Mediocres del mundo

“Mediocres del mundo, yo os absuelvo” es la frase que grita F.Murray Abraham en la película “Amadeus” de Milos Forman, totalmente entregado a su papel de Antonio Salieri.

Es esa frase la que me hizo valorar toda la película, bueno, y por supuesto las estupendas interpretaciones del dúo protagonista, Tom Hulce como un histriónico y de risa cansina, Mozart. Personaje que hace que se le revuelvan las tripas al compositor Salieri, interpretado por un magistral F. Murray Abraham.

El talento que Mozart rebosaba sin ser consciente cuando componía, pero arrogantemente afirmaba cuando sabía que era el mejor de su época, era el motor de la envidia que se instauraba en forma de amor-odio en los pensamientos de Salieri. La música de Mozart era criticada y juzgada a la ligera. Sin embargo, el único que realmente valoraba su obra, era precisamente Antonio Salieri. Y es que en forma de unos celos mortales de haber siempre anhelado tener el don que el hombrecillo llamado Wolfgang Amadeus poseía, es cuando esa admiración se convierte en una corrosiva obsesión por aniquilar al genio.

Envidia, quizás sea el peor de los pecados capitales, porque nace de algo positivo, de sentirse atraído por algo que posee alguien hasta que se convierte en un disfraz de sonrisa falsa que por dentro se muere por exterminar al poseedor de tal cosa, tal don o lo que sea. En la vida no abundan muchos “Mozarts”, pero sí demasiados “Salieris”(me refiero al personaje de la película, no al histórico, porque no se sabe si fue cierto).

“Salieris” que se camuflan como supuestos amigos, “Salieris” que ven tesoros donde solo hay normalidad, cuando incluso ellos mismos poseen lo mismo, pero se convierte en enfermizo y apesta cuando maquinan para que se tuerzan los planes de otro mediocre (o genio) humano (siempre humano) del mundo. Y entonces sería más bien, una frase en forma de sentencia : “Envidiosos del mundo, yo os absuelvo”. No merece la pena envidiar lo ajeno, merece la pena valorar lo propio, lo que realmente poseemos, que si bien es cierto, poseer o tener, no es más que un sentimiento material y totalmente efímero.

Anuncios

5 thoughts on “Mediocres del mundo

  1. yosoyjoss septiembre 7, 2010 / 6:13 pm

    Se sabe que no fue cierto. Esta película es sólo una deliciosa fábula. A mí me apasiona desde chico.

  2. ayrim septiembre 7, 2010 / 6:18 pm

    Pues estuve leyendo sobre la historia y decían que no se sabía si era cierto o no. De todas formas, cierto o no, la película es fantástica.

  3. RupCore septiembre 7, 2010 / 10:53 pm

    No es que se sepa que no sea cierto, sino que no se puede probar aunque hay ciertas informaciones que van hacia el argumento de la peli, salvo lo del encargo del requiem, que eso se dice que no correspondió a Salieri. Al igual que tampoco se sabe si Mozart escuchó a Beethoven en directo (discipulo a su vez de Salieri)

  4. yosoyjoss septiembre 8, 2010 / 2:57 pm

    Ah, no me creo nada. Son elucubraciones más bien ridículas que el guionista convirtió en una historia interesante. Es como si ahora decimos que la historia de Titanic de James Cameron pudo suceder de verdad…

  5. bloody_mery septiembre 14, 2010 / 11:18 am

    esta pelicula la vi hace tiempo que me la habian puesto en clase de musica.. quiza deberia revisionarla…

    verdad o no… no hay manera d saber que es cierto y no por la falta d pruebas.

    acabo d encontrar tu blog y te sigo… aunque sea por el hecho de tener una etiqueta particular para mi queridisimo edward norton ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s