Un cepillo de dientes…

Son las pequeñas cosas de la vida las que nos pueden hacer tremendamente felices. Pues veréis, siempre he tenido el capricho de comprarme un cepillo de dientes eléctrico. No es algo nuevo en mí, realmente es una tontería, pero no sé, siempre me ha gustado lavarme los dientes y quería un cacharro de esos. Siempre que pasaba por los grandes almacenes me paraba a mirar la parte de cepillos eléctricos. Y como una idiota, cogía la caja y pensaba: “Joer, que caro, total ya tengo uno manual ¿qué más da?”.

El caso que he tenido más de cinco veces un cepillo eléctrico en mis manos y nunca lo compraba, porque la verdad, soy poco caprichosa y no me gusta comprar cosas por el simplemente hecho de consumir. No soy una persona “rata”, ni egoísta. Soy poco consumista y la cosa es que el otro día, pasé de nuevo por la sección de los puñeteros cepillos, cogí la caja y … ¡lo compré! Porque pensé eso de ¿será posible que tonta estoy que no me lo compro? y luego pensé ¿y si me muero mañana? ¿pondrá en mi tumba, DEP y murió sin saber como se lavaba los dientes con un cepillo eléctrico?

Pues bien, nada más llegar a mi casa, lo probé después de cenar. Y para mi sorpresa, me sangraban las encías, me dio dolor de boca y de cabeza y encima salía toda la pasta a tomar pastilla y se ensució muchísimo el espejo. Me llevé una decepción con el cepillito de los dientes, digo de las narices. Pero, esta anécdota cuanto menos tonta, viene a que la vida se basa en este tipo de idioteces, pequeñas cosas, pequeños deseos que pueden hacerte feliz, aunque luego el resultado sea decepcionante. Y quiero decir que si en la vida te apetece algo, hay que hacerlo, (sin hacer daño a nadie claro…), si uno desea una cosa tan tonta como un cepillo de dientes o un bastoncillo para el oído, una batidora… y estos utensilios no son más que simples metáforas. A veces, hay que ser más impulsivo y pensar menos, aunque luego como ya he dicho antes, salga mal.

Y no, no recomiendo el cepillo eléctrico xDD

Anuncios

3 thoughts on “Un cepillo de dientes…

  1. yosoyjoss septiembre 21, 2010 / 7:10 am

    Lo natural es siempre mejor: yo me lavo los dientes frotandolos con hojas de eucalipto…

  2. Joaquin A. Zúñiga Ceballos septiembre 23, 2010 / 12:52 am

    Eso está como el amugo que de niño deseó un tren eléctrico, pero no lo tuvo. Su única esperanza para justificar la compra ya de adulto era un hijo varon. Tuvo tres, todos resultaron hembras. Definitivamente, abandonó la idea de llenarse de hijas.

  3. Tommy Vercetti octubre 1, 2010 / 2:31 am

    Que razón tiene la frase de:

    Es mejor arrepentirse de las cosas que has hecho que de las que no has hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s