Una cierta tristeza

-“Estoy triste”, me dijo esta mañana una amiga.

A lo que yo, sin apenas dudar ni un solo segundo contesté.

-“Yo también”, ¿tú por qué?

-“No lo sé, pero estoy triste, ¿y tú?.

-“Yo tampoco lo sé”.

Y seguimos mirando hacia el horizonte aburrido de nuestro trabajo, entre miradas ajenas y poco familiares. Y parece que en el ambiente, podíamos oler a la tristeza, incluso, esta mañana se quedó haciéndonos un largo rato compañía, y ni los suspiros que exhalé, han despedido a esta melancolía no invitada…

“¿Sigues triste?”

Anuncios

2 thoughts on “Una cierta tristeza

  1. Araceli junio 15, 2010 / 11:45 pm

    Es terriblemente verdadero lo que describís, es tan cierto que tuve el impulso de comentar de inmediato… yo me pregunto que pasa cuando la tristeza se vuelve parte de uno?? o si lo que sentimos podemos nombrarlo como tristeza?? es esa sensación que te comprime el pecho una y otra vez, quizás sin razón alguna no??

    Saludos y un abrazo desde la distancia..
    ARaceli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s