Bochornoso

Ayer pude disfrutar de mi última clase en la Universidad, finalizando con ello, cuatro geniales años.

Analizábamos un texto de Harold Pinter, “A slight ache”, una obra teatral que trata sobre los miedos, deseos, la indiferencia de Edward (el personaje principal) respecto a un extraño vendedor de cerillas que misteriosamente no se aparta de su puerta trasera.

Nuestro profesor lo que nos quería venir a decir al leer esta obra, es el miedo que tiene el ser humano a lo ajeno, a lo extraño, a otras personas diferentes a nosotros. Y nos puso un ejemplo, en pleno siglo XXI, que poco tiene que ver con el miedo respecto a lo diferente, si no, la poca dignidad y vergüenza que tiene la gente.

Nos contó que había presenciado como unos chicos de unos doce años apedreaban e insultaban a un chico con síndrome de Down. Un acto totalmente repugnante y tan vergonzoso que a veces, nos hace sentir que el ser humano es una auténtica basura.

No sé por qué nos puso este ejemplo, pues yo no creo que esos ¿niños?, por no decir otra cosa, estuvieran apedreando a ese muchacho por el miedo Freudiano que nuestro profesor nos estaba contando. Creo que era más bien porque es más fácil meterse con el débil, con quién no se puede defender. Cuando escuchamos la anécdota en clase, sentimos un malestar generalizado y todos nos mirábamos, en mi caso, con una incomprensión y dibujando en mi mente la escena totalmente horrorosa.

Y lo que quiero decir es…que a veces, no estaría mal dejar todo aquello que nos entretiene, todo eso con lo que perdemos tan a menudo el tiempo, y preocuparnos por nuestros hermanos pequeños, primos, amigos y ver que clase de pensamientos tienen, y cómo reaccionarían ante tal vergüenza. Creo que deberíamos reflexionar sobre esto, aunque como me ha comentado un amigo estamos insensibilizados ante esto, este tipo de cosas que han ocurrido y que desgraciadamente, ocurrirán siempre.

Anuncios

One thought on “Bochornoso

  1. Darthz junio 3, 2008 / 2:09 pm

    Bueno. Y los hijos de que matan a sus padres, y los niños que violan a una niña de 12 años, o pegan al profesor. Y los niños que se drogan sin aun tener pelos en los cojones. Y un largo etcétera.

    El otro día se había subido un video a youtube en el que varios bakalás, canis, gilipollas, de no más de dieciséis años, acudieron a un chino para amenazar, robar, y burlarse del dependiente, haciéndole casi saltar la lágrima ante la impotencia de verse, en un país que no es el suyo, bordado ante tanta absurda y brutal ignorancia, estupidez humana.

    Luego lo hicieron también con una anciana que salía de la tienda. Amenazándola hasta con darle un guantazo. Todo esto grabándose con el móvil, claro, para después subirlo a youtube.

    Ya no hablamos de lo estúpido que resulta que alguien mate a una persona y grabe el asesinato y lo cuelgue en la red… (es un ejemplo más alegórico), sino de lo insultante que resultaba ver a esos piltrafas metiéndose con gente anciana y adulta, gente indefensa. Unos putos cobardes subnormales.

    Ver todo este tipo de cosas, que siempre las ha habido y siempre las habrá, te hace cerciorarte de lo estúpido que llega a ser a veces el ser humano, pero sobre todo, como hablaba antes con un amigo, cuando se une en masa.

    La masa… La masa lo desvirtúa todo. Lo vuelve imbécil y lo maneja de manera superficial, llevándolo al más triste de los absurdos humanos.

    Y es lo que hay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s