De guerreros ocultos y fracasos

Siempre digo que la vida es un tropiezo constante, cuando te caes, hay que levantar. Y cuando ves un obstáculo, hay que intentar salvarlo, pero a veces, el golpe es inevitable…Cuando algo cuesta tanto esfuerzo, parece que no merece la pena, o todo lo contrario, parece que se convierte en un reto…pero cuando se te escapa tantas veces, aparece un sentimiento amargo conocido como frustración. Puede que la solución no esté en llorar un momento y desquitarte la rabia, puede que tampoco exista una solución visible, pero si una cosa he aprendido en mi vida, es que la perseverancia es el camino hacia el triunfo. Hace ya mucho tiempo, le pregunté a una persona querida para mí, que cual creía que era mi mejor virtud…tonta de mí, esperé algo romántico o algo que sonara bien al oído, sería hipócrita por mi parte negarlo. Sin embargo, me contestó, que era perseverante, insistente. Aquella supuesta “virtud” me sonó a poca cosa y ni siquiera la aprecié…es más, creo que hasta me sentí ridícula al haber preguntado. Pero creo que ahora, la perseverancia es la clave de mi tozudez, y la clave de mis metas, es la clave en mi camino y uno de los motores para conseguir mi destino.

Si pusiéramos como metáfora una carrera de obstáculos, con barreras que saltar, os puedo decir, que yo me estrello directamente contra ellas…Sí, porque soy imprudente y temeraria, y me encanta el riesgo. Aunque luego pataleo para mí misma y me quejo de que no alcanzo lo que quiero…Sigo fracasando una y otra vez…pero no me avergüenzo de ello. No me avergüenzo de mis fracasos, son las decepciones y las equivocaciones, las cosas que se hacen sin pensar, el esforzarse y que no haya resultado, lo que nos hace ver que existen otro tipo de alternativas, aunque éstas incluso conlleven a un fracaso mayor…No estoy queriendo decir con esto, que nos sumamos a las circunstancias…estoy proclamando todo lo contrario…

No me rindo, yo no me rindo jamás. Hasta el final, pase lo que pase.

“Y el guerrero no se rindió, porque sabía que la victoria estaba cerca…”

55royo

Anuncios

5 thoughts on “De guerreros ocultos y fracasos

  1. Catherine Heathcliff julio 9, 2009 / 10:12 am

    Jamás te rindas, Ayrim.

    Un ser humano sin esperanzas, fe y fuerzas no es nada; la vida es una constante prueba de obstáculos que debemos sopesar y casi siempre solventar. Es parte de la gran aventura que es vivir. Una vez me dijiste, cuando peor me encontraba, no hace mucho tiempo, que la incertidumbre es amarga a veces, pero a la vez morbosamente deliciosa, pues la sorpresa del no saber qué es lo que va a ocurrir es tentadora. Aplícate este consejo… como te dije anoche por teléfono, se juega con ventaja porque se tiene tanto el sí como el no.

    Podemos con todo, con absolutamente todo, no lo olvides, Ayrim… y no lo olvides tú tampoco, Catherine Heathcliff.

    Besos,

    Catherine Heathcliff.

  2. markes julio 9, 2009 / 8:59 pm

    Primero de todo, tienes toda la razón.
    Pero segundo y más importante, tranquila que lo vas a conseguir, dale duro!

  3. Julián Castro julio 9, 2009 / 11:58 pm

    La ley de los grandes números: cuantas más veces lo intentes, más posibilidades hay de conseguirlo.

    PD: Me parece que me lo he inventado y que la ley de los grandes números sea esta en realidad, pero no se lo digas a nadie =)

  4. Tommy Vercetti julio 10, 2009 / 1:41 am

    Lo que no te mata te hace mas fuerte.

  5. Joss julio 25, 2009 / 12:21 am

    No es tan malo ser un poco berserker, cegados tiramos para delante, da igual lo que haya frente a nosotros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s