El misterio de leer.

Para mí, a parte de la definición formal u objetiva, literatura es un viaje. Un viaje a través de páginas escritas por personas que tuvieron unas metas, unos objetivos, un sueño que plasmaron en papel y que el lector puede visitar, como si estos sueños pudieran compartirse.

La magia de la literatura es que cada persona que lee puede tener una perspectiva diferente, otros pueden coincidir, otros leen los huecos entre líneas que deja el autor y otros interpretan los puntos suspensivos.

¿Puede un libro pasar desapercibido? Depende de quién deje iluminarse por la imaginación que allí habita. Depende de la disposición, el ánimo y el momento. “El libro y las circunstancias” podría haber dicho Ortega y Gasset. No siempre apetece leer una novela de terror, un ensayo científico o un cuento, aunque en la variedad está el conocimiento, ampliando márgenes, abriendo la mente, para ser más tolerante, más exigente, para estar un poco más perdido.

Al leer, me pierdo entre las líneas, y parece que conozco a esos personajes que me describen a cada hoja sus sensaciones, sentimientos y por un momento, parece que los estoy viendo o que me está ocurriendo a mí. Cuando vuelvo a la realidad y soy consciente de nuevo, de mí alrededor, sonrío y disfruto con esa magia, la forma en la que puedes transportarte.

La literatura puede volverse cine en nuestras mentes. Con la diferencia de que podemos elegir ser el personaje principal o secundario que más nos guste, o con el que más nos identifiquemos. Con un libro podemos ser lo que queramos y ser libre en cualquiera de las realidades que nos presentan. Con un libro podemos seguir soñando, sin interrupciones, excepto cuando paramos la lectura, y al volver, siempre es distinto, diferente. Puede que vuelvas a ponerle el mismo rostro al personaje principal y puede que vuelvas al mismo lugar que se describe o puede que no. A veces la mente nos deja con esa fragilidad, borrando los espacios que antes había creado.

Volar entre citas realmente maravillosas y dejarse animar o entristecer por los sentimientos que en forma de palabras confluyen en ese misterio llamado libro. A veces, por muy tonto que pueda sonar, a veces, me fascinan esas palabras que veo en el papel, las leo y releo y siempre vuelven a activar algo en mi interior que me hace sonreír, me hace emocionarme o simplemente revuelve mil ideas en mi cerebro. Entonces sigo soñando.

Anuncios

2 thoughts on “El misterio de leer.

  1. Darthz abril 27, 2008 / 6:43 pm

    Leer es un misterio y, también, una aventura. Leer es domesticar a la inteligencia y, también, a nosotros mismos. Leer es aprender de nosotros y del mundo, visto desde todas las perspectivas que han habido y quizá habrán. Leer es un ejercicio necesario para el que quiere comprender y disfrutar más de las cosas.

    Un saludo.

  2. Pedro Escudero mayo 2, 2008 / 11:10 am

    ME encanta la definición que haces de la lectura. Para mí siempre fue un viaje, ene le que dejaba correr la imaginanción, por eso quizás me gustan tanto los libros con huecos que relelnar, o mejor aún aquellos que se llenan poco a poco con la complicidad entre lector, libro y autor.

    Un saludo,

    Pedro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s