económica” nos da un patatús a todos, me gustaría hacer una reflexión. Una de tantas que suelo hacer, cuando divago. Y el caso es que hoy, estaba en mi hora de la comida, sentada en el césped mirando a los coches. Estaba mirando al horizonte, disfrutando del sol del mediodía y la suave brisa de este octubre a la sombra de un olivo, sin estar en Jaén. Curioso.

Y lo que se me pasó por esta cabeza mía y sin ser nada novedoso fue el pensar que en esta sociedad no somos libres. Y menos ahora, aunque se supone que hayamos avanzado y evolucionado. Creo que el ser humano es el peor enemigo de nuestro planeta y de nuestra propia especie. Hemos ido colonizando a otros, imponiendo culturas, religiones. Hemos construido carreteras laberínticas y coches que son auténticos gigantes que expulsan humo negro contaminante constantemente. Consumimos sin necesitar, cosas inútiles que amontonamos en nuestros armarios. Mientras tanto, otros padecen condiciones extremas y seguimos quejándonos de esta crisis económica que nos tiene agarrados por los tobillos.

¿Y no será que la crisis es una crisis moral, espiritual, de la humanidad? No sé cómo llamarlo. No será que el ser humano no sabía qué rumbo tomar, que meta había que alcanzar. Construir y construir rascacielos enormes, tecnología punta que nos comunica con otros en la otra punta del lugar, internet, medios de transporte, ropa y un etcétera de cosas que no podría parar de enumerar. Cosas materiales, billetes de euros, monedas, intercambio inútil, sistemas bancarios, banqueros codiciosos, políticos corruptos, gente de a pie trabajando. Gente emigrando…Sueños rotos y esperanzas en tierras baldías. A veces pienso, quién fue el inventor de los sistemas monetarios, de los bancos, etc. Si no seríamos más felices en la ignorancia de una cabañita, cuatro ovejas y una huerta al pie de una montaña. Pues a día de hoy, nos siguen manejando con el miedo, y pegan tijeretazos en la educación y sanidad, para hacernos más ignorantes, más manejables, más borregos. Para recordarnos que no tenemos por qué tener derechos, ni siquiera libertades. Porque el ser humano se olvidó de Gaia, de vivir la vida simplemente y de los demás. El altruismo que hace millones de años al encontrarnos frutos que nos daba La Tierra, se redujo a cuentas bancarias, alquileres a pagar, negocios y teléfonos móviles.

¿Crisis económica? Pues sí, pero no sé si algún día todo esto explotará por otro lado…

Anuncios

2 thoughts on “¿Cuándo nos olvidamos de Gaia?

  1. Kja octubre 4, 2011 / 4:47 pm

    Ya te dije, que algún día la vieja Gaia se revelará y se rebelará… y ese día, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis empezarán a darnos por el culo mientras la Parca se relamerá esperando su turno…

  2. yosoyjoss octubre 5, 2011 / 1:50 pm

    Uy, qué interesante, cuatro apuestos jinetes heavys dándonos por culo… me apunto! ¬¬

    En realidad la crisis que sufrimos es de recursos. Las nuevas tecnologías han dejado obsoletos los sistemas tradicionales del capitalismo, así que la rueda consumista ya no gira como antes. Por otro lado está la crisis del petróleo, y tantos recursos que son limitados, mientras el crecimiento humano es exponencial. Esa es la verdadera crisis. Luego, está la “crisis” financiera, que se trata de un gran fraude a nivel mundial, ya que las nuevas tecnologías (internet) han permitido que cada vez sea más rápido y sencilla la especulación financiera, creando verdaderos “monstruos”. Esto es lo que realmente está causando estragos en la sociedad, y lo que nos están vendiendo como crisis, y por eso los recortes aquí y allí, quitar dinero del erario público para dárselo a los bancos y a las megacorporaciones empresariales, porque están especulando con la deuda pública, y les interesa que la deuda crezca. Si eres el dueño de la deuda de un país, legalmente controlas el país.

    Y detrás de todo esto hay una enorme crisis de valores. Ya nada importa demasiado, no se respeta ni la Constitución, ni las Naciones Unidas, ni la Declaración de los Derechos Humanos… Por no respetarse, no se respetan ni los 10 mandamientos porque nos han vendido que nos los imponía Dios, y ya no creemos en él. Las personas ya no creemos que podemos tener un futuro. Ya no tiene sentido progresar por una carrera universitaria, por encontrar un buen trabajo. Por no creer, no creemos ni en la familia tradicional. Andamos desorientados, perdidos, sin rumbo. Y ojo, esto tiene algo de bueno, porque antes vivíamos en “Matrix”, una creencia de mundo ideal, donde todos evolucionábamos hacia el falso progreso del que hablas, y pocos quieren volver a este espejismo, pero, ¿ahora qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s