Empatía, esa desconocida…

Acabo de ver “Adam”de Max Mayer. Una película que narra la conmovedora y difícil historia entre Adam (Hugh Dancy) y Beth (Rose Byrne). Él tiene el llamado “Síndrome de Asperger”, que para resumirlo en pocas palabras, es un trastorno del desarrollo encuadrado en una rama del autismo. Las personas que padecen dicho síndrome, puede decirse, que sienten  una especie de “ceguera emocional”.

Es una carencia de empatía hacia las actitudes, contacto visual y falta de (casi) todo tipo de reconocimiento de los estados cognitivos y emocionales  del resto de personas. Hasta tal punto que incluso, no pueden reconocer el significado de una sonrisa, de una lágrima, una mueca, una ironía, un roce en la mano, etc…

Hace poco pude deleitarme con una magnífica película de animación, “Mary and Max”, donde era el personaje judío Max, el que padecía este síndrome tan particularmente peculiar. Me llamó mucho la atención, es cierto, que era animación, pero aún así la plastilina pudo tocarme más la fibra sensible que muchos actores de carne y hueso.

Recomiendo encarecidamente ambas películas, porque son una denuncia a ciertos casos de personas especiales, que bien merecen nuestra atención; porque pueden enseñarnos mucho. Podemos conocer otro mundo…otra vida.

También me pregunto a veces, porque hay gente que sin tener este síndrome parece que lo tenga, ya que tengo la ligera sensación de que conectar con otra persona es demasiado complicado. A veces, me es extraño, porque uno no puede dejarse llevar por una milésima de segundo por esa emoción que todo ser humano siente por dentro. Yo sonrío mucho y agradezco cada una de las sonrisas que me encuentro cada día, pues no creo que haya algo mejor que eso, si realmente son auténticas.

No me importa llorar delante de nadie, ni tampoco demostrar mi vulnerabilidad, porque al fin y al cabo, eso es lo que nos diferencia de las máquinas. Entiendo que todo el mundo ponga barreras y que a veces, nos pasemos la empatia por el forro, cuando no nos interesa. Pero tiene que ser realmente duro, no saber que significa un gesto, un tono, una mirada, una mueca…y es que un solo movimiento puede expresar o encerrar mucho. Y reconozcámoslo, todo el mundo a veces, nos hemos visto envueltos en una “ceguera emocional” o en lo que es peor, en una “sordera emocional”, sin padecer ningún tipo de síndrome…

Anuncios

3 thoughts on “Empatía, esa desconocida…

  1. Darthz enero 9, 2010 / 12:24 pm

    Bonita crítica conducida a la crítica de la sociedad que se autocensura el corazón por no sufrir, por caminar por este camino sin realmente apreciarlo pensando que así será más fácil. Cobardes. Y bien llevada, digo, porque la película (sólo vi la de plastilina, ahora mismo apunto la otra) demuestra que estas personas, al menos, tienen una excusa. Y que aún así, pueden tener incluso más corazón que aquellos que lo evaden.

  2. Joss enero 9, 2010 / 2:34 pm

    Los occidentales somos Asperger sociales.

  3. Azhmodeus enero 9, 2010 / 6:26 pm

    Respecto al Asperger, Sheldon, el personaje de The Big Bang Theory lo tiene.

    Obviamente al ser una sit-com no será muy fiel a la situación verdadera, pero es curioso ver como no entiende el sarcasmo, o trata de comprender las motivaciones de los demás, cuando son obvias para el resto.

    Vamos, que su inteligencia emocional no es tan alta como la otra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s