Tim Burton, el genio de las sombras

REPASO POR TODA LA FILMOGRAFÍA DE ESTA LEYENDA DEL CINE MODERNO.

(Articulo disponible en http://www.scifiworld.es/articulos.php?id_articulo=533)

COMIENZOS DE UN ESTILO

Timothy William Burton es el nombre completo de uno de los directores con más personalidad y carisma del cine actual. Tim Burton nació en California un 25 de Agosto de 1958. Gran admirador de Vincent Price, pasó casi toda su infancia dibujando y creando misteriosos y enigmáticos personajes que tiempo después mostraría al mundo. Su talento artístico pronto sería reconocido, trabajando como animador para la factoría de fantasía, Disney. Participó en muchos proyectos pero sin olvidarse de marcar sus diferencias artísticas y gracias a su talento propio, Disney le dio permiso para llevar a cabo su corto “Vincent” (1982). Con éste, Burton demostró en apenas seis minutos cual seria su estilo, el estilo con el que todas sus obras se verían irremediablemente embrujadas.

“Hacer una película se convierte siempre en cocinar una poción de bruja. Es cierto que cuando uno trabaja se pone la misma pasión, la misma locura que el Doctor Frankenstein de la primera película. Y cuando se hace una película nunca se sabe lo que uno va a parir. De hecho eso es lo más hermoso. Tienes una idea de lo que quieres hacer, trabajas como un loco y es genial. Se combinan toda clase de elementos sin saber muy bien cuál será el resultado final.”

Según sus propias palabras, el cine es algo mágico y una película es una creación que tendrá vida propia. En el mundo del cineasta americano la oscuridad, los personajes envueltos en sombras, sombras de pesadillas y seres fantásticos son claramente los ingredientes de esa pócima de brujas de la que habla. Si hay una cosa de la que Burton puede alardear es la de darle un sitio dentro de la industria cinematográfica a las tonalidades que bordean lo bueno y lo malo, las tonalidades grises.

Vincent el protagonista del corto, es un niño que sueña con ser como Vincent Price, este cortometraje narrado en verso con una voz en off del propio Price nos deja entrever el retrato del pequeño Tim.

Tras su primer corto vería la luz “Frankenweenie” (1984) un breve homenaje o adaptación de la maravillosa historia que Mary Shelley brindó a la historia de la literatura con su obra “Frankenstein”. Burton hizo su propia versión pero teniendo un protagonista canino. Rodado en blanco y negro, fue considerado por Disney un corto demasiado duro para los niños. Sin embargo, la crítica comenzó a alabar al nuevo cineasta. La historia lejos de ser un producto para un público infantil no fue promocionada. La misma suerte incluso peor obtuvo el corto “Hansel y Gretel” (1983) puede decirse que son pocos los espectadores que pudieron ver el corto. Burton adaptó la historia de los hermanos Grimm para la televisión, el cortometraje fue emitido en el canal Disney Channel, pero fue tan poco el éxito obtenido que a día de hoy es casi imposible poder encontrarlo.

Paul Reubens formó equipo con Tim en “La gran aventura de Pee-Wee” siendo un éxito totalmente inesperado. Este proyecto le supuso perder el miedo para entrar en la industria y todo un éxito en lo comercial, y a pesar de lo que dijeran los críticos, con esta película, Burton perdió el miedo del principiante.

No serían pocos los guiones que tras esta producción llegarían a las manos del director, pero Burton quería hacer algo totalmente nuevo. Y fue con la llegada de un guión estrafalario y sorprendente la razón para llevar a la pantalla grande a un histriónico y extravagante fantasma, ¡Beetlejuice!, ¡Beetlejuice!, ¡Beetlejuice!

Rodeado de un elenco ahora bastante conocido, Burton reunió a unos jovencísimos Geena Davis y Alec Baldwin, junto con una dulce Winona Ryder, y en la piel del molesto fantasma, escogió a Michael Keaton, con el que luego trabajaría dando un nuevo impulso en su carrera en la adaptación del ahora conocido como caballero oscuro, “Batman” en 1989.

FORJANDO SOMBRAS DE DIFERENCIAS

“Beetlejuice” (1988) supuso un gran cambio para Burton, ya que, con esta película con un protagonista bastante retorcido le dio la fama a nivel internacional, entró en Hollywood aportando un estilo diferente y rompedor. Además de atemorizar a muchos niños con esa estética ahora conocida como “Burtoniana”. La película reúne grandes dosis de humor, una prosa Dantesca, un compendio de grandes interpretaciones con un Michael Keaton que por vez primera se atrevía con un personaje de lo más gamberro e incorrecto. “Beetlejuice” es considerada como la ópera prima del maestro de su propio arte y estilo.

Haciendo gala de su versatilidad, en 1989, el director de Burbank decidió contar de nuevo con la presencia de Keaton, para adaptar al héroe más gótico del panorama, “Batman”. En esta versión del héroe de carácter frío e inescrutable, el director se rodeó de un excelente reparto, tanto es así que el Joker de Jack Nicholson fue considerado como uno de los mejores papeles de villanos, aunque ahora se hagan las odiadas comparaciones con el nuevo Joker interpretado por el fallecido Heath Ledger, pero por aquel entonces el personaje de Nicholson fue muy elogiado, al igual que la estética tenebrosa y oscura que Burton otorgó precisamente a la ciudad de Gotham. Aunque muchos consideraron este proyecto como uno de los más comerciales del cineasta, también fue considerada por muchos como una de las mejores adaptaciones del héroe murciélago. Probablemente, esto puede que sea cuestionado con las recientes películas de Christopher Nolan sobre el mismo personaje. Lo único incuestionable es que Burton demuestra en su filmografía que es capaz de todo, de atreverse con todo.

Después de colaborar con Keaton y con Nicholson, no sería hasta 1990 cuando el director encontrara a su actor fetiche, a su otra mitad cinematográfica, al actor que mejor le entiende y con el que cualquier película que haga termina siendo un rotundo éxito, como así lo demuestra cada proyecto en el que se unen ambos genios creativos. Y ese jovencito actor era el también histriónico y peculiar Johnny Depp.

“Eduardo Manostijeras” fue una obra injustamente tratada por el público en su época, un cuento clásico adaptado en plena década de los noventa. Un cuento terriblemente conmovedor con reminiscencias frankensteinianas. Un excelente Johnny Depp dio al argumento un rostro dulce e inocente, una magnifica y única interpretación de tan especial personaje, que solo Depp podría haber hecho. Tim Burton nos acercó a un pueblo lleno de casitas de colores chillones; integró un personaje diferente y sombrío en un pueblo superficial lleno de mujeres con ostentosos cabellos cardados; nos acercó como siempre suele hacer a un personaje marginado para demostrar como juega el círculo social.

“Eduardo Manostijeras” es una de esas películas que envejecen de forma sana y magistral, demostrando el tesoro y esencia que lleva dentro. Debido a sus personajes, por su entrañable protagonista, por el dolor y la critica a una sociedad que se asusta frente a lo desconocido y diferente. Winona Ryder, Vincent Price, Dianne Wiest, Alan Arkin, y el estupendo Johnny Depp completan un reparto en este cuento lleno de nieve y ácida critica social como bien podemos ver reflejado en las palabras del creador:

“Muchas veces juzgamos a la gente por su aspecto. Es fascinante; siempre ha ocurrido y es probable que siempre ocurra. Es triste que te juzguen por tu pinta, y esa tristeza crece dentro de ti porque por lo menos yo siempre tuve el deseo de conectar con la gente (…) Así que creo que la película es sobre todo, una reacción contra ese tipo de etiquetas”.

No podemos dejar de nombrar a otro asiduo colaborador musical de Burton, Danny Elfman que pondrá banda sonora a casi todas las películas del director, también con un estilo particular e inconfundible y que hace de “Eduardo Manostijeras” una película única y exclusiva en su propio estilo.

Este largometraje es quizás uno de los clásicos modernos que pasaran a la historia del cine como una obra maestra y es considerada como una de las mejores e inolvidables películas de Tim Burton. Inigualable, mágica y maravillosa y la presentación de todo un personaje “freak” en toda regla, una búsqueda de la identidad y un claro reflejo de la incomprensión social.

En 1992, Keaton volvió a enfundarse el traje de Batman y en la secuela del protector de Gotham compartió cartel con la guapísima Michelle Pfeiffer interpretando a la felina antagonista. Ni la mismísima Halle Berry estuvo después en la fallida “Catwoman” de Pitof a la altura de realizar una digna sucesora del personaje.

En esta película Jack Nicholson quedaría sustituido por un nuevo villano, interpretado por Danny DeVito. “El Joker” daría relevo al pingüino con sed de poder. Fue una apuesta más arriesgada, los diálogos fueron alargados, misterio, humor, y una fiel estética de la ciudad de Gotham, fueron claves para que los fans la siguieran considerando una buena adaptación, aunque el éxito en taquilla no fue el de la predecesora y Burton no volvió a estar al frente de otra adaptación del hombre murciélago.

Un año más tarde, surgiría “Pesadilla antes de navidad” película de animación que rompería todos los moldes habidos y por haber, y erróneamente achacada en la dirección a Tim Burton, pues fue dirigida por Henry Selick. La película está basada en un poema y dibujos de Burton y fue co-producida por el, además de involucrarse totalmente en ella y quedar para muchos como un sello de la marca “Burtoniana” y convertida a día de hoy como una película de culto. La edición especial en DVD contiene un material verdaderamente selectivo e interesante para los fans del largometraje. Está repleto de contenidos adicionales, desde el comentario del director (Henry Selick) y el director de fotografía y supervisor de efectos visuales (Pete Kozachik). Ésta no es la típica película de animación de Disney, está hecha con la artesanal técnica de stop motion, para la que dispusieron de bastante presupuesto. Ambos directores comentan las influencias de películas clásicas en blanco y negro (como King Kong) hasta todos los complejos movimientos de cámara -computerizados- combinados con la técnica de animación fotograma a fotograma. Se explican los trucajes digitales usados hechos para corregir fallos en los movimientos de cámara y también la gran variedad de efectos ópticos. Ofrece también un documental comentado por Tim Burton “Así se hizo Pesadilla antes de Navidad”, galería de imágenes, escenas eliminadas, posters y trailers y como regalo para los que quieran poseer este ya clásico DVD, se pueden encontrar los dos primeros cortos de Burton: “Vincent” y “Frankenweenie”

Anuncios

2 thoughts on “Tim Burton, el genio de las sombras

  1. cinderella noviembre 17, 2008 / 10:14 pm

    Viva la pareja artística:Johnny Depp y Tim Burtom son excepcionales,trabajan juntos de maravilla.

  2. arelis abril 4, 2009 / 7:29 pm

    me encanta jack me encantaria crear un personaje como el , es muy original, no me importaria trabajar de agratis con tal que me contraten tan solo para conocerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s