Me desterraron

Sé que puedes escucharme, te cuento mi historia, me desterraron…

tech

Me desterraron a un lugar árido, fangoso, con piedras a mí paso. Lloré ráfagas de rabia, pues de ti me habían separado. Me prohibieron acercarme a ti. Y me faltas, te siento tan lejos, siento como tu brisa se escapa y con el viento te devuelve a mí, en mis sueños. Rozas mis mejillas y huelo tu sal. Tu espuma acaricia mis pies y oigo el sonido de caracolas en mi cabeza. Pero no puedo contemplarte, no puedo asomarme y saludarte. No me dejan. Me desterraron.

Y sé que puedes sentirme, y sé que puedo verte siempre que lo desee, pues estaré allí. Protegida por tus costas, las olas de pensamientos vendrán a buscarme, para morir en tus playas. Para morir dónde nací, para volver al sitio que me inspira, el que hace que crezca la poesía y los versos envenenados en la cuna de mis sentimientos, pues cuando te tengo en frente, respiro libertad. Ahogo lágrimas para convertirlas en ti, en mar… para que vayan lejos, a conocer mundos que nunca visitaré. Tan lejos hasta dar la vuelta una y otra vez, para evaporarse y regenerarse a dónde quiera que las lleves. Contigo, en tus aguas limpias y tus remolinos enfurecidos, tan mortíferos, tan dañinos a mi ser.

Ahora te veo… diviso tus calas tan bien formadas, tus súbitas olas rompen furiosas contra las rocas distantes, impasibles. Y estoy aquí, te contemplo. El sol me regala un rayo que atraviesa tu espalda plateada. Respiro salvajemente tu esencia, sé que he venido para terminar. Es mi fin, pero tú estás ahí. Puedo verte… y lloro. Estoy evaporándome, como un río que nunca nació. Siento felicidad; ahora puedo sentirte y, aunque tú no quieres, me arrastras.

Extiendo mis brazos, veo el acantilado y a ti de frente. Contemplo tu rostro difuminado por burbujas que no son apreciables al ser humano. No llores por mí, pues estoy en el sitio que siempre quise. Fui una sirena desterrada, castigada por los dioses marinos. Vuelvo a ti, pero… para morir, mi tiempo en esta tierra se acaba y ahora sólo seré un espíritu que vaga por tus surcos salados. Ahora, extiendo mi alma y me dejo llevar por el viento, como una bala caeré a tus suaves brazos, moriré quizás con un golpe en la cabeza, salpicando sangre espesa sobre las rocas, sangre que dejará de sufrir, sangre que se perderá en tus aguas. Recojo el último latido de mi corazón, mi último aliento y vuelvo a ti, al mar.

Anuncios

2 thoughts on “Me desterraron

  1. Lina julio 15, 2008 / 4:53 pm

    Muy bonito tu texto!! yo también estoy muy unida al mar y me separaron de él y sólo pude verlo de vez en cuando en vacaciones. Pero cuando eres de una ciudad de mar y te separan tras un tiempo ysiempre sentirá suna profunda nostalgia.
    Te invito a que te pases por mi blog. http://linilla.wordpress.com.
    LINA

  2. bigsplash julio 17, 2008 / 9:51 pm

    Navegar por los vados marinos y alcanzar las olas, en la noche violenta y cde espasmos, es como perseguir, los sueños arcanos en la búsqueda de los nuevos.

    Bella prosa. Congratulaciones por el blog y gracias por compartir “Me desterraron”. A propósito, escribí hace poco “Vivir”; que ahora comparto:

    Vivir

    Vivir
    Porque Te amo
    Morir
    Porque Te amo
    Entonces
    Si el vivir y el morir
    son por Amarte
    ¿Quien por amarme
    Muere y Vive por mí?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s