Los que saltan la barandilla

Todos los días suelo esperar a que aparezca el autobús que me lleve al trabajo en una barandilla sentada. Hay gente que se sienta como yo allí, otros escuchan música o leen el periódico. Luego se abre la puerta y accedemos a subir al autobús. Suelo elegir el mismo asiento, cerca de la puerta y en el lado derecho porque ahí no me da el sol. Me gusta mirar por la ventana y ver correr a la gente que pierde el bus y ver sus reacciones.

Unos corren y dan todo el rodeo a la barandilla, eso a veces, les hace perder el autobús.
Otros saltan la barandilla y suelen coger el autobús sin problemas, porque acortan la distancia.

¿Cuántos he visto saltarse la barandilla? solo tres. Y siempre pienso, ¿tienen más prisa?, ¿son más intrépidos?, ¿están más ágiles?, ¿serán deportistas?, ¿es un pequeño detalle de lo que hacen en sus vidas cuando toman decisiones?, ¿son más arriesgados?, ¿inconformistas?

Sí, todo eso lo pienso desde mi sitio, mirándolos y también, me he fijado en que los que saltaron la barandilla saludaron al conductor más contentos o con una sonrisa. Los que rodean la barandilla y llegan, tienen la misma cara como si no hubieran estado a punto de quedarse en tierra. No es un hecho relevante, perder el autobús tampoco es demasiado trascendente, al fin y al cabo, en diez minutos, habrá otro para poder coger. Sin embargo, todos los días cuando estoy en el asiento, espero ver a otros que salten la barandilla y cuando los veo, sonrío.

Anuncios

3 thoughts on “Los que saltan la barandilla

  1. Ernesto diciembre 9, 2010 / 2:01 pm

    El autobús ( y el metro) nos da siempre un puesto privilegiado para estudiar las acciones y comportamientos de las personas. En estas acitividades cotidianas, realiadas casi automáticamente, mostramos más de nosotros mismos que en momentos que pensamos más trascendentes.

    Me ha resultado curiosa tu observació y conclusiones posteriores.

    Un abrazo.

  2. yosoyjoss diciembre 9, 2010 / 7:43 pm

    Conmigo seguro que te partirías de risa cuando, al intentar saltar la barandilla, me cayera de boca.

  3. Pedro Pablo diciembre 10, 2010 / 8:37 pm

    Yo saltaría la barandilla seguro y mi novia me diría ¿Pero qué haces? Ella es de las que da la vuelta jaja. Habría que estudiarlo pero seguro que el mundo se divide entre los que saltan la barandilla y los que la rodean. Yo me lo tomo como un reto jaja. Buena cabecera Ayrim!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s